eldiario.es

Última hora El número de parados sube en 17.200 hasta los 4.255.000 de desempleados, según la EPA

Pamplona supera en 2016 por primera vez los 200.000 habitantes

El padrón municipal de enero de 2017 recoge que la ciudad alcanza los 201.311 empadronados, 1.908 más que el año anterior

- PUBLICIDAD -

El padrón municipal de enero de este año 2017 ha marcado un hito en la historia de Pamplona. Por primera vez, la ciudad ha superado la cifra de 200.000 habitantes. En concreto, el padrón registra 201.311 habitantes, de los que 105.683 son mujeres y 95.628 hombres.

Esta cifra de población supone un aumento en 1.908 personas con respecto al mismo mes del año anterior (cerca de un 1% de crecimiento de población en 2016), según ha explicado el Ayuntamiento en una nota.

En los tres últimos años, Pamplona ha registrado un cambio en la tendencia, recuperando población que desde 2012 hasta 2014 había ido descendiendo de forma menor pero continua. En enero de 2012, el padrón de Pamplona sumaba 199.066 habitantes, bajó a 197.859 un año después y tocó fondo en enero de 2014 con 197.781, la cifra más baja registrada en la última década. Durante 2014 se invirtió la tendencia para llegar a 197.945 habitantes en enero de 2015 y subir hasta los 199.403 en enero de 2016.

La recuperación de población en Pamplona se debe fundamentalmente a la llegada de nuevos vecinos desde otros municipios, y no al aumento de la inmigración, que hizo crecer a la ciudad en años anteriores.

De hecho la población inmigrante empadronada en la ciudad ha registrado un descenso de 3.789 personas en cinco años, es decir, ha bajado un 15%. Si en enero de 2012 la población inmigrante sumaba 25.073 personas, una cifra que se había mantenido estable desde el año 2009, hoy el padrón recoge 21.549 personas inmigrantes en Pamplona. Parte de ese descenso en la población inmigrante se debe a los procesos de nacionalización. En 2016, por ejemplo, se nacionalizaron 1.110 personas, que siguen contabilizándose como habitantes de Pamplona, pero ya no como inmigrantes.

Lo que sí se ha acentuado en los últimos años es la mayoría femenina en la ciudad. Hoy hay 10.055 mujeres más que hombres empadronados en Pamplona, cuando hace cinco años, en enero de 2012, la diferencia se quedaba en 8.665.

Por barrios, buena parte del aumento se explica por los nuevos desarrollos urbanísticos de Lezkairu y Arrosadía. De hecho, en el último año, la población del área del Ensanche, donde se incluye Lezkairu, ha sumado 892 personas y la de Milagrosa-Arrosadía, 770 vecinos más. Entre los dos, se explica el 87% del aumento de población durante el último año, que ha hecho posible superar la barrera de los 200.000 habitantes.

El hito de los 200.000 habitantes se alcanzó efectivamente el pasado mes de septiembre. El 2 de septiembre de 2016, el padrón marcó los 200.275 habitantes en Pamplona. Ya con el cierre del año, el 2 de enero de este año 2017 el registro sube hasta los 201.311, consolidando este hito.

Hasta finales de este año, el INE no publicará la cifra oficial de población de enero de 2017, dado que el ente estadístico realiza depuraciones en los datos para tratar de ajustarse a la situación real, mientras que los registros municipales van recogiendo día a día esos movimientos en el padrón.

Así, existen diferencias de entorno a 4.000 personas menos contabilizadas por el INE, fundamentalmente debido a procedimientos que tienen que ver con extranjeros, tanto comunitarios como no comunitarios, que el INE no contabiliza y el Ayuntamiento sí, hasta que causan baja tras un largo procedimiento.

El aumento de población se debe fundamentalmente al cambio de residencia de personas que vivían en otros municipios, que suponen nuevas altas en el padrón. Aunque todos los años se suceden algunas bajas, las nuevas altas han sido en 2016 superiores a las bajas registradas. El crecimiento de población no se puede encontrar, en cambio, en los nacimientos, que siguen siendo levemente inferiores a las defunciones registradas.

MENOS INMIGRACIÓN Y MÁS ENVEJECIMIENTO

Como se ha apuntado, la inmigración no explica este aumento de población en la ciudad, dado que en los últimos años se ha estabilizado y la tendencia que se está registrando es más bien de bajada. Aunque de enero de 2016 a enero de 2017 el número de inmigrantes empadronados en Pamplona subió en 380 personas, la cifra actual de 21.549 es un 15% a la que llegó a tener la ciudad (25.338 en enero de 2011, la más alta registrada en el padrón).

Lo que sí han aportado los inmigrantes a la ciudad es un cierto rejuvenecimiento de la población, dado que su pirámide poblacional se concentra sobre todo en lo que se podría denominar "edad laboral": el 79,06% tiene entre 20 y 64 años, cuando en el conjunto de la ciudad este porcentaje se queda en el 59,5%.

Prácticamente la mitad de los inmigrantes empadronados en Pamplona tiene entre 25 y 45 años, mientras que en el conjunto de la población sólo una cuarta parte está en esa franja de edad. Además, sólo el 3,35% de los inmigrantes ha cumplido los 65 años, cuando en el conjunto de la ciudadanía ya han alcanzado esa edad más de uno de cada cinco habitantes (el 21,78%). Como curiosidad, hay dos inmigrantes centenarios. En el conjunto de Pamplona son 106.

A grandes rasgos, la pirámide poblacional de Pamplona no ha sufrido grandes cambios, si bien se ha acentuado su tendencia hacia un ensanchamiento en su parte superior, debido al continuo envejecimiento de la población. Como se ha apuntado, uno de cada cinco pamploneses ya ha cumplido los 65 años. Son en total 43.851 personas (25.836 mujeres y 18.015 hombres) y suponen el 21,78% del total de habitantes.

Hace cinco años, en enero de 2012, el número de mayores de 65 años era de 39.512 y suponían el 19,85% de la población. Hace diez años, la cifra rondaba los 35.000 y su peso en el conjunto de la ciudad se quedaba en el 17,88%. Hace veinte años, el número de mayores de 65 años era de 29.552, el 16,37% de la población de Pamplona. Y al comienzo de la década de los 90, en 1991, los mayores de 65 sólo representaban el 13,86% de la población de la ciudad: eran 24.709 personas.

En la base de la pirámide poblacional, sin embargo, se puede encontrar una cierta estabilización en los últimos años. Hoy, el número habitantes menores de 19 años es de 37.654 (18.448 mujeres y 19.206 hombres) y representa el 18,7% del conjunto de la población de Pamplona. Este dato es ligeramente superior al registrado cinco años atrás: en enero de 2012, los menores de 19 años sumaban 36.733 y suponían el 18,45% de los habitantes de la ciudad. En el año 2001, el porcentaje de menores de 19 años era del 18,01% de la población (33.723 personas).

No obstante, en la década de los años noventa y años anteriores, los más jóvenes sí tenían un mayor peso en la ciudad. En enero de 1991, por ejemplo, uno de cada cuatro pamploneses tenía menos de 19 años.

MOVIMIENTO POR BARRIOS

El último crecimiento de población experimentado en 2016 tiene mucho que ver con los nuevos desarrollos urbanísticos de Lezkairu y Arrosadía. El área del Ensanche, donde se incluye a efectos de padrón buena parte de Lezkairu, ha sumado 892 vecinos entre enero de 2016 y enero de 2017. Y el área de Milagrosa-Arrosadía, que también incluye parte de Lezkairu, ha sumado 770 vecinos. Junto a ellos, destaca el crecimiento de Buztintxuri en 272 habitantes.

Las demás zonas de la ciudad se mantienen estables con pequeños aumentos o retrocesos en población. El barrio que más bajas ha sufrido en el padrón ha sido Azpilagaña, con 80 vecinos menos.

Rochapea sigue siendo el barrio que concentra el mayor número de población: 25.584 habitantes a 2 de enero de 2017 (+26 vecinos en 2016). Le sigue de cerca la zona del Ensanche, con 23.997 vecinos (+892 vecinos en 2016) y la de Iturrama, con 23.099 (+99 vecinos en 2016). Las siguientes son San Juan (20.358 vecinos, con una bajada de 51 vecinos con respecto a 2016), Chantrea (19.797, que baja en 64) Ermitagaña-Mendebaldea (17.232, que sube en 115) y Milagrosa-Arrosadía (16.069, que sube en 770).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha