eldiario.es

Menú

La asociación de jubilados Aiton-Amonen etxea de San Sebastián estrena sede

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha inaugurado este miércoles la nueva sede de la asociación Aiton-Amonen en el barrio de Intxaurrondo de San Sebastián. Según ha indicado, esta nueva Aiton-Amonen etxea "responde a las necesidades de las personas usuarias y a la actividad intensa que desarrollan en el barrio".

- PUBLICIDAD -
La asociación de jubilados Aiton-Amonen etxea de San Sebastián estrena sede

En un comunicado, Goia ha explicado que el Ayuntamiento donostiarra adquirió en septiembre de 2015 dos locales contiguos al anterior, y tras analizar las necesidades con los usuarios del centro, comenzó a ejecutar la obra en enero de 2017.

La sede, de 197,92 metros cuadrados útiles, es completamente accesible tanto desde el paseo Txaparrene, como desde la calle Intxaurrondo y cuenta con dos plantas. La principal está compuesta por dos salas de actividades completamente versátiles para poder ser utilizadas como una o separables a través de puertas correderas. Además, cuenta con bar-comedor y aseos adaptados.

En la planta baja, comunicada con escaleras y ascensor, están situadas la oficina y el servicio de peluquería, totalmente equipado, así como un almacén. Previo a la apertura de la sede, el alcalde donostiarra y concejales de los distintos grupos municipales han visitado la exposición fotográfica organizada por Aiton-Amonen etxea en Larrotxene, en la que se muestra la actividad realizada en el barrio durante las últimas décadas.

Goia ha indicado que "el anterior local no reunía las condiciones necesarias de espacio, ni de accesibilidad, por lo que dotar a Aiton-Amonen etxea de una nueva sede adaptada a las necesidades de las personas usuarias era importante". "El resultado salta a la vista y responde no sólo a las necesidades, sino también a la actividad intensa que desarrollan en el barrio", ha destacado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha