eldiario.es

Menú

¿Es eficaz y justo que tus ahorros te sobrevivan?

Personas mayores, en una residencia.

La mutabilidad de la sociedad es quizás el factor más atractivo con el que cuenta el oficio del sociólogo. Intentar atrapar las nuevas tendencias sociales tiene mucho de aventura exploradora. Hace unos meses, asistí complacido a un seminario sobre cambios demográficos y respuestas públicas. Lo organizaba el Gobierno de Navarra dentro del proceso de participación de la Estrategia de Envejecimiento Activo promovida por el Consejo Interdepartamental de Salud. De mucho interés. La principal conclusión es que ha aparecido, para quedarse, un nuevo actor social. El de las personas mayores, con un peso demográfico creciente que dispone de un importante tiempo libre y abre nuevas relaciones sociales.

Entre otras, me quedé con una reflexión de un ponente: “Que tus ahorros te sobrevivan no es muy eficiente porque el titular no disfruta de su esfuerzo”. Aunque claro, nunca sabe uno cuando va a morir por lo que des-acumular precipitadamente puede llevar a algún riesgo. Aquí se abre un debate de mucho interés que nos sitúa en la necesidad de reflexionar sobre la herencia como hecho cultural. En estos momentos donde avanza, de manera importante, la desigualdad social, es preciso reconsiderar el valor social de la herencia. La herencia es un hecho social y como tal, ha cambiado con los tiempos y culturas. Algunos autores como Piketty nos advierten de que para evitar que la fuerza del pasado condicione el presente se hace preciso disminuir la importancia de la herencia, limitarla.

La comunidades autónomas compiten descabelladamente por ver quién desfiscaliza más el Impuesto de Sucesiones. A ello se le une que las rentas de capital cada día se mueven libremente sin apenas impuestos.

Seguir leyendo »

Para hacérselo mirar

Mesa del Parlamento navarro.

El Barómetro de Opinión Pública que realiza el Departamento de Sociología de la UPNA por encargo del Parlamento de Navarra  es un buen documento para contemplar diferentes tendencias sociopolíticas. Sin duda, una fuente para el análisis de muchos temas. Sin embargo, la atención de los medios de comunicación y de los partidos se centra exclusivamente en la estimación electoral. Que por cierto no la realiza la UPNA sino que la subroga a Metroscopia.

Dentro de las tendencias que muestra el barómetro se encuentra la referente al interés de la ciudadanía por la política. A mi modo de ver, es un eje clave dado que el desencanto, y luego la indignación,  fue lo que hizo transformar el sistema de partidos. Incluso hizo temblar a las instituciones. El ya famoso slogán 'No nos representan' fue uno de los reactivos más señeros de las últimas décadas en la política española y navarra.  Así, es importante que la ciudadanía legitime con su confianza el sistema político que le representa.

Una ciudadanía activa, interesada en la política, es un síntoma de salud democrática. Permite un sistema político más transparente, de mayor calidad, de mayor satisfacción. Sin embargo, del barómetro de opinión, conocido en el mes pasado, no puede decirse que nos proporcione un buen dato. Nos muestra a una ciudadanía navarra que empieza, de nuevo, a desencantarse, a desinteresarse. En el 2016, existía un 55,4% de ciudadanos que se manifestaba poco o nada interesado por la política en Navarra. En el barómetro actual, el desinterés aumentaba en más de 4 puntos, un 58,7%. Pero lo gordo, viene a continuación. Cuando se les pregunta por el principal problema de Navarra, un 23,2% afirman que el problema principal son los políticos y políticas y sus partidos. Cinco puntos más que el año pasado. Es el segundo problema de Navarra,  a entender de la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Sobre Podemos (algunas aclaraciones necesarias)

Más allá de las portadas y de los titulares llamativos, más allá de las crónicas que hablan de conflictos y enfrentamiento, existe otro Podemos que conforman el partido real, el del día a día, el de hombres y mujeres apenas conocidos por los medios que con ilusión, altruismo, sin esperar nada a cambio, se dejan la piel para sacar este proyecto político adelante. Y muchas veces en condiciones difíciles.

Ser de Podemos en no pocos pueblos de Navarra es algo que significa estar marcado por los caciques de turno y sus redes clientelares que jalonan nuestro mundo rural, como un recordatorio de que hay lugares en esta nuestra tierra donde la sombra del franquismo todavía es larga y muy oscura. Todos esos compañeros y compañeras conforman un partido rico, variado, con diferentes sensibilidades, en donde son frecuentes los debates en donde la pasión nos puede (a veces demasiado) pero con unos principios políticos y éticos compartidos.

De hecho, un aspecto en el que casi nadie repara es que las diferencias entre los documentos políticos que pugnaron en las últimas primarias son más formales que de fondo. Y los documentos sobre el código ético fueron prácticamente idénticos. Por tanto no se puede hablar de una ruptura o fractura en esa clave cuando ésta no existe. Como en toda organización, a la de hora de resolver cualquier conflicto, Podemos se ha dotado de unas reglas de juego que todo el mundo debe respetar, desde los militantes de base hasta los cargos públicos, y es la Comisión de Garantías la responsable de su cumplimiento.

Seguir leyendo »

'Contra las elecciones'

Los dos leones del Congreso de los Diputados en Madrid.

Así se titula el libro de Van Reynrouck; merece la pena leerlo. Describe la fatiga de las democracias actuales y propone su regeneración a través de la implementación de procesos participativos de extracción aleatoria. Plantea, entre otras medidas, un sorteo para elegir a auditores sociales dedicados a proponer leyes y medidas prescriptivas. También propone una doble cámara representativa. La primera, compuesta por miembros electos provenientes del proceso electoral tradicional. Y la segunda cámara, con personas elegidas por sorteo. A más de uno, dejar a la suerte el destino de la democracia le puede parecer poco menos que apostar por una Democracia de Casino. Pero no es tan descabellado el tema; hay que detenerse a reflexionar sobre ello.

Mecanismos de extracción política a través de insaculación (sacar nombres de personas de un saco) no son nuevos. Ya se aplicaban en la Antigua Grecia. También en la Edad Media era usual. En la actualidad, en países como Canadá e Islandia existen experiencias de Asambleas Ciudadanas elegidas por sorteo para deliberar y proponer sobre temas de interés ciudadano. El proyecto 'Citizens First' del gobierno canadiense, desde 1998, realiza una encuesta a la ciudadanía para conocer cómo los ciudadanos experimentan y valoran los servicios del gobierno. Este conocimiento
permite a los proveedores mejorar el servicio basado en una perspectiva ciudadana y evidencia empírica. La OCDE recomienda para proyectos con fuerte impacto medioambiental o social recurrir a la encuesta aleatoria como mecanismo de participación ciudadana. Dado que si lo sometemos a la consideración espontánea y abierta de la ciudadanía serán los más acérrimos (a favor o en contra) los que participen de forma más activa, distorsionando la representatividad del conjunto de la población.

Las elecciones al uso son imprescindibles en aras a lograr la legitimidad democrática del sistema. Pero dada la calidad del sistema es preciso inocular una dosis importante de vitaminas en forma de ciudadanía activa y participante.

Seguir leyendo »

La importancia de las proporciones

Cuando, siendo un chaval, acudí a estudiar Sociología y Ciencias Políticas a Madrid, una de las primeras cosas que aprendí fue que las leyes electorales eran neta y sustancialmente políticas. Afectaban al corazón del sistema del poder político.  Así, ante las primeras elecciones locales, el PCE propuso, y consiguió,  la barrera electoral del 5% para que no entrasen los partidos llamados de extrema izquierda con los que competía espacio. Posteriormente, a los años,  se arrepintieron de esa iniciativa porque no pudieron entrar ellos por esa misma barrera electoral. Allá por el  año 2005, en el marco del acuerdo presupuestario con IU, el Presidente Zapatero se comprometió a promover una reforma en orden a darle mayor proporcionalidad al sistema de régimen electoral. Me tocó, en razón de mi cargo de responsable de Política Institucional de IU, seguir y proponer medidas para llevar a buen puerto dicho acuerdo.  Sin embargo, nada se pudo hacer por aquel entonces. Rubalcaba, portavoz del grupo socialista, arguyó que dotar de más proporcionalidad al sistema dificultaba la consecución de mayorías absolutas y la estabilidad gubernativa.

Ahora, después de 12 años, son muchos los que se lamentan, y se sorprenden,  de que en Cataluña exista una mayoría social no independentista pero que el Parlamento, recientemente elegido,  cuente con mayoría de escaños independentistas. El polo independentista cuenta con 70 escaños y ha obtenido dos millones sesenta mil votos. El polo no independentista que cuenta con ciento cincuenta mil votos más ha obtenido cinco escaños menos.

Este distorsionado hecho político no es propio de Cataluña. Otras Comunidades Autónomas tienen sistemas electorales similares donde las provincias o territorios vician la proporcionalidad. Cierto es que los sistemas electorales pueden ser más o menos proporcionales. Así, en los sistemas del mundo los hay de todos los colores. Mi preferencia es hacia la proporcionalidad dado que siempre será más higiénico democráticamente tener en las instituciones una representación  fiel de la sociedad política. Que ello puede reportar complejidad para formar gobiernos es un hándicap resoluble.

Seguir leyendo »

Aún estamos a tiempo de un tren Público y social para Navarra

Tras dos años y medio de legislatura del Cambio en Navarra es necesario abordar sin miedo y con honestidad algunos de los grandes debates que tenemos pendientes para seguir construyendo la Navarra que queremos. En este tiempo hemos sido capaces de dialogar entre diferentes y llegar a acuerdos. Llega ahora el momento de afrontar las cuestiones claves que están encima de la mesa, desde la certeza de que hacerlo nos fortalecerá y nos ayudará a seguir dando pasos adelante con y por la ciudadanía navarra. Una de esas cuestiones es sin duda, el modelo de tren.

Hace unas pocas semanas el Ministro de Fomento, el señor De la Serna, anunciaba en la sesión de control del Congreso la licitación del tramo de Alta Velocidad entre Peralta y Olite, de un total de de 10,3 Km y un presupuesto de 43,2 millones de euros. Esta última semana conocíamos por la prensa la licitación, también, de 5 Km entre Villafranca y Olite por valor de 80 millones de euros. Decía el Ministro en aquella sesión, con un cierto regusto paternalista, que en Podemos no íbamos a estar contentos con este anuncio. Y no le faltaba razón. El huracán frenético de infraestructuras y Alta Velocidad en nuestro país ha dejado un reguero de sobrecostes, casos de corrupción -como el caso ADIF- y obras faraónicas que han tenido un impacto social y ambiental negativo. No hay más que recordar ese solitario tramo entre Villafranca y Castejón de apenas 15 Km, que va de ningún lado a ninguna parte.

Los sobrecostes han sido tan salvajes en algunos casos que, por ejemplo, en el AVE Alicante- Murcia se han superado en un 676% los costes inicialmente previstos. En otros casos, como en Navarra, tuvimos que adelantar el dinero hasta que Fomento quiso pagar su obra vía convenio. En Podemos Navarra no estamos dispuestos a dejarnos llevar por esta vorágine interesada. Cada día 2 millones de personas en nuestro país usan trenes de Cercanías o Regionales, frente a las 23.000 que usan los servicios de Alta Velocidad. Sin embargo, por cada euro invertido en la red convencional, se invierten cien euros en la red de Alta Velocidad. Completamente esquizofrénico si no fuese porque hay quién ha obtenido sustanciosos beneficios de este modelo de desarrollo de infraestructuras.

Seguir leyendo »

Cuando llegar el primero no es signo de victoria

Mucho se habla estos días de Borgen. Reconozco que yo también caí seducido por esa serie danesa de televisión. En ella, se relataba la política de ese país a través de la ficción. Sobre todo, me gustó ese estilo luterano de ejercer la política, sin boato ni parafernalia. La representación política como ejercicio de ciudadanía. Nada que ver con  “House of de Cards” que desprende poder por los cuatro costados.  Parece ser que Miquel  Iceta también ha visto la serie y se ha apuntado al episodio donde el tercer partido llega a gobernar por vetos de los partidos mayoritarios entre sí. A partir del jueves veremos si esa opción tiene algún recorrido.

Pero dejando la ficción televisiva a un lado,  merece la pena una reflexión política sobre cómo no siempre consigue el premio el que llega  primero. Cabe recordar que en los sistemas de tradición parlamentaria gobierna quien más apoyos tenga en el parlamento;  no quién más votos saque en las urnas. Es decir, la meta no se encuentra al final de  las urnas sino en el proceso político derivado de las  mismas. Por ejemplo, en Navarra gobierna el segundo partido, a mucha distancia del primero.

Como en alguna ocasión he comentado, el nuevo sistema político español se ha complejizado fruto de la aparición de nuevos agentes políticos. En la actualidad es casi impensable que un solo partido gobierne con mayoría absoluta. Algo que hasta en cuatro ocasiones ha ocurrido en el Gobierno de España después de la última dictadura. En Navarra, nunca. Pero a este factor de multiplicidad de los agentes políticos se le une otro más.  La polarización política  se acentúa fruto de una ciudadanía todavía enfadada por el anquilosamiento de las instituciones. Por ello, los viejos acuerdos entre los viejos partidos son poco probables; casi se entienden como traición. Esto no es Alemania.

Seguir leyendo »

Medalla de oro de Navarra, los problemas del decreto que lo regula

Uno de los perjuicios graves de la concesión de la Medalla de Oro de Navarra este año ha sido reeditar viejos debates que fuera de contexto son un arma arrojadiza. No en vano es peligroso adoptar en política un presentismo histórico que trata de preservar sólo una parte de la visión de una época para arrimar argumentos a debates del presente. Decir que Campión era racista y supremacista blanco y euskalduna en su época (quién habla del resto de premiados y digo premiados porque premiadas no hay apenas), es ignorar que mucha parte de la intelectualidad de Europa lo era, de una manera u otra.

Transcribir parte de una cita de Cánovas del Castillo causa sonrojo en la actualidad, por mencionar a algún político de otra tradición: «Los negros en Cuba son libres; pueden contratar compromisos, trabajar o no trabajar, y creo que la esclavitud era para ellos mucho mejor que esta libertad que sólo han aprovechado para no hacer nada y formar masas de desocupados. Todos quienes conocen a los negros os dirán que en Madagascar, en el Congo, como en Cuba son perezosos, salvajes, inclinados a actuar mal, y que es preciso conducirlos con autoridad y firmeza para obtener algo de ellos. Estos salvajes no tienen otro dueño que sus propios instintos, sus apetitos primitivos….”

Por tanto, no deberíamos estar haciendo una enmienda a la totalidad histórica a un personaje. Lo cual no significa por supuesto que comulguemos con él o con sus ideas. En su época también hubo gente que hizo lo correcto y que no defendía esas afirmaciones. Sin embargo, con un poco de mala fe y de partidismo, nadie saldría vivo (viva), de semejante escrutinio y menos con los criterios sociales de un futuro que a todas las personas se nos escapa en buena medida. Con todo este ruido político y mediático no faltará quien cuente partidarios y detractores de una medalla o de otra. Y así nos vamos entreteniendo.

Seguir leyendo »

Una sociedad intangible

Trabajadoras de una empresa coneservera.

El genial Antonio Gaudí fue atropellado por un tranvía que le causó la muerte. Fue tomado por un mendigo dado su aspecto y su vestimenta. Tras esos ropajes de pobreza se escondía una de las mentes más geniales del siglo pasado. Su talento no estaba revestido de adornos externos. Lo intangible, lo que no puede ser percibido físicamente, empieza a descollar en la nueva sociedad. Lo inmaterial despunta. El conocimiento, las patentes, las redes sociales, la marca, la reputación, la innovación...Todos ellos son conceptos en alza. La sociedad materialista va dejando paso a una sociedad menos tangible. Dos pueden ser las razones para ello. Por un lado, la nueva economía no se basa en la mano de obra sino en la cabeza para obrar. Por otro, la crisis nos ha hecho percibir que se puede vivir con menos; aunque el consumo es muy tentador.

En la actual economía, la clave ya no es producir sino aportar valor. La mercancía, el fetiche de la sociedad industrial, ya no es lo que era. Los productos son algo realmente fácil de crear; cada día son más asequibles si seguimos el criterio de utilidad. Un gran smartphone lo tienes por 100 euros; un coche con prestaciones adecuadas por 12.000 euros; cualquier ropa sin marcas la tienes por 50 euros... La clave de la competitividad ya no se aloja en producir más, sino en ser diferente. Por ello la publicidad, el sustrato ideológico del mercado, ya no nos trasmite el verbo poseer sino experimentar. Lo importante no es la compra sino la emoción. La robotización, la digitalización, el sistema de impresión 3D… está descubriéndonos una nueva economía. Vamos avanzando a una economía del talento. Que no quiere decir que sea más ecuánime que la anterior.

La clave para los sociólogos es percibir cómo será esa nueva sociedad fruto de fractura vivida. Barreiro en su libro la “Sociedad que Seremos” nos la vaticina como más inmaterial, más solidaria, más intangible. Bienvenido sea ese optimismo de la voluntad.

Seguir leyendo »

El nuevo sistema político, todavía sin fraguar

En los Grados en Ciencias Políticas posiblemente se incluya una materia llamada Segunda Transición Española. Entre otras cosas porque los politólogos fueron protagonistas y no analistas. Lo vivido políticamente en estos tres últimos años no es una mera anécdota. Es un verdadero capítulo que ha abierto una nueva etapa política, un nuevo sistema. La ciudadanía impugnó, de forma palmaria, el anterior sistema bipartidista. Parodiando a la Jurado, se les acabó el amor de tanto usarlo. Hemos  pasado de un bipartidismo con bisagra nacionalista a un cuadripartidismo con un nacionalismo enrocado en su territorio.

El nuevo sistema político es novel; no está asentado en sus parámetros y magnitudes principales. Incluso, algunos de los nuevos políticos muestran dosis de impericia.  Por lo tanto, no está fraguado y necesita tiempo en su sedimentación. Así, hay que contemplar las encuestas electorales con un cierto escepticismo. Los barómetros del CIS, el último en octubre, apenas asoman algunos rasgos relevantes. Quizás el que mayor interés suscita es el hecho de que las transferencias de votos se producen entre los mismos bloques políticos no de un bloque a otro. El eje estereotipado de derecha e izquierda se mantiene a través del tiempo. Pero la competencia electoral se produce dentro de cada espacio no entre los espacios. La competencia es interna no externa. Por ello, el PSOE y Unidos Podemos están en continua gresca. Por otro lado, en estos momentos, el PP pierde confianza en beneficio de Ciudadanos y el PSOE gana confianza en perjuicio de Podemos. Pero es pronto para apreciar si este vaivén tiene carácter de tendencia.

Hemos pasado de un bipartidismo con bisagra nacionalista a un cuadripartidismo con un nacionalismo enrocado en su territorio

Seguir leyendo »