eldiario.es

Menú

Las Juntas dan el visto bueno a las subidas del IRPF y Sociedades

Se incorporarán nuevos tramos impositivos para las personas con rentas más alta que elevarán el tipo máximo del 45% actual al 49%.

Se eliminan varios regímenes empresariales especiales, disminuyen las deducciones y se establece una tributación mínima del 11% del beneficio sólo reducible mediante la inversión en I+D+i.

Las propuestas de nuevas normas fiscales salen adelante en la Comisión de Hacienda gracias a un pacto entre el PNV, PSE y PP y con el rechazo de EHBildu.

- PUBLICIDAD -

La comisión de Hacienda de las Juntas Generales de Bizkaia ha dado hoy el penúltimo paso para la reforma de los impuestos de cara al próximo año fiscal. Si el pacto entre el PNV, PSE y PP no se rompe de aquí al próximo pleno las nuevas normas forales verán la luz el 1 de enero de 2014. La principal novedad son sendos incrementos de la presión fiscal tanto en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) como en el de Sociedades.

El tipo máximo del IRPF subirá del 45% actual al 49% añadiendo para ello tres nuevos tramos para aquellas personas cuyos ingresos superen los 92.310 euros anuales. Hasta ahora, a partir de los 65.960 euros existía un único tipo del 45%. Desde el 1 de enero, los trabajadores que ganen más de 92.310 euros deberán tributar al 46%, los que superen los 123.070 lo harán al 47% y los que se encuentren por encima de los 179.460 estarán sujetos al tipo máximo del 49%.

Según ha explicado el diputado de Economía y Hacienda de la Diputación de Bizkaia, José María Iruarrizaga esta modificación busca una mayor progresividad en el pago de impuestos y “exige un mayor esfuerzo a quienes tienen una mayor capacidad económica”. La norma foral también contempla un aumento de la presión sobre la tarifa del ahorro. Hasta ahora se aplicaba una cuota del 20% hasta los 10.000 euros y un 22% de ahí en adelante. A partir del año que viene el 20% será válido sólo hasta los 2.500 euros, de ahí hasta los 10.000 subirá al 21%, hasta los 15.000 un 22%, hasta los 30.000 un 23% y de esa cuantía en adelante ascenderá hasta el 25%.

Asimismo se recortan las aportaciones a Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSVs), cuyo límite anual pasará de los 6.000 euros actuales hasta los 5.000. Por último se reducen varias deducciones como la aplicada por la compra de la vivienda habitual, que pasará a ser como máximo de 1.955 euros para jóvenes y familias numerosas y de 1.530 euros para el resto de las personas, con una base de deducción anual máxima de 8.500 euros.

En lo que al impuesto de Sociedades se refiere el incremento de la presión fiscal llegará gracias a la eliminación de varias deducciones y regímenes de tributación extraordinarios. Los tipos generales son del 28% de sus beneficios para las grandes compañías y del 24% para las pequeñas y medianas empresas (PYMES), aquellas que tengan menos de 250 y de 50 trabajadores respectivamente. Además, en la nueva norma foral se creará una nueva categoría llamada microempresa y que hace referencia a las que tienen menos de 10 empleados. Esta nueva variedad tendrá un gravamen del 19,2%.

A pesar de que los tipos oficiales para las empresas sean esos a la hora de la verdad la mayoría de ellas tributan por debajo de ellos gracias a las múltiples deducciones a las que se pueden acoger. Por estos motivos, la nueva norma foral establece una tributación mínima del 13% para grandes empresas y del 11% para PYMES y micros de carácter general y del 11% y 9% si son compañías que mantienen o crean empleo. Sólo la inversión en I+D+i hará posible que el impuesto de Sociedades baje por debajo de esos límites mínimos.

Asimismo, se eliminan otras deducciones que facilitaban la elusión fiscal como la obtenida por gastos de formación profesional, por reservas para inversiones productivas o por aportaciones a sistemas de pensiones privados. Se mantienen las aplicadas por invertir en activos no corrientes, conservación del medio ambiente, creación de empleo e I+D+i. Sin embargo, la apuesta por la investigación y la innovación será la única que permitirá bajar por debajo de los límites mínimos anteriormente citados.


Acuerdo precocinado

Las propuestas de nuevas normas forales tributarias han llegado a las Juntas con un acuerdo precocinado entre el PNV, PSE y PP. Los tres grupos han votado a favor de todo su articulado y han tumbado sistemáticamente las enmiendas planteadas por EHBildu sin discrepar entre ellos en ninguno de los puntos. Dado el nivel de acuerdo alcanzado hoy todo hace prever que la nueva normativa salga adelante sin más contratiempo en cuanto se celebre el próximo pleno de Gernika.

La coalición abertzale, por su parte, ha discrepado en muchos de los artículos de las normas con la presentación de 39 enmiendas. La mayor parte de ellas iban dirigidas a cambiar el impuesto de Sociedades y especialmente a limitar las deducciones ya que siguen considerando que la ingeniería fiscal gracias a inversiones en I+D+i todavía permite llegar a tributar 0 euros a un empresa con beneficios.

También solicitaban dejar de categorizar el tamaño de las empresas en función del número de empleados y empezar a hacerlo según sus beneficios. “Porque puede haber empresas con muy pocos trabajadores y que, sin embargo, facturen mucho dinero”, ha apuntado Asier Arana, apoderado de EHBildu. Por último, la formación independentista también ha criticado que la norma foral para regular el IRPF siga contemplando unas condiciones ventajosas para los deportistas de élite.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha