eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

ENTREVISTA - Joel Pérez, Consejo Estudiantil de la UPNA

“Un ni-ni no lo es porque quiera”

El presidente del Consejo de Estudiantes de la UPNA, Joel Pérez Urcelay, repasa la actualidad universitaria, entre las dificultades para acceder a cursos formativos y el complicado panorama laboral.

“¿Las tasas universitarias? Navarra es una de las comunidades donde es más caro prácticamente todo”, señala.

“Si hay permanencia para los alumnos, también debería haberla para el profesorado. Debemos asegurar que quien da las clases está siempre al máximo nivel”, apunta.

- PUBLICIDAD -
El presidente del Consejo de Estudiantes de la UPNA, en el Aulario.

El presidente del Consejo de Estudiantes de la UPNA, en el Aulario.

Joel Pérez Urcelay (Vitoria, 1988) se licenció en Derecho y ahora afronta su primer curso del grado de Ingeniería Informática. Compagina sus estudios con un trabajo de vigilante de seguridad, con turnos en ocasiones de 24 horas. Asegura, no obstante, que él no es un caso representativo de cómo es el alumnado de la Universidad Pública de Navarra, pero sí parece un reflejo de esos estudiantes que ven en la universidad una forma de estar más preparados. En su caso, ocupa además desde el pasado mes de diciembre la Presidencia del Consejo de Estudiantes de la UPNA, un órgano que canaliza las quejas del alumnado. Con él repasamos algunas de las más habituales, en una generación marcada por la crisis, la formación continua y la complicada llegada al mundo laboral.

¿Por qué se animó a presidir el Consejo de Estudiantes? A menudo se ha puesto en duda que las quejas registradas a través de este foro sirvan para llegar a soluciones.

En Derecho, en el último curso, fui el delegado, y me gustó participar en la representación estudiantil, a pesar de que muchos cargos se acaban eligiendo por sorteo porque nadie se presenta. Quizá precisamente por esas dudas quería comprobar por mí mismo si a través de este sistema podemos cambiar algo.

¿Es difícil movilizar a los estudiantes?

Creo que sí, pero hay que apretar la tecla adecuada. Es verdad que la movilización en torno al Consejo de Estudiantes es más bien pequeña. Si tienen la sensación de que la representación estudiantil no sirve para nada, y eso alimenta las dudas. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Las asociaciones vinculadas a los estudiantes están disgregadas e, incluso, politizadas. ¿A qué lo atribuye?

En esta universidad pasa algo diferente a otras, porque están los grupos políticos universitarios, que sirven para dar más difusión a otro tipo de ideas, pero que antes hacían estas labores administrativas. Por eso se creó este consejo [en 2008] para separarlo. Este órgano es más administrativo, sirve para canalizar las quejas. Funcionamos más como un punto de información.

¿Cuáles son las quejas más habituales?

Las relacionadas con el profesorado. Por problemas con ciertas asignaturas, que no se da parte del temario, las fechas de los exámenes… Sí es verdad que, con Bolonia, hay menos espacio para esa libertad del profesorado.

¿Cree que falta renovación entre los docentes?

Hay excepciones, no puedo decir que no esté satisfecho. Pero sí creo que hay que asegurarse que quien da las clases está siempre al máximo nivel. Si hay permanencia para los alumnos, también debería haberla para el profesorado, aunque esta es una opinión muy personal.

Habla de la permanencia, ahora precisamente que se ha terminado el primer periodo de exámenes. Dado que, por ejemplo, la segunda matrícula se ha duplicado, ¿eso añade tensión al estudiante? Está claro que tiene que tomárselo en serio o aumenta el coste…

Yo diría que todo el mundo se toma en serio la universidad. Quizá hay gente que está aquí porque es lo que hay que hacer, pero no está convencida de lo que está cursando, se siente obligada y no lo disfruta. Eso genera frustración. Desde el Bachillerato ya te animan a acudir a la universidad.

Según un estudio de CCOO, entre 5.000 y 6.000 jóvenes navarros, de entre 16 y 24 años, ahora ni estudian ni trabajan. ¿Qué le parece?

Los famosos ni-ni, sí. Pero lo que hay que decir es que uno no es ni-ni porque quiera. Te puedes presentar a estudiar una FP o a la universidad y te quedas fuera.

Un informe, anunciado en enero (como se recoge en este artículo de Diario de Noticias), sitúa a Navarra como una de las autonomías con las tasas universitarias más caras. El precio medio es de 1.153 euros.

Es que Navarra es una de las comunidades autónomas donde es más caro todo, prácticamente. Desde luego, en cuestión de tasas está en el grupo de las más caras.

El vicerrector de Investigación de la UPNA, Alfonso Carlosena, aseguró que los cambios en Educación  ayudan más a los centros privados que a los públicos.

Puede haber causado ese efecto perverso. Si sucede, espero que sea algo colateral y no buscado; igual soy demasiado optimista.

¿La universidad se ha vuelto a convertir en una vía para privilegiados?

Yo creo que el primer año es bastante accesible. Quiero pensar que con las becas se llega a esas personas que quieren estudiar y necesitan esa ayuda.

Me parece saludable ir al extranjero si es para vivir una experiencia, pero no si es porque estás obligado porque aquí no hay nada

En su caso, afronta ya su segunda carrera. ¿Es una estrategia para abrirse más mercado laboral o no veía claro estudiar solo Derecho?

Combinar dos carreras tan distintas, como Derecho e Ingeniería Informática, puede abrir mis posibilidades, sí. Además, tenía la espina clavada de estudiar esto y me animé.

¿Qué ánimo notaba entre sus compañeros y compañeras al terminar Derecho?

La mayoría han seguido formándose, y han empezado un Master a pesar de lo que cuesta.

El Observatorio Navarro de la Juventud presentó  un estudio que afirmaba que más de la mitad de los jóvenes están dispuestos a irse al extranjero.

Es normal, y me parece saludable si es para vivir una experiencia, pero no si se debe a que están obligados porque aquí no hay nada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha