eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

La ciudadanía navarra reconoce el papel de las bibliotecas en la educación permanente e integración de las personas

La mayor parte de la ciudadanía, independientemente de su condición de usuarias o no, reconocen la relevancia de las bibliotecas navarras, más allá de su papel como servicio cultural, asignándoles también un papel importante en la educación e integración de las personas. Las bibliotecas son percibidas como un servicio básico, tal como pueden serlo los centros educativos.

- PUBLICIDAD -
La ciudadanía navarra reconoce el papel de las bibliotecas en la educación permanente e integración de las personas

Así lo han puesto de manifiesto cerca de 5.300 personas mayores de 14 años, que han respondido a una encuesta promovida por las Bibliotecas de Navarra entre la población, y que completa un estudio impulsado a nivel nacional por el Consejo de Cooperación Bibliotecaria que eligió el Sistema Bibliotecario de Navarra para evaluar, tanto el impacto económico y social que tienen las bibliotecas, como el valor que los ciudadanos les otorgan.

De acuerdo con dicha encuesta, los beneficios atribuidos a las bibliotecas se vinculan directamente con la formación, así como con un tiempo de ocio y entretenimiento de calidad. Son consideradas un soporte fundamental para la educación de los niños y jóvenes y para el desarrollo de sus competencias de lectura y uso de la información. Hay también un consenso mayoritario que sostiene que facilitan la formación permanente y cívica en todas las edades, ha informado el Gobierno foral en una nota.

También se atribuye una importancia elevada al papel que juegan las bibliotecas para favorecer la convivencia entre las distintas culturas y la inclusión social de inmigrantes y de personas desfavorecidas. A la vez, la población considera que son instituciones relevantes para fomentar la identidad cultural, a las que otorga una importancia notable en su función de mantener y difundir la cultura en euskera.

La casi totalidad de la población navarra (95,8%) está de acuerdo con que parte de sus impuestos se destine a financiar la red de bibliotecas, acuerdo que confirman tanto quienes no son usuarios de biblioteca (el 94,5% de ellos), como quienes sí lo son (el 98,3% es favorable).

Más de 4.000 usuarios de las distintas bibliotecas de Navarra han respondido voluntariamente a los cuestionarios propuestos en internet, a invitación de sus bibliotecas, y otras 1.240 personas lo han hecho a encuestas telefónicas entre la población general. Esta amplia colaboración ciudadana es un reflejo de la alta estima en que los navarros tienen este servicio.

EL ESTUDIO

El estudio aborda el análisis de distintas series estadísticas, tanto bibliotecarias como económicas, demográficas y sociales, y maneja más de cuarenta indicadores que permitirán evaluar el impacto de estos centros en la sociedad navarra desde distintas perspectivas. Tal vez, el más significativo es el indicador del retorno económico, conocido por su sigla inglesa ROI (Return On Investment), que mide, en términos monetarios, los beneficios generados por las bibliotecas en relación al gasto realizado. Este análisis todavía no se ha concluido.

Para la evaluación del impacto económico el estudio asignará un valor económico a los servicios bibliotecarios: préstamos, actividades culturales y artísticas, disposición de espacio para actividades culturales, organización de programas culturales y de cursos, actividades infantiles etc. Las investigaciones más recientes realizadas en países como los Estados Unidos, Australia o el Reino Unido para cuantificar económicamente estos servicios indicaban que este valor es significativamente superior al coste que genera su mantenimiento.

Para la realización de este primer estudio nacional que se efectúa sobre el sistema bibliotecario de Navarra se constituyó un grupo de trabajo con representantes del Servicio de Bibliotecas de Navarra, de los distintos tipos de bibliotecas (regionales, públicas, universitarias, especializadas y escolares), de la Asociación Navarra de Bibliotecarios - Nafarroako Liburuzainen Elkartea (ASNABI) y de la Secretaría técnica, que ha funcionado como el espacio básico de debate y validación de las distintas fases del proceso: estudio de la documentación de referencia, adaptación del mapa de indicadores, propuestas de encuestas y validación de cuestionarios, realización de pretest, resultados provisionales, etc., así como centro recopilador, en cada ámbito bibliotecario de Navarra, de información estadística, documental o puntual.

EL ÁMBITO DE ESTUDIO: EL SISTEMA DE BIBLIOTECAS DE NAVARRA

El ámbito del estudio es el Sistema Bibliotecario de Navarra o, más propiamente, el conjunto de bibliotecas y servicios bibliotecarios presentes en Navarra.

Existen 135 bibliotecas, en su mayoría, bibliotecas públicas (en total 91, más de dos tercios, 67,4%), abiertas a todos los públicos, con una amplia gama de servicios gratuitos, presentes en 81 municipios navarros (en el 31% de los 272 existentes), en los que reside el 88,6% de la población de la Comunidad. La central de esta Red es la Biblioteca de Navarra que, además de su función patrimonial, presta servicio como la gran biblioteca pública de la ciudad de Pamplona y de la Comunidad Foral.

Las bibliotecas universitarias de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), de la Universidad de Navarra (UNAV) y de los Centros asociados de la Universidad Nacional a Distancia (UNED) en Pamplona y Tudela son importantes redes bibliotecarias destinadas a atender las necesidades educativas y de investigación de sus correspondientes comunidades universitarias, y tienen en el sistema navarro un peso de primera línea.

Del resto de bibliotecas del sistema, algo más de la cuarta parte se consideran bibliotecas especializadas, es decir, cuentan con fondos especializados en una materia y estar dirigidas no al público en general sino a sectores de público interesados o vinculados profesionalmente con esas materias. Entran en esta categoría las bibliotecas de hospitales, archivos, museos, asociaciones, colegios profesionales, empresas, etc.

El sistema navarro de bibliotecas presenta algunas peculiaridades que conviene tener presente: la Red de Bibliotecas Públicas y las bibliotecas universitarias constituyen los dos pilares básicos, y en Navarra ambos tipos de bibliotecas tienen un peso específico similar o equiparable sobre su conjunto.

La responsabilidad en la prestación del servicio de biblioteca pública en Navarra es asumida en primer término por la administración autonómica, por el Gobierno de Navarra, tanto en el soporte económico, como en la gestión de personal (en su mayoría) y otros servicios centrales. En contraste con el panorama en el conjunto de España, el papel de los ayuntamientos navarros en la prestación del servicio de biblioteca pública es, en términos relativos, más bien modesto.

La participación privada es otro de los rasgos singulares en el sistema bibliotecario de Navarra, ya que la biblioteca de mayor envergadura (la de la Universidad de Navarra) cuyos datos representan, en términos generales, alrededor del 30% del total, pertenece a una entidad privada. Y también es significativo, por lo excepcional en el panorama español, la presencia de una entidad privada aportando una biblioteca pública, la de Civican en Pamplona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha