eldiario.es

Menú

Las víctimas atendidas por el teléfono para casos de violencia de género se han duplicado desde su puesta en marcha

El teléfono vasco de información y atención a víctimas de violencia contra las mujeres, el 900 840 111, ha duplicado desde su puesta en marcha, en 2006, el número de víctimas atendidas, que ha pasado de las 586 iniciales a las 1.359 contabilizadas en 2015.

- PUBLICIDAD -

Este servicio, que cumple en 2016 sus primeros diez años de vida, presta atención tanto a las mujeres que sufren este tipo de violencia como a allegados de las víctimas (como familiares, amigos o vecinos) y a los profesionales que las atienden. No obstante, la mayoría de sus usuarios son víctimas.

En función de los datos aportados por el Gobierno vasco, en 2015, el último ejercicio cerrado, usaron este servicio 2.103 personas, lo que supone un aumento del 15,35% con respecto a 2014 y del 21,56% en relación a 2013.

El incremento de las víctimas que llaman a este teléfono ha sido menos pronunciado ya que las 1.359 mujeres atendidas el año pasado, casi el 65% de los usuarios del servicio, suponen un 6,9% más que en 2014 y un 9,2% más que en 2013. En su primer año, el 2006, la cifra de víctimas atendidas fue de 586, menos de la mitad que en 2015.

A través de este teléfono que no queda registrado en la factura telefónica, se presta un servicio integral que atiende a víctimas de la violencia contra las mujeres, no solo de la ejercida por parte de su pareja o expareja, sino también de la ejercida por parte de otros hombres de su entorno familiar, agresión sexual, trata de personas, prostitución forzada o acoso en el ámbito laboral.

EN 51 IDIOMAS

La atención es anónima y confidencial durante 24 horas al día durante todo el año, en 51 idiomas y con un dispositivo para atender a personas con diversidad funcional del habla o auditiva, ha explicado el consejero, que ha remarcado que, a través de este servicio, se atiende a todas las mujeres, con independencia de su situación administrativa o de si mantienen su relación con el agresor o no.

Además, coordina los distintos servicios a través de protocolos de seguimiento y derivación para dar una atención integral. El objetivo, remarcan sus responsables, es que "la mujer pueda salir de esa situación de maltrato" para iniciar "una vida autónoma".

Al tratarse de un servicio con ámbito de actuación únicamente en Euskadi, permite que las personas usuarias tengan información detallada de todos los recursos existentes en su entorno más cercano, como servicios sociales, sanitarios, judiciales y policiales a los que pueden acudir.

Entre sus últimas mejoras, el teléfono Bortxa, el terminal móvil que ofrece la Ertzaintza a las mujeres a las que otorga protección, está dotado de una tecla (la número 4), que conecta automáticamente con el 900 840 111, una posibilidad que permite ofrecer los primeros apoyos psicológicos en situaciones de crisis.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha