Opinión y blogs

eldiario.es

Trabajando el Metal cuando nadie regala nada

AzzurRock Fest. Kafe Antzokia Bilbao 1 de octubre

Quien nunca ha organizado un concierto desconoce por completo el esfuerzo titánico que supone, sobre todo si es la primera vez. El que sólo conoce los conciertos desde la cómoda posición de asistir como público no se imagina lo que hay detrás. El que se ha limitado a pagar una entrada (frecuentemente criticando su alto precio, o el de la bebida, o que no le pongan un masaje de pies incluido) nunca ha sentido ese ridículo que te recorre el cuerpo cuando escribes un email a una banda preguntando cuánto cobran por actuar pensando que se van a reír de ti, y no digamos si es una conversación telefónica con un representante.

Hoy quiero trasladar mi admiración y apoyo a aquellas gentes que desde la base más humilde emprenden proyectos que pretenden llevar la música a su lugar genuino: el directo. Son proyectos que empezaron en conversaciones de bar en las que se sueña con hacer algo grande. Esas razonadas en las que siempre acabamos preguntándonos por qué aquí no podríamos tener un Wacken o un Hellfest. Supongo que vosotros habéis compartido preguntas así con vuestros amigos. Pues bien, por aquí hay muchos soñadores que pasan del sueño a la acción.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Crítica de Volbeat 'Seal the deal & let’s boogie': 7’5/10

Portada del disco de Volbeat.

Hay dos maneras de enfrentarse al nuevo disco de Volbeat: una es escucharlo con orejas abiertas, entendiendo que es el resultado de su evolución como grupo. Y la segunda es desconfiar de su cambio musical con las acusaciones de siempre. Sí, las que antes tuvieron que aguantar Metallica, Megadeth y otros tantos. Yo opto por la primera. Estoy seguro de que por cada fan que se pueda sentir decepcionado, Volbeat ganarán otros dos.

Lo primero que destaca de este “Seal the deal & let’s boogie” es que completa un giro hacia la melodía iniciado con su anterior disco. Por una parte, pesa más la construcción de canciones con gancho y estribillos pegadizos que las guitarras más metaleras; y por otra, vemos a un grupo absolutamente consolidado, que ha logrado perfeccionar la fórmula del éxito y su conexión con los seguidores. Ya sabemos lo que se puede esperar de Volbeat si les conocíamos de antes, pero quienes los escuchen ahora por vez primera con atención se toparán con un grupo fresco y directo.

Seguir leyendo »

¿Por qué hasta Obama habla del Heavy Metal en Finlandia?

Bandas de heavy metal por cada 100.000 habitantes.

Sucedió la semana pasada, durante una recepción en la Casa Blanca. Cada país de los asistentes a la misma era mencionando por el presidente de los Estados Unidos, y lo acompañaba de comentarios amables e irónicos. De Suecia dijo que habían hecho más fácil la vida de mucha gente con Ikea y que nos habían dado a Abba, y al llegar el turno de Finlandia, Obama lanzó una reflexión que a las pocas horas ya era viral: “Me gustaría subrayar que Finlandia tiene seguramente el mayor número de bandas de Heavy Metal per capita en todo el mundo, y también ocupa un lugar destacado en buena gobernanza. No sé si existe alguna relación entre ambas cosas. Gracias a los innovadores escandinavos, compartimos música en Spotify, contactamos vía Skype, y millones de personas desperdician horas que de otra manera serían productivas jugando al Minecraft, Angry Birds, y al Candy Crush”. Los asistentes rieron, pero la cuestión tiene mucho más trasfondo que un simple guiño diplomático con sorna.

 

Seguir leyendo »

Lo nuevo de Amon amarth, El Reno Renardo, Black Stone Cherry y Lody Kong

Lody Kong Album

Crítica de “Meriendacena con Satán” de El Reno Renardo 8’5/10

Aún hay metaleros que desconfían de El Reno Renardo porque tienen sentido del humor y se toman todo a broma. Eso incluye a los medios de la casta metalera que, por lo general, ignoran sus discos y actuaciones en directo aunque tengan de su parte el favor del público. No perderé más tiempo con ellos. El Jevo ha compuesto y ejecutado el disco más consistente musicalmente hablando en la carrera de su criatura cornamentada. Hay una buena dosis de Metal entre los 16 cortes que componen un muy variado disco que, sobre todo, te hará sonreír. El cerebro del Jevo nunca está en modo ahorro energía y derrocha creatividad con canciones ingeniosas al máximo.

Escucha “Facebook” (soy de los que doy a me gusta en mi propia publicación), “Vinagre” y “Busque y compare” y si no aprecias brillantez explícame por qué. Debe de ser muy emocionante ser amigo del inspirador de este grupo y encontrarte, de repente, con una canción salida de alguna conversación surrealista que hayas mantenido con él. Eso parece ser el germen de un gran “Retromix” con guiños a Su ta gar, Los Suaves o Helloween entre otros. Dos versiones sui generis de Iron Maiden y Motorhead (hecha antes de que muriera Lemmy) colorean un trabajo muy inteligente que demuestra que el Reno aún no da síntomas de agotamiento. Atención a “Todo seta”, un himno contra la España más conservadora con el que la primera vez te ríes y, la segunda, te dan ganas de dejarte rastas y empezar a repartir panfletos. Y por vez primera se animan con un tema en euskera absolutamente desafiante contra la euskal kultura dominante, previsible y agonística. Hay mucha calidad musical pero sobre todo carcajadas aseguradas con lo nuevo del Reno Renardo. Los ignorantes que sigan en su carril.

Seguir leyendo »

La historia de tres niños negros que firmaron el contrato del millón de dólares

Los miembros del grupo Unlocking the truth

“¿Y por qué no montar un grupo? ¿Para qué estar en casa viendo la lucha libre?”. Puede ser un razonamiento simple pero, en último término, es brillante. El que lo transmitió es un chico llamado Jarad Dawkins. Toca la batería en Unlocking the truth y tiene 14 años. Es negro, al igual que sus dos compañeros de banda: Malcolm Brickhouse (cantante y guitarrista, 15) y Alec Atkins (bajista, 15). El color de la piel no sería relevante si no fuera porque en el Heavy Metal el blanco es inmensamente mayoritario. No me preguntéis por qué, no tengo explicación, aunque me llegan noticias de que en África el Metal empieza a contagiarse a gran velocidad. Sea como sea, la suya sería una banda más de adolescentes que matan el rato dando leña si no fuera porque, hace dos años, Sony Music les puso delante un contrato de un millón ochocientos mil dólares. Lo escribo con todas las letras para que nadie se confunda. Ninguno de los tres pasaba de los 13 años de edad.

¿Puede ser una confusión o quizás un montaje? En realidad, no. De hecho, el contrato se rompió y fueron ellos mismos quienes quisieron desvincularse del mismo. Pero vayamos a la historia para entender el fenómeno. Jarad, Malcolm y Alec empezaron a escuchar Metal a los siete años de edad. Lo normal en su distrito de Brooklyn (Nueva York) es caer en las garras del hip hop o del rap, pero alguna razón cambia el curso de la historia. Empiezan a ensayar en casa de la madre de Malcolm y, llegado el momento, se plantean tocar en directo.

Seguir leyendo »

Tres razones por las que Euskadi volverá al circuito de festivales

Imagen de un festival de heavy.

Quienes seguís las reflexiones que de vez en cuando planteo aquí, sabéis que soy, como muchos de vosotros, los que echo de menos que Euskadi vuelva a formar parte del circuito de festivales metaleros. Lejos queda aquella primera experiencia del Metalway en Gernika y más cerca la segunda del Kobetasonik. Esta segunda, promovida por Last Tour, dejó entre el público un sabor dulce tras una potentísima primera edición de 2008 (Kiss, Judas priest, Dio, Slayer, Helloween…), y una segunda al año siguiente que, probablemente, se quedó corta de público debido a un cartel adelantado a su tiempo (Trivium, Devildriver, Papa roach, Dream theater…).

La crisis económica pasó por encima de las expectativas de continuidad y Euskadi se quedó fuera de una industria que estaba en desarrollo en toda Europa (Hellfest, los Sonisphere y otros eclosionaron por entonces). Curiosamente, otros estilos lograron mantener su cita anual y el Azkena o el BBK Live mantuvieron el tirón y la calidad musical dentro de su nicho. También, paralelamente, en otras comunidades sí hubo apuestas que han ganado en continuidad, como ha sido el caso del Leyendas, el Rock fest Barcelona y, sobre todo, el Resurrection, cuyo crecimiento sensato y sostenido ha sido determinante para que, una década después, sean la referencia absoluta en el sur de Europa.

Seguir leyendo »

¿Cuándo dejó el Heavy Metal de ser contracultura?

Versace mirando hacia el Metal ochentero y el movimiento gótico.

Hubo un tiempo en el que la imagen del Heavy Metal era mayoritariamente rechazada y ridiculizada. Vestirse de negro, cuero y con tachuelas era una manera de diferenciarse de la mayoría y, también, de desafiar a unas sociedades occidentales en las que las modas empezaban a condicionar no sólo el aspecto externo de las personas sino también sus gustos. Las listas de éxito no fueron sino la traslación a la música de los modelos, colores y tendencias que iba proponiendo la industria textil. Para ser “moderno” había que seguir las modas, y para descolgarse de ello las entonces llamadas “tribus urbanas” eran un puerto refugio. Y, entre ellas, aparecían las largas melenas del Metal.

Treinta años más tarde, quienes miraban con desdén un movimiento que se definía como de gente poco aseada, ha pasado a ser un gancho más de una industria de la moda a la que se le van agotando las ideas. Como sucede en todos los órdenes que devoran creaciones casi al mismo tiempo en que se plasman, han repetido los patrones de la década de los setenta, luego los de los ochenta y, al final, han terminado pescando en el caladero que tenían condenado: el de las subculturas.

La revista Vogue publicó a finales de marzo un artículo titulado “¿Cuándo Metallica pasó a ser una moda?” en el que describía cómo grandes firmas del diseño mundial han introducido durante los dos últimos años colecciones basadas en Iron Maiden, Slayer o Motorhead con gran éxito, incluso colaborando con las propias bandas en su implantación. Steve Harris lo hizo con Balenciaga expandiendo la imagen de la Doncella,  Loewe lo hizo imitando el logo de Slayer, Versace mirando hacia el Metal ochentero y el movimiento gótico o  Maya Hansen con sus corsés de portadas de discos clásicos.

Seguir leyendo »

Crítica de “Metal resistance” de BabyMetal 7’5/10

Las integrantes del grupo japonés BabyMetal.

Probablemente te suceda como a mí, y aún estés algo desconcertado ante el fenómeno BabyMetal. Admito que aún me hace falta algo de tiempo de digestión para adaptarme a esta avalancha sónica y audiovisual. Recordemos que dentro del Heavy Metal, aún hoy, todo aquello que no sean grupos compuestos por cinco hombres blancos y melenudos sobre el escenario contiene un toque de novedad e incluso exotismo. Si en lugar de hombres son mujeres menores de edad, las normas se derrumban, y la mayoría de metaleros se ponen en guardia. Jamás aceptarán engaños o la modificación de los principios del catecismo.

BabyMetal son un fenómeno de masas en su Japón natal y en buena parte de Asia, pero también en varios países europeos, sobre todo Reino Unido y Alemania, y empiezan a serlo en los Estados Unidos. Un número nada despreciable de estrellas con muchos galones de Metal en su solapa han mostrado su reconocimiento y admiración a estas tres jóvenes y su banda (Rob Halford, Marty Friedman, etc), seguramente sabedores de que si no se suben a esta ola, probablemente les acabará pasando por encima. En definitiva, si eres de los que te las sigues tomando a broma, es que o no les has prestado la atención suficiente, o te asustan los cambios.

¿Es sencillo definir su propuesta? Para nada. Como siempre que aparece algo distinto, las etiquetas no sirven. Quizás Heavy Metal de dibujos animados podría servirnos para aproximarnos a una música de fantasía. Su-Metal, YuiMetal y MoaMetal son los tres rostros visibles de la formación. Con apenas 17 años es insultante el nivel vocal que muestran tanto en directo como en estudio, y la profesionalidad con la que suenan y despliegan un espectáculo visual que no tiene demasiadas comparaciones en el Metal, aunque sí en el Pop o en la música de base electrónica. Tres guitarristas, dos baterías y un bajista construyen un discurso sónico que a veces es Metal moderno, otras Speed Metal, otras industrial, pero siempre es coherente y lógico.

Seguir leyendo »

Metal made in Basque Country

Portada del grupo vasco Airless.

Desde hace unos meses a esta parte, se han publicado algunos discos en Euskadi que merecen una mención en Metalbitácora. Exploran diversas gamas cromáticas dentro del Heavy Metal y dan vida a un panorama vasco que, como ocurre en tantos otros lugares, cuenta con demasiada oferta para la parroquia que somos, por no mencionar la escasa calidad y originalidad de algunos productos que se facturan.

Ahí van cuatro ejemplos que no debierais dejar escapar: Extinction, The great wound, Hilotz, Airless

Extinction 'The dark matter'

Seguir leyendo »

Cinco razones por las que Tobias Sammet ayudó a rescatar al Heavy Metal

Avantasia.

Tobias Sammet y sus Avantasia están logrando sacar al Heavy Metal europeo de la apatía y la medriocridad. Estas son las razones:

Calidad: reconozcámoslo, el Heavy Metal está hoy inundado de tal cantidad de grupos y de discos que es muy difícil encontrar un trabajo brillante entre tanta mediocridad. Tanto en Edguy como, sobre todo, en Avantasia, todo lo que hace Sammet brilla, reluce. Suena claro, cristalino y se observa una exigencia elevada. No hay detalles al azar y sí mucha creatividad. Eso le separa años luz de aquellos creen que vale casi cualquier cosa grabada de cualquier forma. No. El Heavy Metal debe cumplir unos estándares mínimos de calidad. Y él pone el listón donde debe estar.

Seguir leyendo »