eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Estas son las cábalas que propicia el 24M en Navarra

La principal es si Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E lograrán un acuerdo para propiciar el cambio en el Gobierno Foral dentro de los tres meses siguientes a estas elecciones, pero no la única.

Otras preguntas son si ese acuerdo será con un gobierno estable o con una alianza puntual para la investidura, si EH Bildu formará parte del mismo o si la coalición abertzale puede conseguir, a su vez, los apoyos para hacerse con la Alcaldía de Pamplona.

Los resultados dejan el panorama abierto en el Parlamento y la Alcaldía de la capital navarra, pero también en otros municipios clave.

- PUBLICIDAD -

Las elecciones forales y municipales han puesto las cartas sobre la mesa y han dado a cada formación un margen de maniobra a la hora de buscar cómo formar gobierno. Y, pese a la victoria de UPN en Navarra (salvo en número de concejales,  ranking en el que se impone EH Bildu), en el Parlamento foral y en el Ayuntamiento de Pamplona, parece que las miradas no están tan puestas en cómo la formación regionalista puede conformar un gobierno: es la oposición la que parece llevar la voz cantante. Porque los posibles compañeros de baile de UPN o han perdido peso (PSN y PPN) o se han quedado fuera (Ciudadanos) y, mientras, las autoproclamadas fuerzas del cambio tienen en su mano, por fin, la posibilidad de llegar a un acuerdo que arrebate gobiernos a UPN; y ahí es cuando surgen las incógnitas de si, de verdad, llegará a haber un acuerdo (y estable) entre tantos partidos y tan diferentes. Dentro de las formaciones, de puertas para adentro, hay quien lo da prácticamente por seguro y quien todavía no lanza las campanas al vuelo. Es pronto, aseguran, porque las direcciones de las siglas únicamente han reunido este lunes para analizar los resultados.

Pero las cábalas ya están aquí. Basta con revisar los resultados provisionales de las elecciones, con una fragmentación típica en Navarra y que ha afectado al Parlamento, el Ayuntamiento de la capital y varios consistorios clave, que hace que surjan muchas preguntas: las principales, si habrá un gobierno en coalición (Uxue Barkos, de Geroa Bai, así lo espera) o un apoyo puntual para la investidura, si este se logrará  en los tres meses siguientes a los comicios o habrá que repetir las elecciones, si la coalición abertzale puede hacer valer su posición de fuerza en muchas instituciones para convertir a Joseba Asiron en alcalde de Pamplona, si el cambio puede dejar fuera a EH Bildu en la Cámara foral o si esta necesidad generalizada de alianzas, al final, estará interconectada. Es decir, que habría cambio de cromos, una expresión que rehuyen todas las fuentes consultadas. Como en la película de los hermanos Coen, habrá que Quemar después de leer muchas de estas hipótesis pero, no obstante, algunos partidos reconocen que se plantean estos escenarios y otros insisten en que se piden respuestas a preguntas aún no planteadas. Estas son algunas de las principales.

En el Parlamento: ¿coalición o gobierno en minoría?

Geroa Bai (9 escaños), EH Bildu (8), Podemos (7) e Izquierda-Ezkerra (2) suman con los resultados de estas elecciones forales 26 escaños,  la cifra de la mayoría absoluta en el Parlamento foral, esa que siempre parece difícil de alcanzar y que, en este caso, exige un acuerdo a cuatro bandas. La cuestión ahora es si Geroa Bai logra un gobierno en coalición que incluya a EH Bildu (la posibilidad contra la que prácticamente se ha centrado su campaña UPN), a otro sin esa mayoría o bien no le quedaría otra que buscar apoyos para una investidura y, después, los puntuales que caracterizan a un gobierno en minoría. Para Podemos Navarra, ese sistema también le evitaría suspicacias en territorio nacional, aunque la formación encabezada por Laura Pérez Ruano siempre ha insistido (este lunes, de nuevo) en que aquí los pactos los decide la asamblea ciudadana. Podemos, en cualquier caso, ha asegurado que no le interesa "necesariamente" entrar en un gobierno de coalición. Y, con todo, Geroa Bai podría buscar apoyarse, en lugar de en EH Bildu, en el PSN, algo que por ejemplo la coalición abertzale o Podemos han cuestionado al asegurar que, si fuera por ellos, los socialistas no estarían incluidos.

En Pamplona: ¿un alcalde de EH Bildu?

Geroa Bai es la segunda fuerza más votada en el Parlamento y aspira a liderar el cambio, mientras que EH Bildu  ocupa esa posición en el Ayuntamiento de Pamplona. Los resultados de las elecciones forales y municipales plantean la posibilidad de este intercambio de apoyos, pero desde la coalición abertzale, sin embargo, evitan utilizar esos términos e insisten en que su apuesta, anunciada durante las elecciones, era propiciar el cambio apoyando a la fuerza más votada de las que abogaban por él. Así que, en este caso, los resultados están de su parte y, por tanto, Joseba Asiron podría arrebatar la Alcaldía a Enrique Maya (UPN), alcalde durante la pasada legislatura y vencedor de las elecciones con 10 concejales, siempre que lograra un acuerdo con Geroa Bai (5 concejales), Aranzadi (3) e Izquierda-Ezkerra (1). A Maya, en ese caso, no le bastaría con un hipotético acuerdo con el PSN (que mantiene, contra pronóstico, sus 3).

En los consistorios: ¿negociaciones por separado?

Izquierda-Ezkerra precisamente es una de las fuerzas que puede lograr un cambio en otro consistorio de referencia, el de Tudela, donde ha empatado con UPN a seis concejales. Desde la formación han insistido durante la campaña en que los acuerdos se lograrán en función del programa, y ahora fuentes del partido insisten en separar cada caso: los ayuntamientos de la negocación en Pamplona y, a su vez, la de Pamplona de la del Parlamento. Otras siglas no son tan contundentes, sobre todo teniendo en cuenta que, por ejemplo, EH Bildu puede necesitar  un apoyo puntual para formar un gobierno estable en Tafalla (aunque tiene ocho concejales, la mayoría absoluta está en nueve) o en Estella (cinco concejales y hay que llegar a nueve, por lo que habría que alcanzar acuerdos con Ahora Estella, PSN o Geroa Bai), Geroa Bai también necesitaría respaldos ajenos para mantener la Alcaldía en el Valle de Egüés, y también están en juego Zizur Mayor, Burlada… este entramado de acuerdos podría dejar a UPN sin el gobierno de Pamplona, Tudela o Barañáin, las zonas más pobladas de Navarra. Y eso a pesar de haber ganado las elecciones en todas ellas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha