eldiario.es

Menú

La reposición de los ocho autobuses de Bizkaibus quemados en Derio costará 2,4 millones, y el seguro cubre un millón

Reyes afirma que "los violentos están al otro lado, no tienen sitio en esta sociedad"

- PUBLICIDAD -
La reposición de los ocho autobuses de Bizkaibus quemados en Derio costará 2,4 millones, y el seguro cubre un millón

La reposición de los ocho autobuses de Bizkaibus que resultaron calcinados como consecuencia de un sabotaje registrados en las cocheras de Derio el pasado 1 de noviembre costará 2,4 millones, según ha informado este viernes el diputado de Transportes, Movilidad y Cohesión Territorial de Bizkaia, Vicente Reyes.

En comparecencia en comisión en las Juntas Generales de Bizkaia, a petición de PNV y PSE-EE, Reyes ha detallado que "tanto los autobuses como el resto de elementos de la empresa afectados, - el firme del suelo del aparcamiento y el pabellón en su parte trasera - estaban debidamente asegurados".

En este caso, y a falta de recibir el informe pericial de la Ertzaintza calificándolo como acto terrorista, es el Consorcio de Seguros quien asume la indemnización de los daños, ha precisado.

La cifra propuesta por los peritos en su informe previo, pendiente aún de la aprobación del Tribunal del Consorcio, es de 1.144.548 euros, "cantidad que se queda en 972.217 euros tras aplicársele porcentajes de depreciación".

"Cuando se reciba el informe de la Ertzaintza y siempre que éste tipifique el suceso de acto terrorista, se podrán solicitar también ayudas del Gobierno vasco", ha indicado, para añadir que los daños correspondientes al firme y al pabellón están pendientes de evaluación.

Reyes ha señalado que "hay una diferencia clara entre lo que se recibirá en concepto de indemnizaciones y el valor de reposición de los vehículos afectados, que asciende a 2.400.000 euros", por lo que, "al final, es el dinero público el que va a pagar este hecho".

El diputado ha explicado que dos de los vehículos destruidos en el incendio "estaban a punto" de ser retirados "al haber alcanzado los 9 y 10 años de servicio". Los seis restantes tenían una edad media de 6,5 años. Uno de ellos, un modelo Scania-Irizar I4, había sido matriculado en agosto de 2014.

En concreto, un autobús prestaba servicio en la línea A3250 Bilbao - Parque Tecnológico, dos en la línea A3247 Bilbao - Aeropuerto, y cinco en la línea A3527 Bilbao - Mungia - Bermeo.

"Son líneas con gran número de pasajeros, a los que el atentado les hubiera supuesto un gran perjuicio", ha denunciado, para indicar que para la sustitución provisional de estos vehículos, el resto de concesionarios cedieron un total de ocho vehículos (tres Ezkerraldea Meatzaldea Bus, dos Pesalur y tres Compañía Autobuses Vascongados, SA".

La edad media de estos vehículos de sustitución es de 10 años, la edad máxima que se permite en el contrato Bizkaibus. Cinco de los ocho autobuses de sustitución son de 12 metros, frente a los 15 metros que tenían los destruidos, "lo que supone menor número de plazas", ha indicado Reyes, para reconocer que "esto ha provocado incomodidad a los usuarios y, en algunos casos, problemas a los conductores". Sin embargo, ha precisado que, "al tratarse de una situación excepcional y de fuerza mayor, hemos tenido que autorizar a la concesionaria a utilizar dichos vehículos".

El coste de cada vehículo a reponer, de Clase II de 15 metros, ronda los 250.000 euros (más IVA) y el plazo de entrega es de seis meses. Reyes ha indicado que, de las ocho unidades quemadas, dos tenían prevista su retirada del servicio el próximo mes de diciembre que es para cuando estaba prevista la llegada de las dos unidades que les iban a sustituir.

Por ello, ha señalado, "en este momento hay que iniciar el proceso de adquisición de seis unidades nuevas, adelantando la renovación de la flota prevista para los próximos años".

CONDENA

Por otro lado, Reyes ha destacado la condena del sabotaje realizada por el propio comité de empresa, formado por los sindicatos UGT, CCOO, ELA, LAB y USO, "una condena clara en la que se advierte que este atentado repercute tanto económica como socialmente en la calidad del servicio de Bizkaibus y perjudica sus puestos de trabajo".

De igual manera, ha agradecido "la reacción de la empresa" que "ha trabajado desde el primer momento de forma coordinada" con el departamento de Transportes "para que no se resintiera el servicio, y junto con la solidaridad del resto de empresas concesionarias, ha posibilitado que al día siguiente los autobuses salieran con normalidad".

"La respuesta de los trabajadores, de las empresas y de la Diputación ha sido la condena y el trabajo para reponer el servicio. Los violentos están al otro lado, no tienen sitio en esta sociedad", ha afirmado.

Tras reiterar su condena "sin paliativos" al ataque y ratificar su "apoyo y solidaridad a la empresa y a los trabajadores", Reyes ha considerado "muy grave que aún haya gente que quiera imponer sus intereses usando la violencia y sin que les importe perjudicar a todos los vizcaínos".

"Se hace insufrible que cuando esta sociedad vive en paz y está trabajando con sacrificio para salir de la crisis, creando empleo, haya gente que utilice la violencia para atacar a un servicio público", ha afirmado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha