eldiario.es

Menú

El fondo social de la UPV ‘rescata’ a 172 estudiantes al pagarles la matrícula

El fondo se puso en marcha en el curso 2012/2013 para ayudar a estudiantes con dificultades para el pago de la matrícula debido a circunstancias económicas sobrevenidas

- PUBLICIDAD -
La Universidad Complutense plantea reducir de 26 a 22 sus facultades

EFE

Un total de 172 estudiantes de la Universidad del País Vasco han pedido ayudas reintegrables para universitarios con dificultades para el pago de la matrícula por circunstancias económicas sobrevenidas. Esas ayudas, procedentes del fondo social de la UPV, han permitido a los estudiantes seguir adelante y ya hay diez de ellos que son titulados. El fondo social se puso en marcha en el curso 2012/2013. Ese curso solicitaron ayuda 24 alumnos. En el actual 2015/2016 ya han pedido la ayuda 52.

Para optar a estas ayudas, los solicitantes deben cumplir básicamente el requisito de  que su situación económica (o la de su familia) haya cambiado sustancialmente tras el inicio de curso y perdure en el tiempo. El importe de la ayuda es el total de la cantidad pendiente de pago de la matrícula del curso y debe ser reintegrada en metálico, en la forma que se acuerde entre la UPV y la persona beneficiaria. También se prevé que una parte pueda ser devuelta mediante el desarrollo de otras actividades en favor de la universidad.

Maite Zelaia, vicerrectora de Estudiantes, Empleo y Responsabilidad Social recuerda cómo se puso en marcha el fondo. “Todos los años hay un cierto nivel de morosidad por parte de los alumnos, pero en el curso 2012/2013 aumentó de manera considerable debido a que el Gobierno vasco resolvió tarde la convocatoria de becas. Se analizó la situación y al comprobar que el sistema de becas no era suficiente se abrió una nueva línea de trabajo para alumnos con una situación económica sobrevenida a lo largo del curso”.

El objetivo de esta iniciativa es que ningún con alumno que quiera seguir estudiando y tenga capacidad para ello se quede fuera de la universidad pública. “La obligación de la UPV es no dejar a nadie fuera que demuestre que tiene capacidad. Diez de las personas que en su momento pidieron ayuda al fondo ya son titulados. Es una gran satisfacción”.

De una manera u otra, los estudiantes terminan reintegrando la ayuda. “O lo hacen por medio de cuotas que se ajusten a su capacidad económica o bien mediante horas en favor de la comunidad universitaria. ¿Por ejemplo? Pues  echando una mano en las ferias de orientación universitaria que organiza la UPV para los alumnos de bachillerato”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha