eldiario.es

Menú

Privatiza, que algo queda

El economista Juan Ramón Rallo publicaba recientemente un artículo titulado 'Educación española: cara y mala', que pretendo rebatir, admitiendo coincidencias puntuales con alguna de sus reflexiones.

Comenzaré mostrando mi conformidad con algo que afirmaba en su exposición: "La formación enriquece social y humanamente". Más discutible es que su objetivo sea el "acceso a ocupaciones de mayor calidad y más altamente remuneradas", porque el concepto "ocupación de calidad" puede interpretarse de muchas maneras, y no siempre (o no solo) desde el punto de vista salarial.

También es cuestionable la apreciación de que quienes, como yo mismo, pensamos que el Estado debe gestionar los servicios públicos, lo hacemos porque hemos sido engañados; peor aún, hemos querido "autoengañarnos". Un "engaño colectivo", afirmaba Rallo, "que será devastador para nuestra prosperidad". Metidos en esta dinámica, podríamos alegar que también hay mucho de engaño en la estrategia permanente de descrédito de lo público, en la insistencia en asignar en exclusiva a la función pública la corrupción, la ineficacia, la rutina o la burocracia, reservando el servicio diligente, limpio y dinámico para la empresa privada. Admitiendo esto, con la ayuda de unos cuantos recortes (perdón, ajustes) y los innegables disparates cometidos, no por los empleados públicos sino por los políticos, asesores y hacedores de leyes infaustas (el ejemplo de la enseñanza es tristemente paradigmático), ya tenemos la conclusión: hay que privatizar (perdón, externalizar).

Gastando estrictamente lo necesario, el sistema público no tendría que ser "caro". Y recurriendo al sentido común y al criterio de los profesores, en lugar de a las pseudoteorías de los pseudoexpertos educativos, tampoco tendría que ser "malo"

Pero este razonamiento es falaz porque compara una mala gestión pública con una buena gestión privada. Si queremos comparar, comparemos buenas gestiones públicas y buenas gestiones privadas y que la comparación nos proporcione herramientas de mejora, siempre teniendo en cuenta que un servicio público, al contrario que uno privado, no puede basarse en la obtención de beneficios económicos, sino en su función social, aunque sí debemos exigir que el dinero destinado a educación está bien distribuido y redunde en la mejora del servicio, evitando el derroche (como en cualquier empresa privada, supongo). Porque el problema fundamental de la enseñanza en España no es la falta de inversión, sino la mala inversión (y el error de concepto, claro está, pero no es momento de hablar de ello). Gastando estrictamente lo necesario, el sistema público no tendría que ser "caro". Y recurriendo al sentido común y al criterio de los profesores, en lugar de a las pseudoteorías de los pseudoexpertos educativos, tampoco tendría que ser "malo".

"La educación pública es cara, pero ¿al menos es buena? Tampoco", aseguraba Rallo. Ya he dicho que no creo que un sistema educativo deba evaluarse en función del coste económico pero, además, vincular la eficiencia del sistema con la "empleabilidad" y la consecución de un buen sueldo supone, a mi juicio, una simplificación de lo que debe ambicionar la educación pública: la formación intelectual y humana de los futuros ciudadanos, junto con la inspiración de valores (espíritu crítico, sensibilidad artística, amor por el conocimiento...) que no tienen por qué estar relacionados con la "productividad". Y, muy en la línea lomciana, Juan Ramón Rallo reclamaba una educación que no sea "cara" y que sí sea "útil". Peligroso concepto este de la utilidad. ¿Útil para qué? ¿Útil para quién?

He dejado para el final mis discrepancias más profundas (una ya ha aparecido) con las tesis de Juan Ramón Rallo. Comparando (nuevamente) dos opciones que no son comparables (la "entrega de nuestro dinero a unos burócratas que lo gestionarán en su propio beneficio" -no contempla, por lo visto, la posibilidad de que nuestro dinero se gestione bien, ni de que se establezcan mecanismos para que esto sea así- y la "conversión" de "padres y estudiantes en los protagonistas de su propia educación en un entorno de competencia e innovación de modelos de enseñanza" -en esto sí confía ciegamente-). Por una parte, los profesores ya conocemos cómo las gastan los "innovadores pedagógicos". Por otra, colocar al estudiante en el centro del sistema (el alumno es el sujeto, destinatario y beneficiario, pero nunca el objeto) es un grave error. Esta posición le perjudica a él y al propio ejercicio de la docencia. Que sean los padres los protagonistas ya ni me lo planteo. Es algo que a nadie se le ocurriría si, en lugar de educación, estuviéramos hablando de sanidad.

Seguir leyendo »

La Roncesvalles-Zubiri, ejemplo de organización

El próximo domingo, día 5, tendrá lugar la IX edición de la Media Maratón Roncesvalles-Zubiri.

A lo largo de estos ocho años, esta carrera que rompió moldes en su primera edición, en 2006, se ha ido asentando año tras año en el calendario no solo navarro sino nacional por la calidad de su organización y por las atenciones que dan a todos los participantes.

Por eso cada año superan su propio récord, pues el primer año cubrieron las inscripciones un mes antes de la carrera (entonces solo admitieron 500) y el segundo ampliaron a 750 y una semana antes ya las tenían. Este año, en tan solo 19 minutos se cubrieron las 1.000 plazas previstas y la organización sorteó otras 200 más entre todos los que quedaron en lista de espera, con lo cual también se batió el récord de participación.

Seguir leyendo »

Desmontando etiquetas

La leyenda acuñada por el maravilloso Germán Coppini en el año 83 … “Malos tiempos para la lírica”…, se podría adjudicar hoy más que a la poesía (que no obstante con el IVA cultural se sale vamos…), mejor a la política, sobre todo ahora que los movimientos ciudadanos han creado sus plataformas, que surgen nuevos partidos que legítimamente piden una nueva revolución democrática y que revindican, de forma sólida, una transformación de las instituciones públicas.

Se siente con toda la fuerza, tal y como cantaba también en ese mismo año el entrañable Joan Manuel Serrat que …” Entre esos tipos y yo hay algo personal”… El desprestigio de los políticos actuales se está convirtiendo en ya todo un clásico, comienza a generalizarse y a no convertirse en algo exclusivo de quien haya tenido poder para tener, sino que se ha extendido también a todos aquellos que durante este tiempo vivieron del crédito de sus palabras más que de dar crédito a las mismas, ya vale.

El estilo de vida de los políticos en los últimos años, su rutina, la escasez de alerta, la alta tasa de gregarismo a los aparatos, el bajo nivel de implicación, de emoción, de tesón, su relajación, ha desplazado, poco a poco a la ideología y a los ciudadanos, convirtiendo a la primera en una mera retórica facilona, y a los segundos en espectadores de excepción que votan cada cuatro años.

Seguir leyendo »

¿Se puede vivir informadamente sin leer el periódico?

En mi anterior vida política, ante impactos negativos de prensa, solía expresar, para consolarme: "No hay nada más viejo que el periódico de ayer". En estos momentos, la pregunta a formular es: El periódico de hoy, ¿es viejo?

Navarra, junto con el País Vasco, han sido los dos territorios de España donde más periódicos se leían y todavía esa sana costumbre permanece. Por ejemplo, la capacidad de penetración de uno de ellos, el Diario de Navarra, alcanzó el 70% del total de la población navarra. Se llegó a afirmar que lo que no se publicaba en ese periódico, no existía. En la actualidad, se mantiene un alto de lectura de la prensa escrita; pero los tiempos están cambiando. La prensa vegetal, la de papel, da paso a otros medios, a otras formas, de comunicación. Es recomendable leer el periódico, pero ya no es imprescindible si se quiere estar informado. La prensa papel que tanto poder tuvo en Navarra está siendo relegada y puede entrar en una decadencia no retornable.

Hace menos de un año, realicé un estudio demoscópico en el que me interesé sobre cuál era el medio habitual y preferente a través del que se informaban la ciudadanía navarra. Se trataba de que dijeran el preferido por ellos para informarse habitualmente. La televisión ocupó el primer lugar, un 34% de los navarros mayores de edad lo eligieron como medio preferido para informarse habitualmente. Hay que significar que la información televisiva es más visual y menos editorial; crea menos opinión; es menos influyente. La prensa escrita era el segundo medio preferido, para casi uno de cada tres encuestados su medio de comunicación preferido era el periódico. La radio le seguía en preferencia a la prensa.

Seguir leyendo »

Recortes deportivos

Corren tiempos difíciles a nivel económico para el deporte en general y el navarro en particular, de eso no cabe duda.

No es algo nuevo, desgraciadamente el deporte, a la hora del reparto económico, siempre ha sido el patito feo para todos los políticos, (sálvese el que pueda) que, sin embargo, tradicionalmente lo han utilizado para su promoción personal.

Porque una cosa es dotar de recursos insuficientes los presupuestos generales dedicados al deporte y otra bien distinta renunciar a las tremendas posibilidades que el deporte proporciona para la imagen pública de cualquier político que ocupe un cargo de responsabilidad y de nivel en éste área.

Seguir leyendo »

Aceptar la realidad sin resignarse

Aunque uno no se reconoce para nada ni en tendencias moralistas o estoicas, me sorprendió una frase del ínclito Séneca en la que indicaba que ...” la sabiduría residía en saber distinguir correctamente dónde podemos modelar la realidad para ajustarla a nuestros deseos y donde debemos aceptar, con tranquilidad, lo inalterable”..., o sea, lo que es.

Y esto me hizo pensar que no es posible cambiar los hechos, está claro, pero sí la manera en que nos relacionamos con ellos. Y en eso estamos, en intentar cambiar nuestras maneras de acción, en aceptar la realidad pero obviamente en no resignarse, algo prácticamente imposible con la que está cayendo en la Comunidad Foral de Navarra.

Podríamos comenzar por las derivas en el Departamento de Salud (espero que finalmente se acierte en el casting de director o directora gerente) pero no se quedan atrás las del Departamento de Educación, a uno le llama la atención cómo se las arreglan para, año tras año, comenzar el curso académico con intensa polémica. ¿Resignación? La verdad, cuesta.

El impulso del polémico PAI, cuestión que aunque uno entiende es una decisión estricta y legitimamente política, no comprende por qué no se hacer mejor, o mejor dicho, porqué se hace tan mal.

Seguramente por ello el equipo del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra que se encargaba de esto haya dejado sus puestos de responsabilidad en uno de los servicios estrella hasta el momento. Si algo nos hace transformadores es la posibilidad de de cambiar las cosas, evidentemente no soportarlas.

Pero parece que no se puede cambiar nada si antes no aceptamos la realidad, lo que ocurre es que en esta ocasión es complicado aceptarla, cuando todavía no se ha publicado un solo dato respecto a sus supuestos logros, o cuando parece que la cantidad y la calidad de la exposición al inglés no es la adecuada para su aprendizaje más efectivo, tampoco si no se explica como conjugar que el PAI sea una 'autopista' educativa para todos y sin embargo no sea un 'carril bici' para los alumnos con necesidades, y si no se entiende bien 'eso' de la autonomía de los centros, amén de que quedan dudas sobre que ocurrirá con las plantillas de los mismos.

Quizás es que se tiene mucha prisa y lo que podía ser un buen proyecto se está convirtiendo en todo lo contrario y quizás esa premura es la que hace que a todos los que nos mostramos críticos con la forma de implantar el programa se nos tilde partidarios de determinada formación política, mostrándose alguno además incapaz de aceptar el hecho de que no es así.

Dice Jorge Bucay que ...” el único temor que me gustaría que sintieras frente a un cambio es el de ser incapaz de cambiar con él”. Cualquier decisión relevante produce al compartirla un gran impresión, si esta comunicación se produce sin previos, sin acuerdos, con excesiva autocracia, las posibilidades de que se generen problemas son inevitables.

Pero aún hay mas, cuesta resignarse cuando nos enteramos que la desvinculación de algunos centros concertados (financiados con fondos públicos) del pacto de escolarización del año 2011 en Tudela, ha sido detonante suficiente para que el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra haya derogado la Resolución que arbitraba la Comisión de Escolarización de la ciudad, quizás para solucionar algún problema de plazas en alguno de ellos.

Sólo a los más acérrimos y fieles a Harold Ramis y Bill Murray en El Día de la Marmota no les sorprenderá que esto se haya hecho precisamente cuando en este curso se ha cerrado un colegio público (Virgen de la Cabeza) en la ciudad y ya estuvo a punto de cerrarse otro en 1996, igual que ahora por la excesiva concentración de alumnos en situación económica y cultural desfavorecida.

Se enarbola ahora la bandera del derecho a la libertad de elección de centro para impedir a la Comisión Local la razón de equilibrar y distribuir el alumnado con dificultades, máxime cuando precisamente esta semana, un estudio de la UPNA revelaba que la tasa de pobreza en la Ribera dobla la de Pamplona y quintuplica a la del Pirineo.

Seguir leyendo »

Inclusión de la prostitución en el Producto Interior Bruto: ¿hacia la normalización de la explotación sexual?

Muchas veces se denomina a la prostitución como 'el oficio más  viejo del mundo' y esta denominación parece, de alguna manera, justificar el que la prostitución haya existido, exista y tenga que existir en el futuro. Sin embargo, sabiendo que la prostitución es un hecho real y que las personas que están en situación de prostitución son personas reales, desde Médicos del Mundo consideramos que hay otras formas de abordar el tema, y que la prostitución no es el oficio más antiguo del mundo sino una de las más antiguas formas de violencia y de desigualdad de género, basada en el rol tradicional de sumisión sexual de las mujeres y en el de la explotación de las personas más débiles por las más poderosas. 

La prostitución es una situación en la que una persona, normalmente una mujer, incluso niñas, se ve obligada a prestar a  otras personas, siempre hombres, determinados servicios sexuales a cambio de dinero u otras contraprestaciones. Esta situación de dependencia conlleva una clara vulneración de los derechos humanos en cuanto que es una relación que somete a usufructo temporal el cuerpo y la voluntad de la persona prostituida y provoca servidumbre. 

En Médicos del Mundo trabajamos con personas en situación de prostitución y constatamos los efectos que el ejercicio de esta tiene sobre la salud, tanto física como mental, de las personas. Estas consecuencias son las mismas que sufren las personas sometidas a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes. 

Seguir leyendo »

Una.. y mil esculturas a la memoria de cada republicana represaliada

«Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia». Es una frase de Litto Nebbia, músico argentino, exiliado de la dictadura de su país.

Que la historia la escriben quienes ganan y que, además, la historia presta mucha más atención a los hombres son la doble razón por la que la memoria histórica de lo acontecido a las mujeres republicanas, durante la guerra, durante el franquismo y también durante la democracia esté tan necesitada de conocimiento y de reconocimiento hoy en día.

No es casual que haya sido en Sartaguda donde los esfuerzos de la memoria histórica han cristalizado especialmente en ese Parque de la Memoria que es ya un hito de nuestra geografía, sobre todo de nuestra geografía humana.

Seguir leyendo »

Jaque a Navarra

La Agencia Tributaria del Estado ha interpuesto una reclamación a Navarra de 1.513 millones de euros mediante un recurso Contencioso-Administrativo ante el Tribunal Supremo. Este nuevo ataque del centralismo constituye un verdadero jaque a Navarra. La viabilidad y línea de flotación económica de la autonomía de Navarra no puede dar respuesta a este nuevo ataque.

El sistema foral, y específicamente el Convenio Económico, siempre atacado junto con el Concierto Vasco, están siendo objeto de un verdadero fuego de artillería dialéctica del centralismo. Cualquier fuerza política o político celtibérico que ande con problemas acostumbra a arremeter contra el sistema de convenio-concierto y no ha habido actitud política conjunta de respuesta. El 26-06-2014, el Tribunal Constitucional dictó nada menos que dos sentencias, prosiguiendo y casi culminando el desmontaje de los derechos históricos de Navarra en materia fiscal y de función pública. La semana pasada la Asamblea de Madrid se descolgó con un acuerdo contra el convenio y concierto, del que no se han retractado. Esta semana ha llegado el Contencioso-Administrativo ante el TS.

La reacción política, tanto de Navarra como de la CAV, ha sido no solo insuficiente sino también ineficaz. Así, por ejemplo, en el pleno extraordinario del Parlamento de Navarra convocado para la semana pasada no se adoptó el acuerdo que la gravedad de la situación requería y que no podía ser otro que el de dar protagonismo al pueblo. El acuerdo de pronunciarse a favor del autogobierno es mera retórica, porque cada cual entiende lo de autogobierno (concepto ausente en la mayoría de los textos legales) como quiere y como le conviene. Resultan también obsoletos y anticuados los manifiestos reintegracionistas, que están en el ADN de JEL, pero que ya fueron superados hace tiempo por la defensa del derecho a decidir; el rancio recurso a tales antiguallas, además de ineficaz, encubre el entreguismo de la derecha foralista.

Seguir leyendo »

¿Por qué últimamente no aciertan las encuestas electorales?

Una de las preguntas más frecuentes que he tenido que contestar es para qué sirve un sociólogo. Los sociólogos/as somos un colectivo profesional evanescente, poco sólido. En España, hemos estado constantemente pinzados por profesiones hermanas, sicólogos y economistas especialmente. Cuyos colegios profesionales han sido más aguerridos, más belicosos en su celo profesional. Pero si un campo teníamos delimitado éste era el de las encuestas de mercado. Singularmente, las encuestas electorales; eran la joya de la corona. Pero también, en este campo, hemos entrado en crisis.

Últimamente, las encuestas de intención de voto previas a unas elecciones no aciertan ni una. Hace poco más de tres meses, se produjeron las elecciones europeas. Eran unas elecciones sencillas de pronosticar dado que el recuento de votos en escaños se hacía globalmente, en el conjunto de España, sin divisiones por distritos electorales. Pues bien, casi nadie acertó en las estimaciones de escaños. Algunos institutos de opinión reputados ni siquiera olieron los resultados. Todavía se hayan alojadas las encuestas en internet para verificar el error.

La pregunta del millón es averiguar dónde se encuentra el fallo. ¿Por qué no aciertan las encuestas electorales? La primera explicación posible es que dado los escasos recursos económicos que ponen los clientes, las encuestas tienen poca calidad técnica en cuánto amplitud muestral y en otros aspectos técnicos. Aspecto que en el caso del CIS no se puede aplicar. Por otra parte, cada medio de comunicación tiene a su empresa consultora de cabecera y dado que los medios de comunicación cada día son más medios de adhesión y menos de información se hace difícil la neutralidad. En demasiadas ocasiones, las encuestas más que prospecciones analíticas se convierten en armas arrojadizas.

Desde el punto de vista explicativo, también puede existir una fatiga por parte de la ciudadanía; incluso que éstos estén “maliciados” y toreen a los encuestadores. Al que quiere, poco y al revés. Personalmente, prefiero las encuestas postelectorales aquellas que no sirven para predecir sino para explicar el comportamiento electoral. En éstas, el encuestado no tiene el poder de influir en el voto; sólo de explicar el comportamiento habido.

Pero sin descartar las anteriores posibles causas, la principal estriba en el momento político en que vivimos. Estamos ante un momento magmático en términos políticos. La opinión pública está en plena efervescencia y predecir el futuro electoral es sumamente complicado. Es como meter un termómetro en agua hirviendo. La incertidumbre es máxima; nadie es capaz de predecir lo que va a suceder en los próximos comicios municipales y autonómicos. El único encanto de tanta incertidumbre es que los expertos y los académicos de poco sirven.

Es imprescindible saber cómo respira nuestra sociedad, para poder canalizar y atender sus demandas sociales



Ante todas estas dudas de orden técnico, metodológico y político, quizás sea más conveniente recurrir a análisis cualitativos. Mediante los cuales el sociólogo puede percibir las tendencias, las preocupaciones, las demandas de una forma más analítica, más cualitativa y menos distributiva.

Por oficio, sigo creyendo que las prospecciones sociales estructuradas en torno a políticas públicas; a decisiones y opciones políticas; a demandas ciudadanas son muy necesarias en una sociedad abierta y democrática. Es más, se complementan con el concepto de Gobierno Abierto, de Escucha Activa. Es imprescindible saber cómo respira nuestra sociedad, para poder canalizar y atender sus demandas sociales. Por favor, no disparemos al pianista aunque desentone su melodía.

Seguir leyendo »