eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Ocho de cada diez navarros sufren trastornos digestivos debidos a las comidas navideñas

Ocho de cada diez navarros sufren trastornos digestivos debidos las comidas navideñas, según una encuesta realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) en esta comunidad.

- PUBLICIDAD -

Entre los trastornos se encuentran la hinchazón de estómago, los ardores, las náuseas y la indigestión. Para evitarlos, se aconseja moderar la ingesta de comida y bebida, planificar los menús, limitar los dulces, practicar ejercicio físico y, si el farmacéutico lo aconseja, tomar preparados farmacéuticos de plantas medicinales como el cardo mariano o la alcachofa.

Según datos de INFITO y la SEDCA, tres de cada diez personas realiza entre dos y tres comidas con familiares y amigos durante las Navidades, incluso una de cada cinco hace hasta seis.

La acumulación de excesos tan seguidos durante las Navidades "puede provocar una sobrecarga digestiva y digestiones pesadas pues suelen ser comidas con muchas calorías, grasas y mucha sal", asegura el doctor Juan Carlos Ocaña, profesor clínico de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Alcalá y miembro del Grupo de Fitoterapia de SEMERGEN.

Todo esto también puede provocar "un incremento de los niveles de colesterol y triglicéridos, alteraciones del sueño, ansiedad y, sobre todo, aumento de peso", indica. Por otro lado, "el alcohol puede causar una irritación de la mucosa gástrica, dando lugar al ardor de estómago, y sobrecargar de trabajo al hígado", explica. Tres de cada cuatro personas consume alcohol durante estas fiestas, y más de un tercio reconoce sufrir resaca, según datos de INFITO y la SEDCA.

Los excesos cometidos durante las Navidades hacen que sea frecuente que muchas personas aumenten de peso. De hecho, según datos de la SEDCA, la estadística apunta a que se suele engordar entre dos y cinco kilos de media. "Son muchas calorías para una sola comida, y además se acumulan en forma de grasa sin apenas gasto energético, ya que se tiende al sedentarismo y a no practicar ejercicio físico", apunta Andrea Calderón, nutricionista de la SEDCA. Una comida típica suele tener de media unas 1.100 kcal, más de la mitad de lo recomendable para un solo día. Así, una comida típica de Navarra en Navidad, que se compondría de espárragos y pimientos rellenos, paletilla de cordero y turrones o lenguas de gato, tiene 1.045 kcal, a las que hay que sumar las procedentes del alcohol.

Para evitar las consecuencias asociadas es fundamental prestar atención a cómo se cocinan los alimentos y mezclan los ingredientes. Los presentados en crudo o poco cocinados "son difíciles de masticar y, por tanto, de digerir, por lo que es mejor hacerlos en forma de crema o puré que en ensalada", explica Calderón.

Por otro lado, deben evitarse "los platos muy grasos, como ciertas sopas o consomés, los que estén muy condimentados, picantes o ácidos y los flatulentos, como las coles, repollo o legumbres". Además, "en el postre hay que optar por algo más ligero e intentar huir de frutas ácidas como las fresas, mandarinas o naranjas, o platos con volumen, como los suflés, para no favorecer las náuseas", indica.

En cuanto al plato principal, Calderón aconseja optar preferiblemente por el pescado, "de más fácil digestión, aunque también podemos incorporar un ave que tiene menos grasa". Por último, recomienda optar por comidas ligeras, con abundancia de frutas y verduras y sin alcohol los días sin fiesta, "para permitir descansar a nuestro aparato digestivo", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha