eldiario.es

Menú

Vitoria liquida una empresa pantalla creada para ocultar operaciones urbanísticas

Cosubapre fue empleada en 2006 para 'abaratar' una compra de suelo rústico en el Alto de las Neveras y, una década después, se pueden dar por perdidos los casi 7 millones de euros que puso el Ayuntamiento

- PUBLICIDAD -
Parcelas de Ensanche XXI en el Alto de las Neveras

Parcelas de Ensanche XXI en el Alto de las Neveras

El consejo de la sociedad urbanística municipal de Vitoria, Ensanche XXI, ha acordado esta tarde por unanimidad la disolución de una sociedad mercantil denominada Cosubapre, creada en 2005 (con el 'popular' Alfonso Alonso de alcalde y el influyente Alfredo Piris de funcionario-jefe de Urbanismo) como “empresa pantalla” para ocultar la identidad del Ayuntamiento en operaciones urbanísticas y así abaratar, supuestamente, el precio de compra de suelo. El alcalde, Gorka Urtaran (PNV), que en 2012 denunció desde la oposición la existencia de Cosubapre y la pérdida de 7 millones públicos sólo en una operación en el Alto de las Neveras, se felicitó por haber cerrado un capítulo “negro” en la política municipal.

Cosubapre se constituyó en 2005 y su principal actuación se produjo unos meses después, en 2006. En aquel momento, unos conocidos promotores vitorianos contactaron con Piris, hombre de confianza de varios alcaldes de distinto color político desde 1982 hasta la llegada de Urtaran. Le ofrecieron la oportunidad de adquirir suelo en un área colindante con la ciudad consolidada y en una teórica zona de expansión de la capital vasca, el Alto de las Neveras. Ensanche XXI, a través de la sociedad pantalla, adquirió el 33% de aquella parcela rústica junto a los promotores privados. Supuestamente, ir de cara como comprador público habría encarecido el precio.

En este escenario, pagó 43,5 euros por cada metro cuadrado cuando el valor de tasación, según un informe del experto Mikel Martínez de Zuazo, era de sólo 1,48 euros, aproximadamente 30 veces menos de lo pagado. Además, de Ensanche XXI salieron 392.000 no justificados hacia Cosubapre, el equivalente al 2% de la operación. En total, de 19,5 millones que costó la parcela rústica, 6,8 los puso el Ayuntamiento.

Ensanche XXI se embarcó en la operación “dada la expectativa a la nueva calificación [como urbanizable] del terreno” e incluso cedió su representación legal a sus socios privados, que actuaron en nombre del Ayuntamiento. Además, aparentemente había otro comprador, la Caja Vital, interesado en la finca. Una década después, la finca rústica lo sigue siendo y los 7 millones se pueden dar por perdidos. En 2012, el entonces alcalde, Javier Maroto (PP), pidió ante las críticas suscitadas no analizar operaciones urbanísticas previas al estallido de la burbuja inmobiliaria con los ojos actuales y el asunto no prosperó en el Tribunal de Cuentas de España por haber prescrito.

La decisión de liquidar ahora Cosubapre viene motivada por sendos informes del interventor municipal –a instancias del Ministerio de Hacienda- y del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas que recomendaron a Vitoria que diera este paso. “No cuenta con personal, ni ha realizado actividad alguna en los ejercicios 2014, 2015 y 2016”, explican fuentes municipales sobre la inutilidad de esta mercantil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha