eldiario.es

Menú

La alcaldesa de Lezama firma un convenio para instalar una gasolinera en un área agrícola

El acuerdo dice que el área está calificada como suelo urbanizable, cuando esa determinación no está en el planeamiento vigente sino en el nuevo Plan General pendiente de aprobación definitiva.

La plataforma Lezama Bizirik considera "nulo de pleno derecho" el convenio suscrito en septiembre, solo nueve días después de la aprobación provisional del Plan General.

- PUBLICIDAD -
La alcaldesa de Lezama, Alaitz Etxeandia./EDN

La alcaldesa de Lezama, Alaitz Etxeandia./EDN

El Ayuntamiento de Lezama sigue con decisiones urbanísticas de dudosa legalidad. La alcaldesa, Alaitz Etxeandia (quien desde hace siete años impulsa un plan urbanístico para edificar pisos en un solar de su familia, en zona inundable) ha firmado un convenio para ubicar una gasolinera en suelo no urbanizable y de alto interés agrícola, según ha denunciado la plataforma vecinal Lezama Bizirik. El convenio asegura que dicha área está calificada como “suelo urbanizable no sectorizado”, cuando esa determinación solo aparece  en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) pendiente de aprobación definitiva.

El Tribunal Superior vasco ya propinó el pasado un varapalo judicial al condenar al Ayuntamiento de Lezama, en un fallo ya firme, en un pleito de dos constructoras por la construcción de un polígono industrial, cuya consecuencia práctica es la pérdida de casi medio millón de euros para las arcas públicas.

El suelo que se pretende recalificar para la gasolinera aparece como urbanizable industrial en el Plan General de Ordenación Urbana que tramita el consistorio. El nuevo documento es prácticamente idéntico al anterior, que fue anulado en 2009 por el Tribunal Superior vasco por irregularidades en el informe de impacto ambiental.

El Ayuntamiento de Lezama aprobó el pasado 11 de septiembre, en un pleno, de manera provisional el PPGOU de la localidad, cuya ratificación definitiva ya queda en manos del Gobierno vasco y la Diputación de Vizcaya. La aprobación se hizo con los votos de los seis ediles del PNV, incluido el de la alcaldesa, y el rechazo de los cinco concejales de Bildu. El acuerdo, como reprocharon los corporativos de la coalición independentista, no incluye las medidas correctoras establecidas por la Diputación de Vizcaya en el informe preliminar de impacto ambiental hace más de un año. 

La puesta en marcha del nuevo plan general depende ahora del visto bueno de la Diputación de Bizkaia y el Gobierno vasco. El convenio para la instalación de la gasolinera se firmó solo nueve días después de la aprobación provisional (que supone que el planeamiento anterior, que contempla la zona como no urbanizable, sigue vigente) entre la alcaldesa y los promotores de la gasolinera, que ocupará 3,6 hectáreas. Se publicó en el Boletín Oficial de Bizkaia el 4 de diciembre. La recalificación de la zona ha motivado la presentación de alegaciones por Lezama Bizirik y vecinos del municipio.

En ellas, dicen que el convenio “es nulo de pleno derecho” al no estar realizada la recalificación y que, en cambio, “si puede haber compromisos económicos derivados de reclamaciones de la otra parte  por  incumplimientos” del consistorio. En las alegaciones, añaden que Lezama está considerada por el Plan Territorial  Parcial del  Bilbao Metropolitano como “municipio de desarrollo agrario preferente” y que es “contraproducente  y además irreversible  el querer  instalar una  gasolinera”. Por ello, exigen invalidar el convenio. Pese a los requirimientos de este diario, el Ayuntamiento de Lezama no ha comentado este asunto, al encontrarse de vacaciones su portavoz de Comunicación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha