eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

“Los objetivos de TRW son el mayor beneficio posible y ganar dinero”

El director de la planta de TRW en Landaben, Paul Parnham, justifica los 123 despidos como “la única salida posible” a la “grave situación” de la fábrica

El comité denuncia que el ERE vulneró la libertad sindical y el derecho de huelga

- PUBLICIDAD -
Los trabajadores afectados por despidos colectivos bajan un 31,5 % en 2015

Los trabajadores afectados por despidos colectivos bajan un 31,5 % en 2015 EFE

Los objetivos últimos de la multinacional propietaria de la planta de TRW en Landaben son “crear el mayor beneficio posible y ganar dinero”. Por eso, si la compañía tiene que elegir entre dos plantas para asignar la producción, “los productos irán a la que los produzca más baratos”. Así de claro se ha manifestado el director de la factoría de TRW en Landaben, Paul Parnham, en la vista oral celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) tras la demanda interpuesta por el comité de empresa contra el ERE de 123 despidos aplicado por la multinacional.

Parnham, conocido en TRW como el “experto liquidador”  ha afirmado que la empresa se vio abocada a presentar el ERE como “única solución” ante la “gravedad de la situación” económica que presentaba la planta: “que, de todas las de Europa, funcionaba con el menor número de horas, era la de mayor absentismo y con más vacaciones”, ha especificado Parnham.

Por su parte, el presidente del comité de empresa, Josi Álvarez (CC OO), ha centrado gran parte de su declaración en explicar por qué consideran que la empresa vulneró la libertad sindical y el derecho de huelga. Para el comité, “no existen” motivos económicos que justifiquen el ERE presentado por la empresa, teniendo en cuenta que la compañía obtiene beneficios.

Condicionar al comité

Los abogados del comité han acusado a la dirección de la empresa de ocultar, en su momento, la decisión de presentar un despido colectivo. Es más, una vez tramitado el ERE, la dirección remitió cartas a los trabajadores de forma individual, advirtiéndoles de que había que tomar decisiones o, de lo contrario, podría llegar el cierre de la planta de Landaben. Los abogados del comité interpretan esta actuación como un intento de coartar y condicionar la acción colectiva del comité.

No lo entiende igual Parnham, para quien las comunicaciones entre dirección y trabajadores no tienen que pasar necesariamente por la intermediación del comité de empresa. Parnham ha asegurado que en ese momento “estaba absolutamente convencido” de que el futuro de la planta pasaba por la salida de 150 trabajadores. Ha explicado, sin embargo, que la empresa “siempre tuvo desde el principio el propósito de negociar y estábamos abiertos a escuchar las propuestas que se nos hicieran” y que por eso se rebajó la cifra de despidos a 123.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha