eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

¡Más cultura!, un plan de rescate para la cultura en Navarra

- PUBLICIDAD -

A partir del debate ¿Qué cultura queremos para Navarra?, celebrado en enero, el colectivo Cultura Prekaria ha preparado una suerte de Plan de rescate para la cultura en Navarra de carácter colaborativo. Durante dos meses hemos recibido aportaciones personales y encuestas de diferente sectores, que tamizadas por debates dentro del colectivo, han dado pie un documento de síntesis de 25 propuestas, que presentamos el 8 de mayo en Condestable, justo en el comienzo de la campaña electoral...

Obviamente no es un plan exhaustivo pero sí lo suficientemente amplio y al tiempo detallado para servir como enmienda a las políticas actuales. Pues, su gran virtud es haber sido elaborado desde un consenso básico por gente que conocen de manera directa el sector, el cual demanda ser ya un interlocutor sin mediaciones partidarias.

Nuestro objetivo es, frente a los célebres planes estratégicos que nunca se aplican, propuestas como medidas de choque para contribuir al rescate de la cultura en Navarra de su actual situación de incuria y marginación. Una cultura en Navarra cuyo sector público, desde que empezara la crisis, ha visto reducido su presupuesto en un 60 %, pero que tiene dotaciones suficientes de los años de bonanza y despilfarro. Una cultura que en nuestro particular contexto sociocultural se ha visto sometido a un control político e ideológico sin parangón en otras comunidades vecinas. Una cultura para cuyo naufragio solo se ofrecen la privatización y una de Ley del mecenazgo foral que beneficia a los grandes instituciones y empresas…

Este plan de rescate prekario quiere contribuir a garantizar el derecho universal a la cultura, equilibrando el desarrollo del sector público y la apertura de un sector comunitario, vinculado a la co-gestión y la autogestión. La cultura del siglo XXI necesita tanto afianzar y regenerar las bases de lo público como abrir espacios de libertad creativa. En este sentido, resulta imprescindible tanto recuperar la centralidad social de la cultura y dignificar el trabajo cultural como democratizarla profundamente en todas sus instancias y espacios.

Entre las propuestas del Plan, bajo diferentes conceptos, hay algunas tan elementales como el mapeo de la cultura en Navarra para conocer su situación real o, en el ámbito de la gestión, la recuperación de la gestión pública de la cultura, una nueva dirección transparente de centros culturales o la reorganización de la administración dedicada a cultura. Especialmente relevante es el principio de la coordinación de espacios y recursos como eje vertebrador de toda acción cultural.

En el ámbito económico se impone el saneamiento a través de un auditoría de la cultura y de los centros culturales, la recuperación de sectores estratégicos como formación o bibliotecas a partir del 1,5% de los presupuestos, criterios sociales para la financiación, una nueva ley de mecenazgo y patrocinio de carácter social, convenios y reequilibrio en la distribución de fondos y la eliminación de, al menos, la dotación económica de los premios culturales.

En cuanto al desarrollo de políticas se plantean algunas tan esenciales como dotaciones educativas en todos los centros culturales, la descentralización y el desarrollo de la cultura local y de barrio, la regularización de centros formativos (de la ENT al grado de diseño en Pamplona) o nuevos centros culturales -en espacios actuales- dedicados al arte contemporáneo, la cibercultura, la danza, la cultura popular, el folklore o la memoria histórica… Por otra parte, toda esta batería de medidas no tendría sentido sin la democratización efectiva de la cultura, a través de la co-gestión y la autogestión de espacios o de un nuevo Consejo de Cultura participativo, de carácter vinculante.

En esta tierra, también resulta imprescindible recuperar un criterio transversal de promoción de acciones culturales basadas en valores democráticos y derechos humanos y cambios en la legislación prohibicionista, como la cooficialidad del euskera en todo el territorio, la medida básica para normalizar nuestra cultura bilingüe.

Urge, más allá de la cultura de la queja, un empoderamiento real y proactivo de los agentes culturales y creadores

No podemos olvidar, por último, la necesidad de condiciones laborales dignas como el sueldo mínimo interprofesional vinculado a las ayudadas a cualquier creador, la eliminación del voluntariado cultural que quite puestos de trabajo profesionales o la apertura de una Oficina prekaria de asesoramiento. Y como propuesta estrella, nuestro caballo de batalla prekario: un centro social y cultural en un espacio público autogestionado del Casco Viejo de Pamplona, el primer nodo de lo que debiera ser una red por barrios y pueblos.

De este contexto crítico nuestro sector también debe realizar una autocrítica por su inacción y falta de organización, que ha contribuido a la situación actual. Urge por tanto, más allá de la cultura de la queja, un empoderamiento real y proactivo de los agentes culturales y creadores.

Finalmente, decir que este Plan de rescate prekario está abierto a la discusión y a nuevas aportaciones y enmiendas, y al desarrollo de propuestas sectoriales sobre ámbitos claves, que iremos presentando progresivamente.

Ofrecemos este  Plan de rescate prekario a todos los partidos políticos y a la ciudadanía para que en las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo tengan una referencia directa del sector. Nuestra convicción es que sin cultura no vuelve a la centralidad de nuestra vida política y social no habrá cambio que valga… ¡Sin cultura no hay futuro! ¡Rescata la cultura: más cultura!

* Firman este artículo:Clemente Bernad, Nieves Ciriza, Xabi Epalza, Patxi Goñi, Alberto Labarga, Jaime Martín, Carolina Martínez, Pedro Osés, Fernando Pascual e Iñaki Arzoz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha