eldiario.es

Menú

La Fiscalía pide prisión para el ganadero que dopó a la pareja de bueyes que murieron en una competición

Está constatado que las reses sufrieron una muerte agónica en plena prueba por los efectos de la droga, hallada en sangre y en los riñones

El boyero se expone no sólo a tres meses de cárcel, sino a quedar inhabilitado durante un año para trabajar con animales

- PUBLICIDAD -
Una exhibición de arrastre de piedra con bueyes

Una exhibición de arrastre de piedra con bueyes JAVIER COLMENERO (FLICKR)

El deporte rural vasco, especialmente las ‘idi-probak’ o competiciones de arrastre de piedras con bueyes, se ha visto afectado de lleno por el dopaje. En un mundo en que las apuestas siguen siendo muy populares, muchos ganaderos no han dudado en dopar a sus animales para ganar pruebas, para conseguir prestigio y dinero, en definitiva. Sin embargo, todas las alertas saltaron en agosto de 2014 cuando, en Erandio, el dopaje no sólo adulteró la competición sino que llevó a que fallecieran dos grandes animales con el corazón reventado en medio de una exhibición llena de público. Los análisis demostraron que se les había administrado droga para que mejorasen su rendimiento, con un resultado fatal. Ahora, en una resolución pionera, la Fiscalía de Bizkaia pide para el responsable de los hechos, acusado de “maltrato animal”, tres meses de prisión e inhabilitación de un año para el trabajo con animales.

Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso eldiarionorte.es, la Fiscalía se apoya en análisis veterinarios y da por probado que “con la única finalidad de ganar” se suministró “varias anfetaminas” a la pareja de bueyes, cuyas trazas aparecieron en la sangre y en los riñones de los animales. Los efectos son muchos y muy duros: “sofocación, agotamiento extremo, discinesia, ataxia y dolores musculares”. La investigación ha dejado patente que las reses fallecieron de manera agónica.

Por todo ello, el ministerio público sostiene que los hechos “son constitutivos de un delito de maltrato animal”, penado en este caso con tres meses de cárcel amén de la prohibición de trabajar con animales de cualquier tipo en doce meses. El juicio contra el boyero se celebrará en próximas fechas.

Fue este caso de Erandio el que llevó a las instituciones a elevar los controles sobre el deporte rural o al menos a tomar conciencia del problema. De la misma manera que los ciclistas o los atletas son registrados regularmente, cada vez es más necesario analizar a los animales que participan en determinadas pruebas profesionales. En Euskadi, no sólo han fallecido bueyes (este mismo año en Laukiz y también en 2014 en Llodio), sino también caballos.

En 2014, a preguntas de Carmelo Barrio (PP) en el Parlamento, la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, expresó su voluntad de reforzar para el conjunto del País Vasco la prevención de estos casos, aunque la competencia de salud animal es foral. La legislatura ha acabado, denuncia ahora Barrio, sin que esos compromisos se hayan cumplido ni en una norma específica para animales ni en el texto propuesto sobre Dopaje en el deporte, que ni siquiera se ha llegado a debatir por haber terminado la legislatura. Bizkaia, eso sí, endureció las sanciones mediante un decreto aprobado la pasada semana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha