eldiario.es

Menú

Ilegalidades y mentiras en el transporte sanitario…

Cada cierto tiempo salta a la palestra alguna noticia relacionada con el servicio de transporte sanitario, no precisamente para alabarlo. Éste esencial servicio representa un problema que ningún Gobierno ha sabido o ha querido solucionar. No crean ustedes que la problemática es nueva. Hace más de una década que el transporte sanitario revolotea por el Parlamento, en este caso afectando a dos departamentos, Salud e Interior, ambos competentes en materia de urgencias y emergencias.

El pasado viernes 14 de Noviembre, la Comisión de Salud del Parlamento de Navarra compuesta por parlamentarios de los diferentes grupos, visitó el Centro de Coordinación de Emergencias SOS Navarra 112, donde fueron recibidos entre otros cargos por el director gerente de la Agencia Navarra de Emergencias. Allí se les refirió lo “magnífico” que es nuestro modelo de gestión de emergencias, los “numerosos” recursos con los que la Comunidad Foral de Navarra cuenta y el “excelente” funcionamiento del sistema, salvo alguna puntual demora en los tiempos de respuesta en determinadas zonas. También se dio fe de que no hay problemas legales con la exigencia formativa de los intervinientes en el transporte sanitario; nada más lejos de la realidad.

Desde nuestro punto de vista, la situación es bien distinta: la Comunidad Foral de Navarra carece de un Servicio de transporte sanitario para urgencias y emergencias propiamente dicho; somos la única Comunidad Autónoma del Estado que carece de un órgano que planifique, coordine, dirija y controle el transporte sanitario. Lo que tenemos es un batiburrillo de intervinientes, un puzle donde hace tiempo que las piezas no encajan.

Seguir leyendo »

La sorpresa y el lado bueno de las cosas

La sorpresa es considerada como una de las emociones más básicas, la más breve de todas, está muy relacionada con la adaptación y la evolución. Se produce de forma súbita ante una situación novedosa o extraña y es bueno saber que desaparece con la misma rapidez con la que aparece. Desde el punto de vista político, fundamentalmente es una reacción a un suceso que se aparta del plan establecido.

Pues miren, exactamente eso, una gran sorpresa, es lo que generó el Navarrómetro en la sociedad navarra el viernes pasado ante la noticia que augura un vuelco histórico en las elecciones forales de 2015, con Podemos como primera fuerza política, seguida de EH Bildu, y con una UPN que se desploma y pierde más de la mitad de sus escaños. El sobresalto esperado del lunes (últimamente es muy buen día de pesca, recuerden Operación Púnica, abandono de Barcina....), con el registro de Alberto Catalán de su candidatura para encabezar la lista de UPN a las elecciones forales a última hora, no sabemos si disipó un tanto los flecos del impacto comentado o por el contrario se gestó por su culpa.

Pero no pendulemos, volvamos a nuestra encuesta, generó pronto las primeras declaraciones políticas, aunque la verdad, para lo que fue el notición, poca cosa. Los agraviados aludieron falta de cocción de la encuesta, simplicidad de la misma, incredulidad y otros argumentos digamos que adaptativos e incluso peregrinos. La actitud más nítida observada entre nuestros políticos ha sido precisa y curiosamente la propia represión de las emociones, han entendido que era social y políticamente necesaria cierta inhibición de las mismas para no afectar a la estructura y funcionamiento de sus grupos en este delicado momento.

Seguir leyendo »

¿Por cuánto tiempo podemos vivir en crisis?

La crisis representa lo nuevo que no acaba de nacer y lo viejo que no termina de morir. Un frase clásica que es ilustrativa para explicar los momentos en que vivimos. Estamos asistiendo al advenimiento de una nueva cultura social que podemos denominar como Sociedad Postcrisis. Tal como en su momento hubo Sociedad Postguerra o Sociedad Postindustrial. La crisis que padecemos, desde hace más de siete años, está transformando nuestros valores sociales, nuestra forma de pensar, nuestros estilos de vida, nuestra forma de vivir. No es coyuntura, es cambio de época. Los cambios están para quedarse.

Ha sido necesario que se produzca un fallo multiorgánico, en términos sociales, para darnos cuenta de que el modelo estaba agotado. Crisis Inmobiliaria, Crisis Financiera, Crisis de Deuda, Crisis de Consumo, Crisis de Empleo, Crisis de Cohesión Social, Crisis Institucional… Todas ellas, a mi modo de ver, tienen una madre común: Crisis de Valores.

Cuando aquello en lo que creemos no se corresponde con aquello que hacemos se produce una discordancia molesta que debe ser reducida cambiando de hábitos o pensando de otro modo. Cuanto antes demos por agotado el actual sistema cultural, de valores colectivos, que ha sostenido la fracasada etapa de crecimiento insostenible, mejor. Esta crisis de valores sociales, por lo tanto cultural, provoca desorientación a la mayoría social; es lo que definió Freud como el Malestar de la Cultura. Es hora de pensar en otra sociedad, en otra cultura social, en otros estilos de vida.

Seguir leyendo »

Las encuestas, un instrumento a dimensionar

Hace un par de meses, escribí un artículo sobre los motivos por los que se equivocaban últimamente tanto las encuestas. La publicada ayer por el Parlamento de Navarra es una prueba de la necesidad de dimensionar esos instrumentos sociológicos. Dicha encuesta dará que hablar. Sus resultados son tan sonoros que merecen guardarse en el bolsillo, hasta las elecciones del 24 de mayo,  a modo de apuesta, para ver qué grado de precisión tienen.

Hace ya muchos años que el Parlamento planteó realizar una encuesta general que pasó a denominarse Navarrómetro. No se trataba tanto de una encuesta de intención de voto sino más bien una encuesta sobre demandas ciudadanas y políticas públicas. La idea era que hubiera una prospección sociológica sobre la realidad social de Navarra. Han sido muchas las ediciones realizadas pero la polémica que ha levantado la actual es muy significativa. La actual encuesta atribuye un 60% de los electores a la suma de Podemos y Bildu. Al espacio de UPN-PP le atribuyen poco más del 18%,  cuando históricamente no baja del 40%. No voy a entrar en detalles técnicos; sólo he reflejado lo grueso.

La presente encuesta nos cuenta, más o menos, que la ciudadanía navarra, en un escaso tiempo, se ha transformado, se ha mutado, se ha metamorfoseado. Hemos cambiado radicalmente nuestra inteligencia colectiva, nuestra forma de pensar. De ser UPN la fuerza más votada a Podemos. Cierto es que estamos en momentos convulsos donde la ciudadanía presenta un alta temperatura ante los escenarios de desempleo, pobreza, corrupción… También es palpable como el sistema de partidos clásico presenta una alta vulnerabilidad. Todo ello hace que meter, en este escenario magmático, un termómetro suponga una alta imprecisión. Que el mercurio se dispare, que rompa el termómetro como así ha pasado.

Seguir leyendo »

Las izquierdas plurales debemos activar el cambio en Navarra

El cambio en Navarra es necesario para mejorar el grave deterioro social, que afecta a sectores importantes de la población, el paro, el empobrecimiento, las crecientes desigualdades sociales, el futuro incierto para las generaciones futuras y para las personas mayores en paro en puertas de la jubilación, la corrupción… Un cambio para mejorar la convivencia de identidades, para coadyuvar en las reformas necesarias de ámbito más general (social, de calidad democrática, anti-corrupción, federalizante y con criterio o procedimiento democrático para casos de secesión, decisión democrática sobre República o Monarquía, etcétera). Un cambio para poner fin al largo período (unos 20 años) de gobierno UPN.

Y, de modo destacado, es necesario un cambio para superar la actual situación en la sociedad navarra. De un lado, sufrimos el gobierno de una derecha que no da más de sí, agotada, sin capacidad de despertar esperanza para el futuro; buena prueba de ello es la reciente dimisión de Yolanda Barcina como cabeza de lista en UPN. Y de otro, unas izquierdas que no hemos sido capaces de articular una alternativa viable, ilusionante y sólida, si bien con responsabilidades muy diferentes entre unas y otras. La combinación de ambos hechos, si no se genera una alternativa, puede producir hastío, escepticismo, desesperanza en el futuro…

Este es el reto: superar la incapacidad mostrada por las izquierdas hasta la fecha para construir una alternativa a la derecha.

Seguir leyendo »

Lotería

Justo ahora que se acaba de conocer el estudio coordinado por la Birminghan City University del Reino Unido, que analiza la vulnerabilidad y la violencia en las mujeres, en el que participan expertos de la UPNA y que recoge además, entre otras conclusiones, que “cuanto más pobres son las personas atendidas más pobres son los recursos para atenderlas” aparece el nuevo anuncio de la Lotería. Como ya se pueden figurar es uno de los spots más codiciados por la publicidad española, el impacto ha sido notable, hasta en más de un telediario he visto referencias al mismo. Está claro que el mundo se mueve por emociones, de nada sirven los productos, las marcas o incluso las ideas si no se transmite algo más allá de lo puramente visual o ligado al concepto. Se ha demostrado que la repercusión es mayor si la respuesta emocional es activada, tiene muchas más posibilidades de que produzca resultados, en este caso concreto, de generar más recuerdo.

El efecto lacrimógeno del anuncio produce una sensación relajante, con un efecto sedante, que reduce transitoriamente el estrés, pero que no implica necesariamente una mejoría del estado de ánimo, sobre todo si usted está en el paro, si su negocio no funciona bien o si su hija se ha tenido que ir al extranjero a trabajar porque aquí no se le ofrece nada y no le digo si tiene a su cargo algún familiar con discapacidad o dependencia. Eso sí, si usted no quiere llorar para que no le vea el de al lado, sepa que la contención de lágrimas y su acumulación, conjugado con sus problemas cotidianos, le pueden crear una tensión física y psíquica que prolongue su malestar mucho más.

Toca hacernos tontos y trasladarnos, eso sí con muy buena puesta en escena, que de entre todos los riesgos a los que estamos expuestos socialmente, el más grave de todos es el de no comprar lotería

Seguir leyendo »

Delitos y faltas. Corrupción e imperativo moral

Aunque delito y falta no son lo mismo, ambos están contemplados en el Código Penal, que no entra a considerar, como es lógico, aspectos morales. El imperativo moral no tiene vinculaciones jurídicas como el legal, sino que hace referencia a la obligación que uno se autoimpone por una cuestión ética.

Cualquiera entiende que es la Justicia la que debe dictaminar si se ha cometido un acto delictivo. Y debe ser así, por mucho que pueda no compartirse el sentido de una sentencia. Ahora bien, en aquellos casos en los que los indicios de delito, por h o por b, no terminan en condena pese al convencimiento de que no se ha actuado bien, la sociedad debería poder exigir que aquellos comportamientos poco éticos tuvieran, al menos, consecuencias políticas o sociales.

La avalancha de noticias sobre corrupción nos ha hecho perder la capacidad de asombro y casi la de indignación. Es momento pues de hablar de moral, pues no todas las personas inmersas en estos procesos serán condenadas, como demuestra el carpetazo al asunto de las dietas de la CAN que, sin embargo, todavía colea. Otros recibirán un castigo ciertamente sui generis (véase la sospechosa, por no decir desvergonzada, concesión del tercer grado a Jaume Matas). Lo de Caja Navarra es casi una futilidad en comparación con la Operación Púnica, el caso Bankia, los cursos de formación de CCOO y UGT, los ERE de Andalucía, la mordida valenciana, Bárcenas, Gürtel, Urdangarín, la saga Pujol...por no hablar de las monagadas o la reciente redada contra la corrupción en siete autonomías. Decían Rato y Blesa que, total, con el dinero que ganaban, lo de las tarjetas opacas era calderilla. Para Rato, las black eran una "tradición", una "práctica consuetudinaria e institucionalizada". Todo es cierto: era poco dinero en relación con el pastizal que se levantaban y la corrupción está institucionalizada.

Seguir leyendo »

Susurrando

El día a día te lleva al ejercicio de sobreponerte en cada ocasión en que nos sentimos menospreciados, ignorados o incluso insultados. Las situaciones pueden producirse de cualquier manera y en cualquier lugar. La cantidad de agravio que sientas entra dentro de tu responsabilidad y de tu nivel de tolerancia, hay gente que cree que lo que ocurre no va con ellos y, por el contrario, otros son tremendamente reactivos.

Obviamente, es importante desde el punto de vista psicológico saber que todo lo que ocurra en nuestra vida cotidiana no va a suceder siempre como nosotros quisiéramos, ni tampoco como desearíamos, más bien al contrario, son pocas las ocasiones en que todo concuerda.

También es importante conocer que cuando alguien nos hace algo, realmente no se pronuncia pensando solamente en nosotros, más bien actúa por él, vive en sus propias circunstancias. Casi podríamos llegar a la conclusión de que cada uno vive una historia distinta a la nuestra, incluso aún cuando esta se desarrolla en el ámbito de lo más íntimo, en el de las distancias cortas, en el cuerpo a cuerpo.

Seguir leyendo »

La segunda vuelta

Hace unas semanas, en una entrevista, la candidata a la Presidencia del Gobierno de Navarra, María Chivite, conjeturaba sobre la posibilidad de que en los comicios autonómicos de mayo de 2015 se llegará a producir una segunda vuelta electoral. De producirse, sería una situación insólita en la historia democrática de Navarra. Esta previsión de escenario político tiene mucho que ver, por un lado, con la naturaleza y estructura de nuestro sistema político. Pero, por otro, con la efervescencia del mismo.

Qué duda cabe que Navarra es un país plural, no sólo en los términos clásicos de izquierda-derecha sino también en clave de identidad colectiva, de proyecto común. De este modo, a las diversas cuestiones sociales se les suman las diferentes cuestiones territoriales. Ante esta pluralidad política, contamos con una ley electoral muy proporcional que posibilita a las candidaturas acceder fácilmente al Parlamento de Navarra. Cámara amplia para el número de electores; Circunscripción Electoral única y escasa barrera electoral, del 3% de los votos válidos para el acceso al cómputo de escaños, son ingredientes que posibilitan esta proporcionalidad. Así pues, proporcionalidad y pluralidad derivan en una alta fragmentación política que, en esta ocasión, se verá acrecentada por el debilitamiento de la centralidad política. Hay que hacer notar que más de ocho partidos, propiamente o a través de coaliciones, pueden entrar en la próxima legislatura.

Alta fragmentación política en un marco de una intensa polarización; donde la ciudadanía clama un cambio político después de años en el poder por parte de un partido. Todo ello, hará muy difícil que se produzcan mayorías políticas. La cifra mágica es 26, los escaños precisos para dotar de mayoría al hemiciclo parlamentario. Para presidir el gobierno se necesita tener, en última instancia, más votos a favor que en contra. Es casi imposible que alguna candidatura obtenga ese aval; por lo que será necesario intentar pactar con otras fuerzas para obtener ese número de apoyos. Pero tampoco será fácil que mediante alianzas se llegue a la obtención de mayoría parlamentaria.

Seguir leyendo »

Inteligencia emocional del sobresalto

Bueno, pues ya tenemos otro sobresalto, según la ya famosa encuesta de Metroscopia de este fin de semana, la formación que lidera también ya Pablo Iglesias podría ser incluso la más votada, el PSOE parece frenar su deterioro y el PP se hundiría. A fin de cuentas, a uno esto le parece lógico, y hasta le tranquiliza porque, miren, si es que es un hecho cierto el que las cúpulas del PP en Valencia y Madrid están contaminadas por la corrupción, si en la trama Gürtel/Bárcenas hay un secretario general del PP implicado, tres tesoreros, si Rajoy no sabe de la financiación y caja B de su partido, si cuando entra en Génova y pasa por cuatro plantas financiadas ilegalmente no se da cuenta, si la campaña de Cospedal y las dudas sobre su financiación tampoco las conoce, si no pide disculpas por el nombramiento de Ana Mato y tampoco la cesa, si a pesar de la Operación Púnica resume todo diciendo que son pocas cosas, que esto no es generalizado, si después de todo ello sale bien en la foto, apaga y vayámonos. Menos mal, parecía que esto no llegaba nunca. La responsabilidad política, como leía los días pasados en un tuit, debe ser láica y no escuchar tanta solicitud de perdón.

Disfrutaba también, al hilo de la encuesta comentada, de un artículo de Antoni Gutiérrez Rubí donde explicaba con clarividencia cómo los partidos tradicionales debían asumir errores que habían propiciado esta sorprendente irrupción. A favor de Podemos le asignaba la gestión de las expectativas con inteligencia, con ambición, fundamentalmente la de las emociones y los retos. Pero aludía, sin quitarle méritos, que su imponente avance ha sido facilitado por los numerosos errores de los líderes políticos, fundamentalmente por haberlos minusvalorado. Indica el articulista que, cuando menos en el inicio, los partidos se mostraron incapaces para comprender este fenómeno político, que desplegaron una impropia conducta cargada de soberbia, se mostraron ignorantes para comprender e interpretar las necesidades que la sociedad les demandaba y se han mostrado torpes, prepotentes y displicentes para contrarrestar los argumentos y la estrategia de los portavoces de esta nueva formación.

Deben saber que, aunque las definiciones populares y tradicionales de inteligencia siempre han hecho hincapié en los aspectos cognitivos, en lo listo que eres, ya hace tiempo se reconoce la importancia de otros aspectos con un carácter más social, como la habilidad de comprender y motivar a otras personas, aunque esto no fue totalmente reconocido hasta que Gardner , en su libro Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica, no introdujo la idea diáfana de que los indicadores de inteligencia como el cociente intelectual no explicaban claramente el nivel intelectual porque no tenían en cuenta la inteligencia interpersonal, es decir la capacidad para comprenderse uno mismo, apreciar los sentimientos, temores y motivaciones propios. Pero la relevancia de las emociones en la estimación intelectual, esas que Podemos ha sabido gestionar de forma extraordinaria, ganó un verdadero impulso cuando en 1995, Daniel Goleman popularizó la Inteligencia emocional, con la publicación del libro con su mismo título.

Seguir leyendo »