eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Conductores de villavesas piden instalar cámaras y mamparas de seguridad en los autobuses por el "aumento de agresiones"

El comité de empresa dice que "en lo que va de año se han producido siete agresiones físicas"

- PUBLICIDAD -
Conductores de villavesas piden instalar cámaras y mamparas de seguridad en los autobuses por el "aumento de agresiones"

Conductores de villavesas se han concentrado este lunes en Pamplona para reclamar a la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) y a TCC, adjudicataria del servicio de transporte urbano comarcal, que instalen cámaras y mamparas de seguridad en el puesto de conducción del autobús ante "el aumento de agresiones físicas" a estos trabajadores.

Los empleados se han concentrado frente a la sede de la MCP tras la pancarta 'No más agresiones villavesas. Erasorik ez' y han entregado a esta entidad, a la empresa TCC y a Inspección de Trabajo un escrito del comité de empresa en el que señalan "el aumento de agresiones" y piden que se activen medidas de seguridad.

En concreto, en el texto los representantes de los trabajadores exigen "la instalación de mamparas de seguridad en el puesto de conducción para evitar que cuando la agresión se produzca con el vehículo en marcha, como ya ha ocurrido, pueda poner en peligro al conductor y a todos los ocupantes del autobús, incluidos los peatones que transitan en las cercanías, por la pérdida del control del conductor debido a la agresión". Asimismo, piden cámaras de seguridad en toda la flota de autobuses, que ronda los 120. En la actualidad estas cámaras están instaladas en 30 autobuses.

Por otro lado, solicitan que "la dirección de TCC se presente de oficio en el juzgado siempre que se dé una paralización del servicio derivada de las agresiones físicas o verbales y reactivar el protocolo de actuación en caso de agresión e informar a toda la plantilla" e invitan a la empresa y a la MCP a "sumarse a la denuncia pública de estas agresiones".

TRES DENUNCIAS

El comité de empresa ha destacado que "en lo que llevamos de año ya se han producido siete agresiones físicas bastante considerables a conductores de villavesas". De ellas, se han denunciado tres, según el secretario del comité de empresa, Juan Antonio Aldudo, quien ha explicado que "la denuncia se hace a título personal, la empresa y la MCP no amparan, no respaldan al trabajador que es agredido".

Aldudo ha insistido en que la petición del comité de empresa en materia de seguridad "no es algo desmesurado". Así, ha destacado que "instalar una mampara no llega al 1 por ciento del precio de un autobús, que cuesta unos 230.000 euros en el caso de una villavesa corta y 320.000 en el caso de una articulada".

El presidente del comité de empresa de TCC, Alberto Iribarren, ha afirmado que "las agresiones pueden pasar en cualquier línea", aunque ha remarcado que "los días que más agresiones se producen, tanto verbales como físicas, son los fines de semana, especialmente en servicios nocturnos o en el inicio de la mañana". Iribarren ha apuntado que "también hay agresiones verbales, sobre todo a compañeras y a conductores extranjeros".

Iribarren ha expuesto que los conductores llevan "muchos años recibiendo agresiones", pero "van en aumento". Por ello, ha dicho que "ha llegado el momento de decir que ya vale, que nos pongan seguridad y que las personas que realizan las agresiones no se vayan sin consecuencias". Por último, ha apuntado que el 99 por ciento de los usuarios de este transporte son personas "amables".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha