eldiario.es

Menú

Una investigación de la Ertzaintza lleva a la detención en Argentina del inductor de un suicidio colectivo

El caso se inició con la denuncia a la Policía vasca de los allegados de una joven guipuzcoana con tendencias autolíticas que condujo al arresto al otro lado del Atlántico del joven inductor, de sólo 17 años

- PUBLICIDAD -
El Gobierno estudia la incorporación de la Ertzaintza a la base de datos de operaciones antiyihadistas del CITCO

Todo empezó en Euskadi. Los allegados de una menor guipuzcoana con tendencias autolíticas denunciaron ante la Ertzaintza que la joven estaba siendo inducida al suicidio en un foro de Internet. A partir de ahí, la investigación de la Policía vasca ha posibilitado la detención de un joven de 17 años en Argentina acusado de ser el inductor de un suicidio colectivo de personas de varios países del mundo. Los afectados serían un mínimo de cinco.

Las pesquisas policiales se iniciaron el pasado 19 de julio cuando agentes especialistas de investigación criminal detectaron en las redes sociales un llamamiento para llevar a cabo un suicidio pactado cuya fecha estaba prevista para finales de este año. Poco tiempo después, los agentes que investigaban el origen del llamamiento y las personas que pudieran estar implicadas en la inmolación pactada descubrieron que el autor de los mensajes había adelantado la consumación de los suicidios al 17 de agosto, al parecer la fecha de la muerte de un allegado del gestor del grupo, según informa Europa Press.

La investigación de los especialistas en delitos contra las personas y en tecnologías de la información de la Ertzaintza se centró a partir de ese momento en analizar los rastros dejados por el grupo en las redes. La Policía vasca remitió solicitudes urgentes de información a las distintas empresas suministradoras de servicios de Internet para dar con el lugar de residencia del inductor.

Las pesquisas situaron al gestor del grupo en Argentina al tiempo que permitieron identificar a varias de las personas que habían respondido y se habían sumado al llamamiento, entre las que encontraba la joven residente en Gipuzkoa.

La Ertzaintza movilizó e informó tanto a organismos internacionales, como Interpol, como a órganos judiciales y unidades especializadas de investigación de ambos lados del Atlántico. Asimismo, se puso en contacto, vía Interpol, con las autoridades policiales y judiciales argentinas. La información cruzada concluyó el 11 de agosto, seis días antes de la fecha pactada para el suicidio, con la detención a cargo de agentes de la Policía Federal argentina del joven en su domicilio de San José, en la provincia de Entre Ríos.

En el registro de la habitación del menor, además de materiales informáticos que están siendo investigados, eran localizados varios cuchillos y 'cutters', así como gasas impregnadas de sangre. El joven fue puesto bajo la tutela de especialistas psiquiátricos de la Administración argentina.

La investigación, ya en manos de Argentina, prosigue en estos momentos para identificar a la totalidad de las personas implicadas, esclarecer completamente las circunstancias que envuelven el caso y, sobre todo, descartar la existencia de otros grupos que pudieran haber sido creados por el menor con las mismas intenciones.

Según ha informado el Departamento de Seguridad vasco, el factor que más ha condicionado la investigación policial había sido, "sin duda", la premura de tiempo disponible para localizar al líder del grupo antes de que éste consumara sus intenciones. 

La Ertzaintza ha informado que, pese a su semejanza, la acción se diferenciaba del juego conocido como la 'ballena azul' en la no existencia de fases progresivas en las que la víctima se encamina individualmente hacia la muerte, como ocurre en la ballena azul. En el caso del joven argentino, por el contrario, el inductor ha tratado de lograr el compromiso del grupo para consumar de manera conjunta el suicidio de todos sus integrantes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha