eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Sorpresa Sánchez

Como la política se ha convertido en un cuento que se aleja de lo que realmente ocurre no es de extrañar que la ciudadanía se sorprenda por todo lo que políticamente se produce

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez pide "ser leales" al resultado de las primarias para "poner rumbo a la Moncloa" desde mañana

Pedro Sánchez pide "ser leales" al resultado de las primarias para "poner rumbo a la Moncloa" desde mañana

Nunca antes, la realidad ha estado tan secuestrada  por la post-verdad. Incluso esa etapa se sobrepasa y nos acercamos a la post-factual. Donde ya no sólo es el relato lo que pierde crédito; tampoco los hechos importan. Mentir  y adulterar los hechos se ha practicado siempre; pero la tecnología aplicada a la información y las nuevas  estructuras mediáticas hacen que la mentira se extienda globalmente.

Si hay un escenario propicio para el caldo de cultivo de la ficción, éste es sin lugar a dudas el político. Ese escenario ha quedado reducido a una suerte dialéctica, a un mero diálogo, entre políticos y periodistas. Los políticos tratan más de influir en los hacedores de comunicación que en las esferas reales de poder. Prefieren cambiar el relato que el estado de las cosas. La política debiera centrarse en la dialéctica entre las políticas públicas y las demandas ciudadanas. En perseguir de forma constante el equilibrio entre necesidades sociales y  recursos públicos. De tal manera que se pudieran establecer prioridades atendiendo a los diferentes modelos sociales. Sin embargo,  la política se ve reducida a una suerte de palabrería fabricada para la prensa, tertulias, redes sociales...

Y como la política se ha convertido en un cuento que se aleja de lo que realmente ocurre no es de extrañar que la ciudadanía se sorprenda por todo lo que políticamente se produce. La opinión pública, o la publicada, se sorprende de que Trump haya ganado las elecciones presidenciales ante un viejo y elitista partido demócrata. Se sorprende de que los británicos se hayan salido de una burocrática y austera Europa. Se sorprende de que Podemos haya irrumpido con rapidez y facilidad en las esclerotizadas y partidarias  instituciones españolas llegando a gobernar en muchos territorios. Se sorprende de que un outsider de partido como Macron haya fulminado el sistema de partidos francés. Se sorprende de que  Sánchez haya vencido a los cimientos del poder del PSOE.

Estamos en tiempos más de desaprender que de aprender. La experiencia y los expertos se relativizan ante un nuevo tiempo.

En fin, que vamos de sorpresa en sorpresa. Ésta no es sino una alteración emocional causada por algo imprevisto o inesperado. Pero lo imprevisto e inesperado no es tal. Simplemente es que manejamos información averiada. Al igual que el mito platónico de la Caverna, muchas personas se encuentran encadenadas en un lugar y solo perciben la realidad a través de las sombras que les proyectan. Por ello, es conveniente romper las cadenas mentales con las que hemos construido nuestra mochila cultural y aproximarnos a la realidad de forma directa, incluso física.

Estamos en tiempos más de desaprender que de aprender. La experiencia y los expertos se relativizan ante un nuevo tiempo. Es preciso cuestionarse por nuestros viejos esquemas mentales y empezar a preguntarnos por qué nos sorprendemos tanto de lo que está ocurriendo. Quizás nuestra alteración no se deba a que ocurran cosas sorprendentes sino a que nuestra información está averiada y estamos equivocados.  Así pues, entremos en el nuevo mundo que se está proyectando, aprendamos sus claves, sus preocupaciones, sus latidos. Si para el ciudadano de a pie es una recomendación para orientar sus opiniones; para los viejos partidos es sobre todo una obligación si quieren subsistir. No durarán mucho si los partidos del sistema anterior siguen amarrados a respuestas de preguntas que ya no existen.

Renovarse o morir.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha