eldiario.es

Menú

El 60 % de la cooperación vasca se concentra en América Latina, mientras África espera

Los recortes han reducido las aportaciones institucionales en materia de cooperación a niveles de Grecia, el 0,15% en 2014, según un estudio elaborado por la coordinadora de ONGD de Euskadi

Las entidades humanitarias reclaman una mayor coodinación a los municipios para evitar "intervenciones aisladas que tienen un mínimo impacto en los países donde se implementan"

- PUBLICIDAD -
Una mujer es admitida en el centro de gestión de casos de Ébola (CMC). Se requerirá un examen para determinar si está embarazada o sufre otro problema de salud. Ingresó con su hermano y su hermana. Su hermana, quien llegó en un avanzado estado de fatiga, murió esa misma noche/ Julien Rey-MSFMSF

Una mujer africana en un centro de gestión de casos de Ébola / Julien Rey-MSFMSF

¿Es África la gran olvidada de entre los proyectos de cooperación que se implementan desde Euskadi? A juzgar por las conclusiones del estudio elaborado por la coordinadora de ONGD vascas -Análisis de la cooperación pública vasca 2011-2014: una mirada a la cooperación descentralizada- va camino de ello. Según los datos recogidos en el informe, más del 60 % de la cooperación al desarrollo vasca se concentra en 5 países, todos ellos en América Latina. Es "claramente" el área geográfica con más apoyo "por la tradición de colaboración de las ONGD y por el vínculo que tiene con la sociedad vasca". la investigación resalta también el apoyo a la RASD y Palestina, sobre todo desde los municipios. "La cooperación en África Subsahariana ha aumentado en estos últimos años, pero persisten las dificultades a la hora de que las instituciones adecúen su normativa y formas de gestión de los proyectos a la realidad africana". Las organizaciones humanitarias reclaman cambios para cambiar esta tendencia.

Los colectivos solicitan además "un marco doctrinal y político" que permita avanzar en la coherencia de políticas para el desarrollo. "La cooperación pública vasca sufre de un importante déficit en esta materia. Es decir, las políticas de solidaridad siguen siendo una cuestión de los departamentos de cooperación, y no hay apenas avances para 'transversalizarlas' en el resto de departamentos de una misma institución" aclaran. Según su relato, en algunos casos, los departamentos pueden generar impactos contradictorios con las políticas de cooperación. "Por ejemplo, apoyan la internacionalización de determinadas empresas sin exigir el respeto por los derechos humanos en los países en los que se implantan", remarcan.

"Mayor rigurosidad en la rendición de cuentas"

La coordinadora de ONGD, que representa a 82 organizaciones, aboga por "una cultura de mayor rigurosidad en la rendición de cuentas. "Percibimos que, mientras la cooperación llevada a cabo por las ONGD está sometida a controles muy rigurosos, la cooperación que desarrollan de forma directa las instituciones, sin mediar ninguna ONGD, en ocasiones se gestiona con una mayor discrecionalidad y opacidad en la rendición de cuentas", apuntan entre las conclusiones del informe.

También han lanzado sus recomendaciones con respecto a la acción humanitaria y de las situaciones de emergencia. "En esos casos lo más importante es la necesidad de inmediatez de la respuesta. Han de ponerse en funcionamiento mecanismos rápidos y con poca carga burocrática en su gestión, como ejemplo los empleados por el Fondo Alavés de Emergencia".

La coordinadora de ONGD repasa en este informe, que se centra en 75 instituciones públicas durante los años de la crisis y los recortes, la evolución de las aportaciones institucionales entre 2008 y 2014. La partida se ha reducido en estos cuatro años de forma considerable. En 2014 el País Vasco destinó un total de 54,4 millones de euros frente a los 79 millones que se dedicaron a la cooperación internacional en 2008, lo que implica una reducción del 30 %. Pero en el último año estudiado, en 2014, "se redujo al 0,15 %, un nivel similar a la media de España o de Grecia". 

Aumentan los presupuestos mientras las partidas en cooperación siguen bajando

Lo más preocupante para estas entidades es que la tendencia no varía de cara al 2016. "Los borradores de presupuestos de las instituciones vascas para 2016 aumentan porque se considera que es el año de salida de la crisis, pero este repunte no se ve reflejado en las partidas de cooperación, que siguen bajando", han reprochado.

Los recortes han variado según los territorios. El presupuesto para esta materia en la Diputación de Álava constituía el 0,65 % del total en 2008 y el 0,26 % en 2014; el de Bizkaia bajó del 0,64 % al 0,36, mientras la reducción en la institución foral guipuzcoana fue del 0,58 % al 0,47 %. Gipuzkoa ha sido el que menos ha reducido sus aportaciones en ese periodo. La Agencia Vasca de Desarrollo pasó de suponer el 0,45 % del presupuesto total vasco en 2008 al 0,39 % en 2016. "Estos datos evidencian que la cooperación internacional es una cuestión de voluntad política y  la crisis se ha utilizado como excusa", han denunciado los portavoces de la coordinadora Iñaki Orube y Sandra Fernández.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha