eldiario.es

Menú

Vecinos de Zabala exigen proyecto, presupuesto y plazos para el plan de saneamiento del barrio

Los residentes denuncian la falta de salubridad en las calles cercanas a las trincheras de Renfe y en los alrededores de los pozos sépticos que hay en la zona.

Aseguran que esta situación genera plagas de roedores, cucarachas y otros insectos y, junto a la existencia de antiguas galerías mineras, pone en peligro los cimientos de los edificios cercanos.

Piden que el plan para reurbanizar todo el área no caiga en el olvido por la ralentización de las obras del TAV porque “mejorar Zabala es lo mismo que mejorar Bilbao”.

- PUBLICIDAD -
La vegetación crece salvaje en los márgenes de la trinchera de Renfe en Bilbao. G. A.

La vegetación crece salvaje en los márgenes de la trinchera de Renfe en Bilbao. /G. A.

Justo por encima de Bilbao La Vieja, corriendo paralela a las vías de Renfe y a una de las principales entradas a Bilbao, discurre la calle Zabala. Durante años, toda la zona que rodea la arteria ha sido una de las grandes olvidadas por el desarrollo urbanístico de la capital vizcaína debido, en parte, al aislamiento que le provocan las trincheras del ferrocarril. Los vecinos de la zona, cansados de sentir que viven en un barrio cada vez más viejo dentro de una ciudad cada vez más nueva, han decidido movilizarse para que el Ayuntamiento se comprometa a arrancar el plan de saneamiento de Zabala. Exigen, además, que la corporación presente cuanto antes un proyecto con plazos y presupuesto.

Todo el barrio era antiguamente una zona de tránsito minero, bajo su superficie hay antiguos túneles ferroviarios, galerías mineras y corrientes fluviales subterráneas que bajan del Pagasarri y Arnotegi. Además, el sistema de saneamiento de toda la zona se ha quedado obsoleto y todavía hay pozos sépticos que los vecinos tienen que limpiar periódicamente. Por último, en los taludes de las trincheras de las vías de Renfe la vegetación crece salvaje, descuidada y apenas separada por unos metros de las fachadas de las viviendas cercanas.

Este paraje semi-selvático en la mitad de Bilbao está provocando serios quebradores de cabeza a los residentes de la zona, que cada cierto tiempo se tienen que enfrentar a plagas de roedores, cucarachas y otros insectos. “Basta con acercarse a los márgenes de la trinchera ferroviaria para contemplar la falta de higiene y salubridad que ello tiene”, criticó ayer el vicepresidente de la asociación de vecinos Zabala Berri, Jose Vázquez, en una rueda de prensa celebrada para denunciar la situación. Además de los problemas de higiene y humedades, los residentes también creen que la cimentación de los edificios de todo el área cercana podría estar en peligro por esta situación.

Por todos estos motivos, la asociación Zabala Berri propondrá en el pleno municipal de mañana que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto y acuerde la aprobación del plan especial de saneamiento del barrio. Asimismo, pedirán a la corporación que inicie los contactos oportunos con el Ministerio de Fomento para poder ejecutar el plan en el área de la trinchera de Cantalojas y con el Gobierno vasco en la parte trasera del colegio Iruarteta, ya que ambas zonas son competencia de las citadas instituciones.

La asociación de vecinos de Zabala ha tenido que contar con el apoyo de EH Bildu para poder llevar su proposición al pleno municipal porque el reglamento del mismo no contempla que otro agente que no sea un grupo político pueda lanzar propuestas. Sin embargo, tanto el PSE como el PP han manifestado también su apoyo al plan de saneamiento y los Populares incluso han presentado una enmienda a la proposición para instar directamente al Ministerio de Fomento en la zona de Cantalojas. De donde no han recibido ninguna respuesta por ahora es del propio equipo de Gobierno. “Hemos intentado reunirnos con ellos en varias ocasiones, pero hasta ahora no ha sido posible”, se lamentaba ayer Karmelo Anakabe, portavoz de la asociación. Por estos motivos, el éxito de la propuesta en el pleno municipal de mañana no está todavía asegurado.


Un proyecto de vacas gordas

El proyecto de unir los dos Bilbaos soterrando las vías de Renfe empieza a coger años en los cajones del Ayuntamiento y del Miniterio de Fomento. En 2010, cuando la cartera estaba en manos de José Blanco y el Tren de Alta Velocidad(TAV) avanzaba a toda máquina, el ministro llegó a anunciar su llegada subterránea hasta la estación de Abando por un túnel de 7 kilómetros. Eran otras épocas y se acercaban las elecciones generales.

En la actualidad, con las obras del TAV prácticamente en vía muerta, el proyecto parece haber sido completamente desterrado. Para la zona de Cantalojas, sin embargo, la alternativa sigue contemplando el cubrimiento de las vías. Ahora bien, lo que los vecinos tienen claro es que no pueden esperar hasta que la mayor infraestructura ferroviaria de la historia de Euskadi se complete. “Adif -empresa pública dependiente de Fomento- tiene todavía intención de cubrir las trincheras con un plan de reurbanización para toda la zona, pero por ahora no tienen ni plazos ni presupuesto”, explicó ayer Anakabe.

Precisamente uno de los principales objetivos de la proposición de mañana será poner de manifiesto la “urgencia” del plan. “Parece mentira que junto al centro haya zonas tan dejadas como Zabala, Zorroza o la ribera de Deusto”, criticó ayer el presidente de la federación de asociaciones vecinales de Bilbao, Javier Muñoz, también presente en la rueda de prensa para dejar patente el apoyo que todas las agrupaciones prestan a este proyecto. “Lo que están pidiendo los vecinos no es un proyecto sólo para el barrio, es un proyecto para toda la ciudad, porque mejorar Zabala es lo mismo que mejorar Bilbao”, añadió.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha