eldiario.es

Menú

Primero timados, después ninguneados

Los afectados por las aportaciones de Eroski y Fagor Electrodomésticos se sienten solos en su lucha por recuperar los ahorros que invirtieron en las cooperativas.

- PUBLICIDAD -

“El Gobierno y los partidos se ponen de perfil, pero tienen responsabilidad en el timo de las aportaciones subordinadas”. Así lo entiende José Antonio Urrutia, secretario general de Bizkaiko Minduak, una de las asociaciones de afectados por las aportaciones financieras subordinadas (AFS) de Eroski y Fagor. Bizkaiko Minduak cuenta con cerca de 800 asociados. Urrutia ha comparecido en el Parlamento junto a otros miembros de su organización para informarles de la situación en la que se encuentran y los pasos que están dando para tratar de recuperar sus ahorros.

“Nuestros problemas”, ha explicado Urrutia, “empiezan cuando el Gobierno vasco acceder a modificar la Ley de Cooperativas e introduce un artículo por el que pueden emitir este producto de las aportaciones financieras subordinadas, un producto que casi nadie conocía. El Parlamento aprobó esa modificación. Y ahora tanto el Gobierno vasco como La Cámara se ponen de perfil, pero tienen responsabilidad en este timo”.

Eroski y Fagor Electrodomésticos optaron por colocar sus AFS a “minoristas, pequeños ahorradores sin ningún perfil inversor. ¿Por qué? Pues porque nunca íbamos a poder cobrar el dinero, como ha quedado demostrado con la liquidación de Fagor Electrodomésticos. Cuando hablan de las preferentes o de lo ocurrido con Fórum Filatélico yo digo que lo nuestro es peor. Los demás han cobrado algo, nosotros cero en el caso de Fagor Electrodomésticos”.

Sobre la actuación del Instituto Vasco de Consumo-Kontsumobide, que ha mediado con Eroski para plantear un canje a los afectados, Urrutia lo zanja así: “Ni está ni se le espera. “No ha servido para nada, solo para distraer al personal. Un acuerdo del Parlamento insta al Gobierno a ayudar económicamente a los afectados en el aspecto jurídico y económico. Pedimos esas ayudas y nos las han denegado”.

Uno de los cartuchos que aún le queda a Bizkaiko Minduak es el fiscal general del País Vasco. Pero Urrutia tiene la sensación de que no va a actuar. “Le vamos a presentar más de 5.500 firmas para que investigue, para que abra diligencias para estudiar el tema. Necesitamos que se mueva, que estudie el tema en su globalidad. Ni el Parlamento ni el Gobierno nos han dado ninguna satisfacción, así que al final solo nos queda la vía judicial. Pero se trata de una vía sinuosa”. Preguntado por si los bancos se han puesto en contacto con los afectados de cara a resolver la situación, Urrutia apuntó que el BBVA, Santander y la Caixa habían cerrado algunos acuerdos muy puntuales con alguno de los ahorradores.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha