eldiario.es

Menú

Zalla exigirá una nueva licencia de actividad al vertedero que causa contaminación

El Ayuntamiento y la empresa Cespa Conten han mantenido tres reuniones para intentar resolver la problemática en uno de los seis basureros mayores de Euskadi.

Un informe técnico ha revelado que el 8% del caudal de un río cercano eran lixiviados y se ha detectado una concentración de sulfuros 20 veces por encima de la legal.

- PUBLICIDAD -

El Ayuntamiento de Zalla exigirá una nueva licencia de actividad para el vertedero de la empresa Cespa Conten, uno de los principales basureros vascos para residuos industriales que incumple las medidas correctoras que le impuso hace seis años el Gobierno vasco y causa problemas de lixiviados (el agua contaminada que sale de los vertederos) en un río cercano a la instalación. Un informe técnico ha revelado que el 8% del caudal de dicho río eran lixiviados y se ha detectado una concentración de sulfuros 20 veces por encima de la legal.

El consistorio y la empresa han celebrado tres reuniones para tratar de resolver esta problemática, la última el pasado martes, según han informado fuentes municipales. El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco, al que el Ayuntamiento exigió hace medio año que interviniese, no ha respondido a los requerimientos municipales y el Consorcio de Aguas de Bilbao tampoco actúa. Esta entidad le multó en 2010 por un vertido de amoniaco y le exigió una planta de tratamiento de lixiviados, lo que no se ha cumplido.

El llamado vertedero de Las Lagunas ocupa una superficie de 30 hectáreas en un monte público y empezó a funcionar en 2005 con una concesión hasta 2023. Es uno de los seis vertederos vascos dedicado a albergar residuos industriales no peligrosos (en Euskadi hay una quincena de basureros, entre los que se incluyen los que reciben desechos de construcción y los inertizados, que reciben desechos que han sido peligrosos).  

Al ser una actividad potencialmente contaminante, debe contar con la llamada Autorización Ambiental Integrada, un requisito impuesto por la Unión Europea. La empresa recibió esta autorización de manera provisional con la implantación de una decena  de medidas correctoras que no se han aplicado y no cuenta con el permiso definitivo del Departamento vasco de Medio Ambiente, que no ha adoptado ninguna medida por ello.

La ley dice además que, si no se cumple dicha Autorización Ambiental Integrada, se debe declarar la caducidad, como exige el ayuntamiento. El consistorio le exigirá una nueva licencia de actividad municipal para que resuelva los problemas medioambientales. Cespa, según sostiene el consistorio de Zalla, no ha pagado además las tasas por el paso de camiones por caminos públicos ni otras tasas urbanísticas.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha