eldiario.es

Menú

La matriz de los hoteles Silken, forzada al concurso de acreedores

El Grupo Urvasco, uno de los grandes promotores inmobiliarios de España, cuenta con hoteles como el Dómine de Bilbao, y se desplomó a raíz de la crisis.

La juez admite la demanda del fondo inglés Carey contra el holding vitoriano, y alerta de que el pasivo hace ya un año era de 389 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

La explosión de la burbuja inmobiliaria todavía sigue dejando víctimas. La última es el Grupo Urvasco, uno de los grandes promotores inmobiliarios de España, y su filial Grupo Hotelero Urvasco, matriz de la cadena Silken, con algunos hoteles emblemáticos como el Dómine de Bilbao, situado frente al museo Guggenheim. El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria ha admitido el concurso de ambas empresas, reclamado a instancias de un acreedor, el fondo inglés Carey Value Added.

La juez que ha dictado el auto, María Teresa Trinidad Santos, pone de manifiesto en su escrito la "crítica situación" de Urvasco, admitida incluso por Deloitte, firma encargada por la propia empresa para auditar sus cuentas y que reconocía la "incertidumbre significativa sobre la capacidad para continuar con sus operaciones, recuperar sus activos y atender a las obligaciones financieras y de otro tipo". El grupo vitoriano alegaba que estaba cerrando la renegociación de sus deudas, pero la juez no lo considera suficientemente probado.

El pasivo del holding era a finales de 2013 de 389 millones de euros, aunque podría haber aumentado durante este último año. La juez afirma que el total de la deuda vencida y no atendida por la empresa es de 84 millones de euros, lo que supone el 22% de "insatisfacción de las obligaciones" sobre el total del pasivo.

Urvasco ha sido uno de los grandes promotores inmobiliarios en España en las últimas décadas. El grupo formado por el empresario Antón Iráculis llegó a liderar algunas operaciones emblemáticas, aunque algunas de ellas acabaron en sonados fracaso, como el complejo residencial diseñado para ocupar la antigua factoría de La Cruz del Campo en Sevilla (se finiquitó en 2010). Sí llegó a construir otros proyectos, como el hotel Puerta de América en Madrid (de la mano de grandes arquitectos y diseñadores) y el hotel Dómine (con el diseño de Javier Mariscal), frente al Museo Guggenheim de Bilbao, así como las torres de Uribitarte diseñada por el arquitecto japonés Arata Isozaki, en la capital vizcaína.

En Vitoria, su ciudad de origen, cuenta con el hotel Ciudad de Vitoria además de numerosas promociones, a cargo de la inmobiliaria Centro. Antón Iráculis optó también a la construcción de la nueva plaza de toros con un diseño del arquitecto francés Jean Nouvel, pero su oferta fue la peor valorada en el concurso debido a su alto coste.

Las dificultades de Urvasco no son nuevas. Ya en 2009 se conoció una significativa acción para saldar sus deudas al realizar la dación de dos obras de arte de Eduardo Chillida y Richard Serra en beneficio de la Diputación de Álava. Ese mismo año también se vio forzado a negociar la refinanciación de su deuda y obtuvo un préstamo sindicado de 137 millones cuyo primeros plazos del principal debía afrontar en 2012 y ya entonces empezó a incumplir.

La denuncia de Carey tiene como origen un pleito anterior, que acabó en una sentencia de un tribunal de Londres por la que se condenaba a Urvasco a pagar más de 45 millones de euros. Aunque la empresa reclamó la ejecución de la sentencia y se embargaron bienes a la constructora vitoriana, no resultaron suficientes para cubrir la deuda. En este momento la deuda que reclama el fondo británico ascienda a más de 68 millones.

Las empresas tienen la opción de presentar un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Álava, para lo cual tienen un plazo de 20 días.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha