eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

La Sierra de Ugarra, designada zona especial de conservación

El Gobierno de Navarra ha aprobado en su sesión de este miércoles un decreto foral por el que se designa la Sierra de Ugarra como Zona Especial de Conservación (ZEC).

- PUBLICIDAD -
La Sierra de Ugarra, designada zona especial de conservación

Situada en la zona nororiental de la Comunidad foral, ocupa una superficie de más de 5.000 hectáreas entre los municipios de Urraúl Alto, Navascués y Romanzado. Además, este decreto aprueba también su plan de gestión.

Esta área limita al norte con el cordal que discurre desde Guindano hasta el alto de Salbatore; al sur, con el alto de Iso y la localidad de Domeño; al este con el barranco de la Pasada de Belóriz, y al oeste con el río Areta. También forma parte del lugar el tramo del barranco de Adoáin que va desde el pueblo homónimo hasta Guindano.

Este espacio, que ya estaba catalogado como LIC (Lugar de Importancia Comunitaria), alberga hábitats naturales así como flora y fauna silvestre representativos de la diversidad biológica de Navarra, que en algunos casos se encuentran amenazados de desaparición o presentan una superficie de distribución natural reducida.

Por ello, es preciso seleccionar áreas donde se garantice la persistencia a largo plazo de estos hábitats naturales y especies silvestres con sistemas eficaces de gestión activa, ha destacado el Gobierno navarro en un comunicado.

FAUNA Y FLORA DE LA ZONA

Alrededor del 65% de la Sierra de Ugarra está ocupada por formaciones vegetales, de las que el 80% son matorral y pastizal, con una presencia destacada de los hábitats de interés comunitario de tomillares, aliagares y pastizales. Entre las especies de flora sobresalen el narciso Narcissus asturiensis y la orquídea Dactylorhiza insularis, que destacan por su rareza en Navarra.

En cuanto a la fauna, la estratégica localización de la Sierra de Ugarra en un área de foces (Arbaiun, Ugarrón, Aspurz, Benasa y Lumbier), así como la existencia de paisajes abiertos y usos ganaderos extensivos, favorece la presencia de gran cantidad de aves rupícolas que utilizan el espacio como zona de campeo. Entre otros, destacan el quebrantahuesos, buitre leonado, alimoche común, búho real o chava piquirroja.

Además, las amplias superficies de matorral-pastizal mediterráneo y los retazos de estas comunidades entre los campos de cultivo posibilitan la existencia de especies típicas de espacios abiertos, entre las que destacan aves como aguilucho pálido, bisbita campestre, totovía, curruca rabilarga, alcaudón dorsirrojo y escribano hortelano. Otras aves catalogadas, como el milano real, el milano negro, águila calzada, águila culebrera y chotacabras europeo, utilizan los bosques de la sierra como hábitats de nidificación. También en estas áreas aparecen especies de interés, como los reptiles culebra lisa europea y culebra de esculapio.

Por su parte, los pequeños humedales dispersos por la zona son importantes enclaves para el galápago europeo o los anfibios, el tritón jaspeado, la ranita de San Antonio y el sapo corredor. También cabe destacar que las regatas acogen dos especies de invertebrados amenazados: el cangrejo autóctono y el caballito del diablo Coenagrion mercuriale.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha