eldiario.es

Menú

La despedida de Basagoiti inicia un ciclo nuevo en el PP vasco

El expresidente del Partido Popular abandonó ayer su escaño en el Parlamento y dijo adiós a todos excepto a EH Bilbu: “de quien tiene que despedirse es de ETA”.

Su marcha al Banco Santander en México deja la incógnita de qué barniz dará Arantza Quiroga al PP a partir de ahora.

- PUBLICIDAD -

El Parlamento vasco fue ayer escenario de un cambio de ciclo en el PP vasco. Antonio Basagoiti, en un gesto que resume de alguna manera las convicciones que han marcado su gestión al frente de la cuarta fuerza política de Euskadi, se despidió del resto de grupos excepto de quienes ocupan los escaños de EH Bildu. “De quien tienen que despedirse es de ETA”, comentó en la rueda de prensa que marcó el adiós a su trayectoria política y el inicio de una nueva etapa en la empresa privada. Pronto marchará a México para comenzar un trabajo dentro del grupo del Banco Santander.

Basagoiti ha protagonizado una salida que se ha producido con una celeridad inusitada y cuyo relevo se ha cocinado entre la cúpula del Partido Popular. Arantza Quiroga ya ha tomado posesión como nueva presidenta en lo que algunos consideran una elección “a dedo” pero que se justifica desde dentro de la dirección por el elevado grado de consenso que ha suscitado.

En el resultado también ha ayudado el hecho de que los otros dos nombres que se manejaron para la presidencia, Alfonso Alonso y Borja Semper, se apartaran visiblemente de la carrera en los días previos a la decisión. Ahora queda la incógnita de qué barniz imprimirá Quiroga a la nueva etapa del PP. Si dará continuidad a la moderación y la 'política pop' liderada por el propio Basagoiti y otros dirigentes populares del País Vasco, o la dejará atrás para acercarse a la corriente más conservadora y dura de Mayor Oreja y San Gil. 

El expresidente del PP deja un partido que en las últimas elecciones autonómicas obtuvo 130.584 votos (un 11,75% del electorado). Por un lado, se quedó a un escaño de tener 11 parlamentarios, lo que le hubiera dado la llave de la gobernabilidad sumando con el PNV. Aunque ha perdido ese peso específico en la política vasca, se mantiene como partido más votado en Álava, gobernando (en minoría) en las dos principales instituciones, la Diputación y el Ayuntamiento de Vitoria.

Lejos quedan los tiempos en los que Jaime Mayor Oreja aspiraba a la Lehendakaritza y los de su heredera política, María San Gil. Con Alfonso Basagoiti, el PP moderó el discurso duro de sus predecesores. Pese a seguir firme frente a ETA y el terrorismo, supo flexibilizar sus posiciones hasta convertirse en el socio preferente del primer Gobierno socialista de Euskadi, en la pasada legislatura.

Para el anecdotario, quedan episodios como la ruptura unilateral del acuerdo con Patxi López, a falta de un año para el final del cuatrienio de la legislatura. Lo hizo a través de una entrevista en la desaparecida Punto Radio y como resultado de las críticas de los socialistas vascos a la política del Gobierno de Mariano Rajoy.

Sus 18 años dedicado a la política, desde que se inició en su puesto como concejal en Bilbao (estos días ha confesado que ser alcalde de su ciudad fue su sueño no cumplido), Basagoiti ha estado marcado por la honestidad y previsibilidad en su comportamiento, así como el uso de la caricatura e incluso el chiste en sus declaraciones. Algunos ejemplos: al referirse al pacto de gobierno con el PSE-EE, dijo en 2009: "Con Patxi López hay más sexo que amor". Tres años después, en cambio, llegó a decir sobre el anterior Lehendakari: "No tiene fama de ser muy laborioso y tiene menos títulos académicos que Homer Simpson".

Han sido numerosas sus referencias a la izquierda abertzale y a ETA. Como cuando aludió a los presos etarras gravemente enfermos: "Nos importa un bledo la situación de esos presos. Nos importa un bledo cómo estén". Y la última, en relación con los escraches ante los domicilios de dirigentes populares. "No se ve ninguna diferencia ni en los gritos, ni en la actitud, ni en el fondo, entre los que venían del mundo de ETA a acosarnos, y los que van ahora con la excusa de las hipotecas a acosar a miembros del PP", llegó a comentar.

A todos menos EH Bildu

En la foto de su despedida del Parlamento vasco, se despidió de todos los demás grupos excepto de los representantes de EH Bildu, a quienes dijo que no tratará como a un partido "normal" hasta que condene a ETA.

Basagoiti agradeció los mensajes de apoyo que le han transmitido las formaciones "democráticas" como el PNV, el PSE y UPyD. Por el contrario, ha afirmado que EH Bildu "de quien tiene que despedirse es de ETA".

El expresidente del PP vasco deseó "suerte" a quienes se quedan en la primera línea política y afirmó que "merecen un aplauso, porque siguen exponiéndose y arriesgando en unas condiciones muy difíciles". Sobre su sucesora al frente del PP vasco, Arantza Quiroga, confió en su capacidad para superar este reto "con éxito".

Para Basagoiti, su momento de mayor alegría como parlamentario fue cuando se constató la "mayoría alternativa" al PNV que propició el acceso del PSE al Gobierno vasco con el apoyo del PP. Aunque reconoció que aquella experiencia pudo haberse gestionado de "mejor" manera, ha asegurado que a día de hoy volvería a respaldar a Patxi López para acceder a la Lehendakaritza.

Por el contrario, su momento de mayor tristeza, según ha afirmado, fue cuando se confirmó "la legalización de Bildu y Sortu", formaciones de las que ha denunciado que "siguen justificando lo injustificable".

Basagoiti deseó suerte al lehendakari, Iñigo Urkullu, porque "si le va bien a él las cosas, le irá bien a Euskadi".

Y para concluir hizo un balance diciendo: "Puedo decir que nunca en toda mi vida, ni de concejal en Bilbao ni como parlamentario he faltado a un pleno por ninguna causa. Me voy de la política creyendo que he cumplido el deber con los ciudadanos que me dieron su respaldo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha