eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Desde el país vecino

Las elecciones vascas supondrán un reto para procurar la convivencia territorial entre España y el País Vasco

- PUBLICIDAD -

En cierta ocasión, me dieron una definición de lo que era un experto: “Alguien que venía de fuera”. Desde esa óptica, me produce un cierto pudor desde Navarra analizar el proceso electoral que se vive en la Comunidad Autónoma Vasca. No obstante, Navarra es un país vecino y son muchas las similitudes políticas que contienen ambos espacios. Además, las elecciones vascas son algo más que vascas. Sobre ello entraré.

Por un lado, representan el cierre electoral de Podemos. Esta formación que supuso una expresión de impugnación al sistema político existente cierra con estas elecciones sus pruebas electorales. Emergió en las europeas, continuó en autonómicas y municipales y siguió con las elecciones generales. Las elecciones vascas pillan a Podemos en un momento no álgido; más bien de resaca. Ya tienen pasado y no representan lo emergente. Pero el espacio político vasco tiene sus propios factores. Es un espacio político acostumbrado al voto rebelde. No hay que olvidar que HB desplegó, en una campaña electoral, el eslogan “Vota a lo que más les duele”. Además, el voto urbano es alto. Por todo ello, la entrada de Podemos en la Cámara Vasca será amplia. Lo que hará encogerse al resto de formaciones dado que los 75 escaños a elegir son los que son. Esta predicción no es demoscópica es de Principio de Arquimides.

La competencia electoral entre Podemos y Bildu será intensa. Ambos acuden a un mismo nicho electoral. El de la radicalidad política, bien social o territorial. Bildu deberá relativizar su pasado; ponerse al día en el nuevo tiempo vasco en que se vive. Son conscientes de ello pero también de una herencia que no quieren rechazar porque algunos de sus deudos se enfadarán.

En términos de modelo territorial, el País Vasco no es Cataluña. A pesar de que existe una corriente política por la independencia hay una gran mayoría pactista. El régimen foral concertado y los derechos históricos reconocidos en la Constitución son palancas para la coexistencia y el acuerdo. Por otra parte, muchos han aprendido la lección catalana de que presentar proyectos de ruptura territorial supone fracturas sociales. Y bastantes ha habido en el País Vasco en los años de ETA. A mi modo de ver, la futura relación entre el País Vasco y España será una buena oportunidad para reforzar un federalismo asimétrico que pueda servir para dar estabilidad a la ordenación territorial de España.

La competencia electoral entre Podemos y Bildu será intensa. Ambos acuden a un mismo nicho electoral. El de la radicalidad política, bien social o territorial. Bildu deberá relativizar su pasado; ponerse al día en el nuevo tiempo vasco en que se vive

Traducir los resultados electorales que se produzcan  en clave española no es lo más acertado. Desde mi punto de vista las consecuencias son muy relativas. El País Vasco es un espacio muy definido políticamente que poco tiene que ver con la tendencia general. Por otro lado, cuando se habla de posibles pactos electorales cabe decir que el entendimiento entre el PNV y PSE ya es una realidad en las instituciones forales y municipales. Es de extrañar que el PNV pacte con Bildu o con el PP para el Gobierno Vasco. Son proyectos que no comparten modelo social ni de país. Otra cosa es que una vez el PNV renueve el Gobierno tenga las manos libres para pactar en el ámbito de España. Todo un ejercicio de geometría variable.

En definitiva, las elecciones vascas suponen una nueva etapa en la gobernabilidad del País Vasco. Un nuevo escenario que hará recolocarse a todos sus agentes políticos. También supondrán un reto para procurar la convivencia territorial entre España y el País Vasco. Pero sobre todo, no vendamos la piel antes de cazar el oso. No demos nada por cerrado dejemos a la ciudadanía vasca que se exprese libremente que bastantes períodos de coacción ha tenido.

Una última consideración, el sistema vasco de elección de gobierno impide la situación de bloqueo. Más o menos en un mes resuelto el Gobierno Vasco. Algo que merece la pena reflexionar para exportar a otros pagos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha