eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Barcina da un paso atrás: no encabezará las listas de UPN en 2015

La actual presidenta del Gobierno Foral y de UPN anuncia que finalmente no encabezará las listas de su partido en las próximas elecciones.

La dirigente regionalista había asegurado en agosto que se presentaría a la reelección, pero las tensiones con la corriente interna del partido que pedían una renovación han sido constantes.

Barcina ha asegurado que nadie le ha pedido quedarse a un lado, y que toma esta decisión tras casi dos décadas en primera línea política.

- PUBLICIDAD -
La presidenta del Gobierno de Navarra, durante la rueda de prensa de este lunes.

La presidenta del Gobierno de Navarra, durante la rueda de prensa de este lunes.

La actual presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, no encabezará las próximas listas de UPN al Ejecutivo Foral. Esta decisión, anunciada este lunes en una sorprendente conferencia de prensa, abre paso por supuesto a las especulaciones, tras la aparición de la corriente interna dentro del partido, encabezada por Miguel Sanz, que pedía la designación de un candidato o candidata para los comicios de mayo de 2015 con posibilidad de llegar a acuerdos. Y el PSN ya había advertido que con Barcina era difícil lograrlos. En cualquier caso, este paso atrás de la dirigente, que no encabezará las listas pero, en principio, sí figurará en ellas, puede abrir una nueva etapa en la política navarra.

La presidenta del Gobierno, y de UPN, ha insistido en que se trata de una decisión “muy meditada” y que no la toma porque nadie le haya pedido dar un paso atrás. Barcina ha asegurado que se debe, más bien, al hecho de acumular casi dos décadas en primera línea de la vida pública y a que ha llegado el momento de “recuperar tiempo para mi vida privada”.

No obstante, esta decisión supone un vuelco con respecto a las pretensiones hasta ahora anunciadas por Barcina, que primero de forma más diluida anunció que estaría a disposición del partido y, luego, a finales de agosto en Cadreita, durante el inicio de curso, confirmó que se presentaría porque no le gusta “dejar las cosas a medias”. Sin embargo, ya en octubre se conoció que una corriente interna dentro del partido (que ella misma preside) pretendía buscar otra cabeza de lista.

La tensión entre Sanz, cabeza visible de esta corriente interna, se volvió evidente cuando, durante un foro organizado por la Cadena Ser, el expresidente del Gobierno de Navarra reconoció que su relación con Barcina es escasa y, después, que preferiría un responsable con capacidad para pactar. Barcina entonces recordó a Sanz que la llave para esos pactos únicamente estaba en los votos de la ciudadanía, pero este lunes el discurso ha cambiado. La actual presidenta no será esa candidata.

La llave al Gobierno Foral

Hasta el momento, la estrategia tanto de UPN como de PPN ha sido advertir de la necesidad de llegar a acuerdos para evitar un avance del nacionalismo. Bildu, en este sentido, nunca ha ocultado su voluntad de pactar con fuerzas como Izquierda-Ezkerra o Geroa Bai pero, entre un bloque y el otro, la llave, más allá de la (posible) irrupción de Podemos, estaba en la postura del PSN. Desde el Partido Socialista, tras el fracaso del co-gobierno con UPN y de la posterior moción de censura, se ha insistido en que el tiempo de UPN ha pasado. Incluso su nueva candidata a la Presidencia del Gobierno Foral, María Chivite, ha insistido en esta línea, aunque desde su nombramiento, primero como candidata y luego como secretaria general ‘de facto’ del partido (nadie más se ha presentado), Barcina ha insistido en conocer sus propuestas e, incluso, la invitó a recuperar el entendimiento perdido.

Ahora, sin embargo, esa interlocuión por parte de UPN corresponderá a otra persona. Barcina ha asegurado en la conferencia de prensa de este lunes que sigue a disposición del partido para estar dentro de las listas “en el puesto en que considere oportuno”. Está por ver, no obstante, en qué puesto y si este no es un paso para evitar un abandono rotundo. Los escándalos de la CAN, las dificultades y críticas constantes a departamentos como Sanidad o Educación, pero sobre todo su tensión con el PSN y el  limitado margen para llegar a acuerdos con otros partidos ha pasado factura a la exalcaldesa de Pamplona y actual presidenta del Gobierno Foral. Está por ver, en este nuevo escenario, las posibilidades de UPN de recuperar el entendimiento con el electorado y del en ocasiones bautizado como bloque constitucionalista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha