eldiario.es

Menú

El 'nuevo' Sortu hace autocrítica con la mira puesta en resucitar la independencia

La nueva dirección reconoce que la izquierda abertzale no supo ver en su día las consecuencias de la crisis económica ni reaccionó bien "ante el bloqueo" del Estado al final ordenado de la violencia de ETA

- PUBLICIDAD -
Sortu inicia su refundación para materializar la independencia

Sortu inicia su refundación para materializar la independencia. EFE

La Asamblea Nacional de Sortu ha refrendado por mayoría absoluta los pasos para iniciar su  refundación y convertirse en "un nuevo instrumento político" capaz de "volver a conectar con la ciudadanía vasca" y coadyuvar a materializar la independencia de Euskadi, en un momento donde este sentimiento cae encuesta tras encuesta. La Asamblea Nacional que Sortu, reunida en Vitoria, ha arrancado un periodo congresual con el que quiere "refundar" el partido y someter a la izquierda abertzale a una "segunda revolución".

El secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, liderará el proceso de refundación acompañado por un nuevo equipo de dirección en el que estarán otros 14 militantes, la mayoría menores de 40 años, en un intento por introducir un relevo generacional que aporte un nuevo impulso a la izquierda abertzale. El 17 de diciembre se celebrará un congreso del que saldrá elegida de manera definitiva la nueva dirección.

El 'nuevo' Sortu se ha empezado a esbozar con los cambios introducidos en la dirección provisional que se ocupará de su refundación, que ha obtenido el apoyo de 793 militantes, frente a tres noes y 12 abstenciones. El candidato a lehendakari por EH Bildu, Arnaldo Otegi, seguirá siendo la cara visible de Sortu y asumirá la tarea de refundar este partido rodeado por un equipo joven y paritario en el que figuran estrechos colaboradores como Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez, que también fueron condenados por tratar de reorganizar la antigua Batasuna en el denominado caso Bateragune.

Hacia el socialismo vasco

Durante la asamblea, la nueva dirección ha admitido que la izquierda abertzale no supo ver en su día las consecuencias de la crisis económica ni tampoco reaccionó bien "ante el bloqueo" del Estado al final ordenado de la violencia de ETA. Arkaitz Rodríguez ha advertido de que la violencia del Estado persiste y ha opinado que "no hay opción de democratizar" un Estado "febril, corrupto e indecente", frente al que "no valen las terceras vías, ni las naciones forales ni la bilateralidad".

El horizonte que se marca el nuevo Sortu es el del socialismo vasco, abriendo las puertas "a la era independentista", con el convencimiento de que "acometer de manera unilateral la vía de la independencia constituye el único proyecto liberador para transformar la realidad actual".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha