eldiario.es

Menú

Entender y ejercer el autogobierno

Navarra vive momentos difíciles tanto en lo económico como en lo social y lo político. Eso es obvio porque lo estamos notando todos, de un modo u otro. Me centraré en estas líneas en la parte institucional porque la actualidad me lleva a hacer estas reflexiones.

Estas últimas semanas asistimos atónitos al conflicto en torno al IVA de Volkswagen. Que puede tener gravísimas consecuencias económicas para Navarra, desde luego, pero que también demuestra la falta de respeto del PP hacia esta comunidad y su Convenio, y la posición nada contundente de UPN para defender que Navarra cumple y que si alguien quiere que nuestro sistema quiebre habrá que ponerse muy serios institucionalmente. Porque el autogobierno está recogido en las leyes, lo amparan la Constitución y el Amejoramiento, y, por tanto, ni es un invento de los navarros, ni es un privilegio.

Son muy preocupantes las posiciones centralistas y uniformistas del Partido Popular, de las que podemos traer a colación más ejemplos. Como el episodio ocurrido en la Asamblea de Madrid, donde, a través de los votos del PP, se consideró que el Régimen Foral de Navarra debería desaparecer por ser un privilegio. El PP, a través de una institución democrática, propuso medidas políticas que van en contra de la ordenación territorial expresada en la Constitución Española. En ese marco de pensamiento popular no es de extrañar que, a día de hoy, el señor Montoro siga insistiendo en que Navarra tiene una deuda con el Estado. El PP no cree en Navarra como Comunidad Foral. Su concepto es el de una España uniforme y homogénea.

Seguir leyendo »

Lampedusa, un año después ¿qué esta pasando en la frontera?

Este mes ha sido el primer aniversario de la tragedia de Lampedusa, de la masacre de Lampedusa mejor dicho.

El 3 de octubre de 2013 murieron 368 personas intentando cruzar la frontera, intentando cruzar el Mediterráneo. Europa se conmocionó, sus dirigentes también, o al menos eso dijeron, y les dieron papeles a los muertos y muertas en el naufragio, a los y las supervivientes les expulsaron. Como si de un chiste macabro se tratase, los gobernantes, con la ley en la mano otorgaron el honor de la existencia a título póstumo a quienes que habían dejado de existir y borraron de un plumazo a quienes aún seguían ahí, recordándoles su miseria.

Ha pasado un año y nos preguntamos ¿qué está pasando en la frontera? ¿Han tomado medidas los dirigentes europeos para que tragedias como la de Lampedusa no se repitan, como nos prometieron?

Seguir leyendo »

Colocar la responsabilidad en el interior

Hablaba la semana pasada de la necesidad de desmontar etiquetas, fundamentalmente porque son una manera fácil, aunque seguramente superficial y en la mayoría de las ocasiones poco objetiva de clasificar a los políticos por igual. También porque adjudicarlas a los demás es renunciar a nuestra propia capacidad de percepción y de sentido crítico. Si nos acostumbramos a etiquetar, prolongamos una impresión estática de la clase política que no nos facilita observar su posible cambio y esperada mejora.

Pues nada, estando en estas, a la primera de cambio, sin tiempo para acomodarnos, sin posibilidad de fomentar el optimismo, surge la bofetada, aparece el escándalo de las tarjetas “opacas” en Caja Madrid y otras entidades financieras rescatadas. ¿Increíble?, no cierto.

A los políticos nadie les ha pedido que sean sabios, ni siquiera que no puedan cometer equivocaciones, lo que se les exige hoy es que sean decentes. Tanto deseo, tanta obsesión solo finalizará como decía Cervantes en que “pocas veces se cumpla con la
ambición que no sea con daño a terceros”, y en este caso, los terceros somos el conjunto de la ciudadanía. Cuidado. Pero, como dice Carlos Goñi liderando a Revolver en una de sus mejores canciones, “Es mejor caminar que parar y ponerse a temblar”, y por ello, vamos a seguir desmontando etiquetas, porque a pesar de que existan personas que desarrollan la política de forma lamentable, también entra dentro de lo posible que alguien lo haga bien, o simplemente mejor.

En todo caso, y para ello, existen varias condiciones, una de ellas necesaria aunque no suficiente, ubicar la responsabilidad en uno o en una misma, y no en los demás. Me explico. En los últimos días aparece la presidenta del Gobierno de Navarra acusando de “irresponsabilidad” a los grupos políticos de la oposición por rechazar su propuesta de reforma fiscal. Es decir, coloca la responsabilidad fuera de sí, en los demás. Pero no es la primera vez, comienza a ser costumbre, se torna demasiado habitual.

Si uno acude rápidamente a la hemeroteca, encuentra afirmaciones tales como las de junio de 2012, cuando para explicar la ruptura de Gobierno con el PSN, trasladó la responsabilidad al secretario general del mismo diciendo que “no fue capaz de asumir las responsabilidades que acarrea formar parte de un Gobierno", cuando se dirimía el escándalo CAN explicó que "cuando se interponen denuncias con fines políticos y se archivan, a quien hay que pedir responsabilidades políticas es a quien acusa con temeridad”, pero asimismo, cuando se celebró el primer pleno del Parlamento de Navarra en minoría, solicitaba a los grupos del mismo “que actúen con responsabilidad a la hora de las votaciones en el pleno del Legislativo”...

Obviamente, localizar la responsabilidad en los demás, no es una patente de corso únicamente de esta política, sino de muchos otros, pero quien ostenta la presidencia de un gobierno está bajo otra lupa, otra cualidad, creer que el resto del mundo es culpable de que no consiga sus objetivos, es un error tan común como desastroso, y quienes asumen los errores ya saben quienes son.

En los últimos días aparece la presidenta del Gobierno de Navarra acusando de “irresponsabilidad” a los grupos políticos de la oposición por rechazar su propuesta de reforma fiscal. Es decir, coloca la responsabilidad fuera de sí, en los demás. Pero no es la primera vez, comienza a ser costumbre, se torna demasiado habitual.



Por otra parte, nada hay más maduro y más tranquilizador que una persona responsable y capaz de asumir sus actos y las consecuencias de estos. Alguien capaz de decir “lo siento” o, en la otra cara de la moneda, “esto lo he conseguido yo con mucho esfuerzo” “me merezco esto porque me lo he trabajado”, será alguien que transmita madurez, sabiduría y, algo muy importante, calma. Parece no ser el caso.

Y no lo es porque no vale que, que cuando te interesa, sitúas la responsabilidad internamente, y cuando no, el “locus” es claramente externo. Por ejemplo, cuando para explicar el “jaleo” de las dietas percibidas en CAN dijo que “no eran solo por asistir, sino por la responsabilidad que asumía”. Como digo, no vale, suena demasiado al “me han suspendido vs he aprobado”. Siendo presidenta esto es más grave, situar la responsabilidad en un plano interno le permitiría, entiendo, ser más perseverante y obtener mejores resultados, aunque me temo que esto no importa demasiado y a uno le comienza a inquietar de forma consistente lo que decía Nelson Mandela en uno de sus mejores poemas, “Nuestro temor más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro temor más profundo es que seamos excesivamente poderosos”, en este caso, que sean.

Y en esto que comienzan las primarias del PSN, las cuales uno observa con expectación. La debilitación del partido socialista en Navarra, ha sido uno de los motivos que ha facilitado la errática gestión de gobierno, especialmente desde que comenzó la crisis. Condicionado por la asunción de las responsabilidades de forma externa por parte del ámbito federal ­ fundamentalmente desde el 'agostazo' de 2007­ uno entiende, tal y como se explica en la jerga del desarrollo personal, que la organización ha sufrido algo parecido al síndrome de Solomon, dando la impresión de no poder tomar o evitar decisiones para sobresalir, destacar o brillar.

Puede ser el primer paso para superarlo todo, las primarias aseguran calidad no solo política, sino democrática, pero son también una ocasión para construir por dentro, para fortalecerse, puede ser el momento de comenzar a admirar y aprender de las cualidades y las fortalezas que le permitieron influir socialmente en el pasado. Seguro que ambas candidatas posibilitaran lo mejor de sí mismas a su partido y a la sociedad, la asunción de madurez y responsabilidad al presentarse así lo anuncia.

Como decía Albert Ellis, el creador de la terapia racional emotiva, “los mejores años de tu vida son aquellos en los cuales decides que tus problemas son solamente tuyos. Entonces no culparás a nadie, te darás cuenta que tú controlas tu propio destino”.

Seguir leyendo »

Privatiza, que algo queda

El economista Juan Ramón Rallo publicaba recientemente un artículo titulado 'Educación española: cara y mala', que pretendo rebatir, admitiendo coincidencias puntuales con alguna de sus reflexiones.

Comenzaré mostrando mi conformidad con algo que afirmaba en su exposición: "La formación enriquece social y humanamente". Más discutible es que su objetivo sea el "acceso a ocupaciones de mayor calidad y más altamente remuneradas", porque el concepto "ocupación de calidad" puede interpretarse de muchas maneras, y no siempre (o no solo) desde el punto de vista salarial.

También es cuestionable la apreciación de que quienes, como yo mismo, pensamos que el Estado debe gestionar los servicios públicos, lo hacemos porque hemos sido engañados; peor aún, hemos querido "autoengañarnos". Un "engaño colectivo", afirmaba Rallo, "que será devastador para nuestra prosperidad". Metidos en esta dinámica, podríamos alegar que también hay mucho de engaño en la estrategia permanente de descrédito de lo público, en la insistencia en asignar en exclusiva a la función pública la corrupción, la ineficacia, la rutina o la burocracia, reservando el servicio diligente, limpio y dinámico para la empresa privada. Admitiendo esto, con la ayuda de unos cuantos recortes (perdón, ajustes) y los innegables disparates cometidos, no por los empleados públicos sino por los políticos, asesores y hacedores de leyes infaustas (el ejemplo de la enseñanza es tristemente paradigmático), ya tenemos la conclusión: hay que privatizar (perdón, externalizar).

Gastando estrictamente lo necesario, el sistema público no tendría que ser "caro". Y recurriendo al sentido común y al criterio de los profesores, en lugar de a las pseudoteorías de los pseudoexpertos educativos, tampoco tendría que ser "malo"

Pero este razonamiento es falaz porque compara una mala gestión pública con una buena gestión privada. Si queremos comparar, comparemos buenas gestiones públicas y buenas gestiones privadas y que la comparación nos proporcione herramientas de mejora, siempre teniendo en cuenta que un servicio público, al contrario que uno privado, no puede basarse en la obtención de beneficios económicos, sino en su función social, aunque sí debemos exigir que el dinero destinado a educación está bien distribuido y redunde en la mejora del servicio, evitando el derroche (como en cualquier empresa privada, supongo). Porque el problema fundamental de la enseñanza en España no es la falta de inversión, sino la mala inversión (y el error de concepto, claro está, pero no es momento de hablar de ello). Gastando estrictamente lo necesario, el sistema público no tendría que ser "caro". Y recurriendo al sentido común y al criterio de los profesores, en lugar de a las pseudoteorías de los pseudoexpertos educativos, tampoco tendría que ser "malo".

"La educación pública es cara, pero ¿al menos es buena? Tampoco", aseguraba Rallo. Ya he dicho que no creo que un sistema educativo deba evaluarse en función del coste económico pero, además, vincular la eficiencia del sistema con la "empleabilidad" y la consecución de un buen sueldo supone, a mi juicio, una simplificación de lo que debe ambicionar la educación pública: la formación intelectual y humana de los futuros ciudadanos, junto con la inspiración de valores (espíritu crítico, sensibilidad artística, amor por el conocimiento...) que no tienen por qué estar relacionados con la "productividad". Y, muy en la línea lomciana, Juan Ramón Rallo reclamaba una educación que no sea "cara" y que sí sea "útil". Peligroso concepto este de la utilidad. ¿Útil para qué? ¿Útil para quién?

He dejado para el final mis discrepancias más profundas (una ya ha aparecido) con las tesis de Juan Ramón Rallo. Comparando (nuevamente) dos opciones que no son comparables (la "entrega de nuestro dinero a unos burócratas que lo gestionarán en su propio beneficio" -no contempla, por lo visto, la posibilidad de que nuestro dinero se gestione bien, ni de que se establezcan mecanismos para que esto sea así- y la "conversión" de "padres y estudiantes en los protagonistas de su propia educación en un entorno de competencia e innovación de modelos de enseñanza" -en esto sí confía ciegamente-). Por una parte, los profesores ya conocemos cómo las gastan los "innovadores pedagógicos". Por otra, colocar al estudiante en el centro del sistema (el alumno es el sujeto, destinatario y beneficiario, pero nunca el objeto) es un grave error. Esta posición le perjudica a él y al propio ejercicio de la docencia. Que sean los padres los protagonistas ya ni me lo planteo. Es algo que a nadie se le ocurriría si, en lugar de educación, estuviéramos hablando de sanidad.

Seguir leyendo »

La Roncesvalles-Zubiri, ejemplo de organización

El próximo domingo, día 5, tendrá lugar la IX edición de la Media Maratón Roncesvalles-Zubiri.

A lo largo de estos ocho años, esta carrera que rompió moldes en su primera edición, en 2006, se ha ido asentando año tras año en el calendario no solo navarro sino nacional por la calidad de su organización y por las atenciones que dan a todos los participantes.

Por eso cada año superan su propio récord, pues el primer año cubrieron las inscripciones un mes antes de la carrera (entonces solo admitieron 500) y el segundo ampliaron a 750 y una semana antes ya las tenían. Este año, en tan solo 19 minutos se cubrieron las 1.000 plazas previstas y la organización sorteó otras 200 más entre todos los que quedaron en lista de espera, con lo cual también se batió el récord de participación.

Seguir leyendo »

Desmontando etiquetas

La leyenda acuñada por el maravilloso Germán Coppini en el año 83 … “Malos tiempos para la lírica”…, se podría adjudicar hoy más que a la poesía (que no obstante con el IVA cultural se sale vamos…), mejor a la política, sobre todo ahora que los movimientos ciudadanos han creado sus plataformas, que surgen nuevos partidos que legítimamente piden una nueva revolución democrática y que revindican, de forma sólida, una transformación de las instituciones públicas.

Se siente con toda la fuerza, tal y como cantaba también en ese mismo año el entrañable Joan Manuel Serrat que …” Entre esos tipos y yo hay algo personal”… El desprestigio de los políticos actuales se está convirtiendo en ya todo un clásico, comienza a generalizarse y a no convertirse en algo exclusivo de quien haya tenido poder para tener, sino que se ha extendido también a todos aquellos que durante este tiempo vivieron del crédito de sus palabras más que de dar crédito a las mismas, ya vale.

El estilo de vida de los políticos en los últimos años, su rutina, la escasez de alerta, la alta tasa de gregarismo a los aparatos, el bajo nivel de implicación, de emoción, de tesón, su relajación, ha desplazado, poco a poco a la ideología y a los ciudadanos, convirtiendo a la primera en una mera retórica facilona, y a los segundos en espectadores de excepción que votan cada cuatro años.

Seguir leyendo »

¿Se puede vivir informadamente sin leer el periódico?

En mi anterior vida política, ante impactos negativos de prensa, solía expresar, para consolarme: "No hay nada más viejo que el periódico de ayer". En estos momentos, la pregunta a formular es: El periódico de hoy, ¿es viejo?

Navarra, junto con el País Vasco, han sido los dos territorios de España donde más periódicos se leían y todavía esa sana costumbre permanece. Por ejemplo, la capacidad de penetración de uno de ellos, el Diario de Navarra, alcanzó el 70% del total de la población navarra. Se llegó a afirmar que lo que no se publicaba en ese periódico, no existía. En la actualidad, se mantiene un alto de lectura de la prensa escrita; pero los tiempos están cambiando. La prensa vegetal, la de papel, da paso a otros medios, a otras formas, de comunicación. Es recomendable leer el periódico, pero ya no es imprescindible si se quiere estar informado. La prensa papel que tanto poder tuvo en Navarra está siendo relegada y puede entrar en una decadencia no retornable.

Hace menos de un año, realicé un estudio demoscópico en el que me interesé sobre cuál era el medio habitual y preferente a través del que se informaban la ciudadanía navarra. Se trataba de que dijeran el preferido por ellos para informarse habitualmente. La televisión ocupó el primer lugar, un 34% de los navarros mayores de edad lo eligieron como medio preferido para informarse habitualmente. Hay que significar que la información televisiva es más visual y menos editorial; crea menos opinión; es menos influyente. La prensa escrita era el segundo medio preferido, para casi uno de cada tres encuestados su medio de comunicación preferido era el periódico. La radio le seguía en preferencia a la prensa.

Seguir leyendo »

Recortes deportivos

Corren tiempos difíciles a nivel económico para el deporte en general y el navarro en particular, de eso no cabe duda.

No es algo nuevo, desgraciadamente el deporte, a la hora del reparto económico, siempre ha sido el patito feo para todos los políticos, (sálvese el que pueda) que, sin embargo, tradicionalmente lo han utilizado para su promoción personal.

Porque una cosa es dotar de recursos insuficientes los presupuestos generales dedicados al deporte y otra bien distinta renunciar a las tremendas posibilidades que el deporte proporciona para la imagen pública de cualquier político que ocupe un cargo de responsabilidad y de nivel en éste área.

Seguir leyendo »

Aceptar la realidad sin resignarse

Aunque uno no se reconoce para nada ni en tendencias moralistas o estoicas, me sorprendió una frase del ínclito Séneca en la que indicaba que ...” la sabiduría residía en saber distinguir correctamente dónde podemos modelar la realidad para ajustarla a nuestros deseos y donde debemos aceptar, con tranquilidad, lo inalterable”..., o sea, lo que es.

Y esto me hizo pensar que no es posible cambiar los hechos, está claro, pero sí la manera en que nos relacionamos con ellos. Y en eso estamos, en intentar cambiar nuestras maneras de acción, en aceptar la realidad pero obviamente en no resignarse, algo prácticamente imposible con la que está cayendo en la Comunidad Foral de Navarra.

Podríamos comenzar por las derivas en el Departamento de Salud (espero que finalmente se acierte en el casting de director o directora gerente) pero no se quedan atrás las del Departamento de Educación, a uno le llama la atención cómo se las arreglan para, año tras año, comenzar el curso académico con intensa polémica. ¿Resignación? La verdad, cuesta.

El impulso del polémico PAI, cuestión que aunque uno entiende es una decisión estricta y legitimamente política, no comprende por qué no se hacer mejor, o mejor dicho, porqué se hace tan mal.

Seguramente por ello el equipo del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra que se encargaba de esto haya dejado sus puestos de responsabilidad en uno de los servicios estrella hasta el momento. Si algo nos hace transformadores es la posibilidad de de cambiar las cosas, evidentemente no soportarlas.

Pero parece que no se puede cambiar nada si antes no aceptamos la realidad, lo que ocurre es que en esta ocasión es complicado aceptarla, cuando todavía no se ha publicado un solo dato respecto a sus supuestos logros, o cuando parece que la cantidad y la calidad de la exposición al inglés no es la adecuada para su aprendizaje más efectivo, tampoco si no se explica como conjugar que el PAI sea una 'autopista' educativa para todos y sin embargo no sea un 'carril bici' para los alumnos con necesidades, y si no se entiende bien 'eso' de la autonomía de los centros, amén de que quedan dudas sobre que ocurrirá con las plantillas de los mismos.

Quizás es que se tiene mucha prisa y lo que podía ser un buen proyecto se está convirtiendo en todo lo contrario y quizás esa premura es la que hace que a todos los que nos mostramos críticos con la forma de implantar el programa se nos tilde partidarios de determinada formación política, mostrándose alguno además incapaz de aceptar el hecho de que no es así.

Dice Jorge Bucay que ...” el único temor que me gustaría que sintieras frente a un cambio es el de ser incapaz de cambiar con él”. Cualquier decisión relevante produce al compartirla un gran impresión, si esta comunicación se produce sin previos, sin acuerdos, con excesiva autocracia, las posibilidades de que se generen problemas son inevitables.

Pero aún hay mas, cuesta resignarse cuando nos enteramos que la desvinculación de algunos centros concertados (financiados con fondos públicos) del pacto de escolarización del año 2011 en Tudela, ha sido detonante suficiente para que el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra haya derogado la Resolución que arbitraba la Comisión de Escolarización de la ciudad, quizás para solucionar algún problema de plazas en alguno de ellos.

Sólo a los más acérrimos y fieles a Harold Ramis y Bill Murray en El Día de la Marmota no les sorprenderá que esto se haya hecho precisamente cuando en este curso se ha cerrado un colegio público (Virgen de la Cabeza) en la ciudad y ya estuvo a punto de cerrarse otro en 1996, igual que ahora por la excesiva concentración de alumnos en situación económica y cultural desfavorecida.

Se enarbola ahora la bandera del derecho a la libertad de elección de centro para impedir a la Comisión Local la razón de equilibrar y distribuir el alumnado con dificultades, máxime cuando precisamente esta semana, un estudio de la UPNA revelaba que la tasa de pobreza en la Ribera dobla la de Pamplona y quintuplica a la del Pirineo.

Seguir leyendo »

Inclusión de la prostitución en el Producto Interior Bruto: ¿hacia la normalización de la explotación sexual?

Muchas veces se denomina a la prostitución como 'el oficio más  viejo del mundo' y esta denominación parece, de alguna manera, justificar el que la prostitución haya existido, exista y tenga que existir en el futuro. Sin embargo, sabiendo que la prostitución es un hecho real y que las personas que están en situación de prostitución son personas reales, desde Médicos del Mundo consideramos que hay otras formas de abordar el tema, y que la prostitución no es el oficio más antiguo del mundo sino una de las más antiguas formas de violencia y de desigualdad de género, basada en el rol tradicional de sumisión sexual de las mujeres y en el de la explotación de las personas más débiles por las más poderosas. 

La prostitución es una situación en la que una persona, normalmente una mujer, incluso niñas, se ve obligada a prestar a  otras personas, siempre hombres, determinados servicios sexuales a cambio de dinero u otras contraprestaciones. Esta situación de dependencia conlleva una clara vulneración de los derechos humanos en cuanto que es una relación que somete a usufructo temporal el cuerpo y la voluntad de la persona prostituida y provoca servidumbre. 

En Médicos del Mundo trabajamos con personas en situación de prostitución y constatamos los efectos que el ejercicio de esta tiene sobre la salud, tanto física como mental, de las personas. Estas consecuencias son las mismas que sufren las personas sometidas a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes. 

Seguir leyendo »