eldiario.es

Menú

La música y el teatro luchan por salir adelante en los bares

Las actividades culturales de pequeño formato, como conciertos, teatro, exposiciones en bares, restaurantes, tiendas de discos y comercio en general busca acomodo en la Ley de Espectáculos Públicos

 

- PUBLICIDAD -
Concierto en un bar.

Concierto en un bar.

“La cultura enriquece a los pueblos y es también, si se potencia lo suficiente, un sector económico importante para el desarrollo de empleo  y la atracción del turismo”. Eso es lo que piensa Mikel Monasterio, que ha impulsado en la plataforma change.org una campaña para que el Gobierno vasco regule por ley y permita las actividades culturales de pequeño formato (conciertos, teatro, exposiciones) en bares, restaurantes, tiendas de discos, pubs, y en el comercio en general. Para ello, sería preciso que el Ejecutivo y posteriormente el Parlamento incluyeran esta regulación en la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas del País Vasco.

“Si un local está lo suficientemente insonorizado para llevar a cabo una cierta actividad de este tipo [por ejemplo, un show acústico] sin que suponga una molestia para los vecinos, debería permitirse su realización”, señala Monasterio en su petición, que ya ha recogido cerca de 8.000 firmas.

En su opinión, este tipo de eventos son vitales para sostener el tejido cultural en Euskadi, puesto que “bandas y demás artistas necesitan de sitios pequeños para comenzar sus carreras y darse a conocer”.

Permitir que se realicen dichos eventos tiene varias ventajas. “Los clientes pueden conocer a nuevos artistas y nuevos locales, además de que se generan actividades que permiten dinamizar la vida social y cultural en Euskadi . Hoy en día son muchos los adolescentes y jóvenes matriculados en escuelas de música y otro tipo escuelas de arte, que reivindican locales  donde poder demostrar sus capacidades artísticas”.

La respuesta a la reivindicación de la población vasca más activa culturalmente debería implicar que se retiraran de la “alegalidad aquellos locales donde ya se realizan este tipo de eventos”.

Por ejemplo, Barcelona acaba de aprobar un nuevo permiso para hacer música en vivo en bares y restaurantes, que se dará siempre que no moleste a los vecinos (con informes de impacto acústico, de hasta 30 decibelios hasta las 11 de la noche o máximo 25 si es más tarde) y se cumplan los requisitos de seguridad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha