eldiario.es

Menú

Recuerdo del plomo

Hace dos años que las armas de ETA, todavía sin entregar, callaron. Hace 24 meses que Euskadi se libró del abrigo de plomo que lastraba su caminar. Dos años sin violencia terrorista. Esta efemérides es la del triunfo de la libertad y la democracia frente a la barbarie, la violencia y la sinrazón. Hace dos años que desaparecieron las dos 'Euskadis', la de los violentos y la de los amenazados, para dar paso a la Euskadi de verdad. Hay un millón de matices más, pero eso es en esencia lo que sucedió.

Recuerdo aquel día. Aquel comunicado de los derrotados. Aquellas lágrimas mezcladas de rabia y de alegría. De rabia por la inutilidad el sufrimiento, por lo absurdo del dolor causado. Rabia porque las casi mil muertes, los secuestros, la extorsión, las amenazas, la 'kale borroka', las empresas cerradas, las inversiones perdidas, la sociedad partida y enfrentada habían sido, como era lógico, para nada. Rabia y dolor por no entender que los terroristas hubieran necesitado llenar Euskadi de sangre para darse cuenta, y me temo que no por convicción ética, de que la violencia solo es el camino a más violencia. Y alegría por la paz. Sólo quien ha vivido sin ella sabe lo importante que es disfrutarla. Y en Euskadi desde el golpe de Estado del julio del 36 hasta el cese de la violencia de ETA no sabíamos lo que era vivir en paz. Queda mucho trecho, pero el paso más importante ya está dado y es, estoy convencido, irreversible.

Pero este aniversario no es ninguna fiesta. A pesar de la derrota de la violencia, es el recuerdo del dolor causado, de las miles de víctimas que sufrieron y sufren. Es la memoria de un relato que algunos pretenden ahora escribir desde la equidistancia, desde el retrato de un país dividido en dos bandos enfrentados cuando, en realidad, lo que hubo era un país amedrentado por una banda criminal.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Muerte dulce

Fagor Electrodomésticos lleva muchos años sin ser la joya de Mondragón. En 2005 lanzó un órdago al mercado y decidió comerse la francesa Brandt. La operación le ha dado la puntilla por una simple ecuación: incremento de deuda y caída del mercado. La burbuja inmobiliaria española no solo se ha llevado por delante inmobiliarias , constructoras y el ahorro de cientos de familias, también ha afectado a muchas empresas industriales y entre otras a Fagor Electrodomésticos, que pensó que el crecimiento era infinito. Muchos en la corporación hablan de “mala gestión”. 

Fagor electrodomésticos lleva más de un año arrastrándose y el riesgo afecta al futuro de pequeños ahorradores, trabajadores cooperativistas, inversores financieros, proveedores y al propio grupo Mondragón que le ha venido sujetando como si fuera una muleta. Hace poco más de seis meses, altos directivos hablaban ya de preparar una "muerte dulce".

Los proveedores de Fagor hace ya un tiempo que saben que la cosa no está bien. Han visto como les dejan de pagar y nadie responde. Hay pequeños talleres que están reteniendo pedidos por falta de pago.


Nadie ha querido profundizar en este periodo en la realidad. Ni los agentes económicos, ni las autoridades ni los medios de comunicación. Todos habían oído hablar del drama, pero cuanto más tarde estallara pues mejor. Mondragón cuenta con grandes empresas en su seno. En la división industrial hay otras que funcionan y bien. La semana pasada supimos que Fagor Industrial ha cambiado de nombre. Ahora se llama Onnera. Llamarse Fagor puede ser un problema pese a que el único vínculo con Fagor Electrodomésticos es pertenecer a Mondragón. Así, viven, entres otras,  Fagor Automation o Fagor Arrasate. 

Mondragón es mucho más que el electrodoméstico. Sin embargo, para el ciudadano  medio puede que no sea así por una cuestión de imagen. Se trata de un producto de consumo final, que llega al gran público. Da igual que en Mondragón vivan grandes empresas como Orona o el Grupo Danobat, la caída de Fagor les va a hacer daño, mucho daño.

A Mondragón nunca le ha gustado el ruido. Siempre ha tenido perfil bajo de comunicación. Su filosofía se reduce a un palabra: "hacer". La crisis de Fagor Electrodomésticos ha levantado más de una ampolla interna y externa y mucho malestar.

Los proveedores de Fagor hace ya un tiempo que saben que la cosa no está bien. Han visto como les dejan de pagar y nadie responde. Hace ya más de un mes que Caja Laboral, cooperativa del grupo, no descuenta pagarés de Fagor Electrodomésticos. Hay pequeños talleres que están reteniendo pedidos por falta de pago. 

Las deudas con proveedores pueden matar a pymes vascas. La falta de dinero puede dejar tirados a los compradores de subordinadas de la empresa, deuda perpetua de pequeños ahorradores. Mondragón ha dado créditos que ve peligrar. La deuda bancaria hará provisionar a la banca. Los trabajadores cooperativistas verán cerrado su futuro profesional.

La salvación parece estar en China, pero, aún si llega, supondrá el final del modelo cooperativo y de la riqueza que otrora generó. Pervivirá la marca pero la empresa, ya reestructurada, no será la misma. La joya es quincalla y la muerte nunca es dulce.

Seguir leyendo »

La semana cínica

24 Comentarios

Una de las consignas más coreadas por el 15 M y que más recorrido ha tenido ha sido: “No nos representan”. Con estas simples palabras referidas a la clase política, la ciudadanía concretó un sentir mucho más generalizado de lo que creen en las sedes de los partidos. Un lema que resume el sentimiento de que la gestión de lo público se había alejado de la realidad y encerrado en un mundo ajeno al día a día de millones de personas. “No nos representan” recogió la sensación de que las instituciones no gobiernan para el pueblo, de que los discursos, las leyes, las medidas… todo lo que formaba y forma parte del entramado institucional había perdido su razón de ser original y había caído en el despotismo.  Y no es conveniente olvidar que el 15 M es el movimiento social más importante de la época democrática promovido por la ciudadanía. Nunca antes se había logrado sumar tantas aspiraciones de cambio sin que un partido o una institución estuviesen detrás.

Lo que provoca principalmente que las personas se sientan abandonadas por la política es la corrupción, la mentira, la teatralización de las posturas y el cinismo. Y esta semana, en Euskadi, hemos tenido una buena dosis de esto último. El caso más flagrante ha sido la detención, para poner en libertad a la gran mayoría días después, de 18 integrantes de la plataforma ‘Herrira’ de apoyo a los presos de ETA. Esta operación coordinada por el juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional –en la que, a diferencia de otros operativos,  sí se llevaron los discos duros de los ordenadores y detuvieron inmediatamente a todos los supuestos delincuentes-, ha supuesto un cruce de reacciones, declaraciones, equidistancias y silencios dignos de enmarcar.

En el primer escalafón está el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz,  que tras las detenciones dijo que “el Estado de derecho no está en suspenso y el Gobierno no deja de realizar todo lo que tiene que hacer para conseguir la disolución de ETA". Pero ‘Herrira’ no es ETA. Porque, si lo fuera, ahora el ministro debe explicar qué hacen los 18 detenidos en la calle. Es cierto que Guardia Civil ha documentado un total de 112 homenajes y recibimientos a presos de ETA que considera delictivos por enaltecimiento del terrorismo. Y también es igual de cierto que el Tribunal Supremo, que sienta jurisprudencia, este mismo año ha dictado sentencia aclarando que la mera exhibición de fotos de ‘etarras’ no es enaltecimiento del terrorismo. Lo mínimo que podemos pedir a un Gobierno es que sea justo y que no use sus aparatos –y mucho menos la Justicia- para hacer política.

Seguir leyendo »

No hay borrón con las manchas de sangre

Franco ha muerto. Hace ya varias décadas. De hecho, y lamentablemente, para muchos jóvenes el dictador es un  personaje de película. Es uno de los efectos de la falta de memoría colectiva, de una educación que pasa de puntillas por la más triste y negra historia reciente de España. Pero cada cierto tiempo un temblor remueve aquellos años negros y arroja luz a unas tinieblas de impunidad inaceptables en una democracia verdadera.

Ahora ha sido la decisión de María Servini de Cubría, la juez argentina que instruye la querella 4591-10, en la que se investigan los crímenes contra la humanidad ejecutados por el franquismo. La orden internacional de detención de cuatro responsables de crímenes contra la humanidad durante el régimen franquista -el excomisario José Ignacio Giralte González, el exinspector José Antonio González Pacheco, más conocido como ‘Billy el niño’; el exescolta de Franco y de la Casa Real, Celso Galván Abascal, y Jesús Muñecas- ha generado ilusión en los afectados. Ilusión contenida por las maniobras de la Fiscalía española, pero esperanza al fin y al cabo de ser reconocida su injusticia.

No es la revancha lo que mueve a víctimas, familiares y colectivos de apoyo. Eso quedó zanjado en la Transición. Es la dignidad y la justicia.

Seguir leyendo »

El acuerdo de Euskadi

El PNV y el PSE-EE han alcanzado un ‘Preacuerdo para conseguir una Euskadi más moderna, solidaria, sostenible y competitiva’. El entendimiento, que marcará la política vasca de los próximos meses, ha sido anunciado por los dos partidos con una intensidad diferente. Mientras el PNV se ha mostrado más frío y resignado- sin el apoyo de los socialistas tendrían que plegar velas y asumir un sonoro fracaso político y la evidencia de su incapacidad de gestión en solitario-, en el PSE han lanzado las campanas al vuelo como si hubiesen obtenido el premio gordo de la política vasca. Es cierto que lograr que los jeltzales asuman su soledad es un paso importante para la sociedad y la política vascas. Todavía resuenan algunas declaraciones altisonantes de aquel PNV herido por la presencia de López en Ajuria-Enea, de aquellos 'burukides' que sentían que Euskadi era su parcela y que ellos, y solo ellos, podían gestionar. Los hechos, tan tozudos como cuando demostraron al propio López que sin el PP su Gobierno era incapaz de avanzar, han demostrado que Euskadi se apoya en cuatro columnas políticas más o menos robustas y de mayor o menor peso, pero cuatro al fin y al cabo.

La entente entre socialistas y nacionalistas es una buena noticia, pero insuficiente. Los acuerdos tienen que tener un sentido más allá de lo coyuntural y entrar de lleno en una reforma estructural imprescindible.

En esta tribuna he expresado muchas veces que necesitamos política con mayúsculas y eso exige entendimientos, acuerdos, cesiones y grandes pactos que solucionen la difícil situación de muchas personas, familias y empresas. Y la entente entre socialistas y nacionalistas es una buena noticia, pero insuficiente. Los acuerdos tienen que tener un sentido más allá de lo coyuntural y entrar de lleno en una reforma estructural imprescindible. Es cierto que en materia fiscal las propuestas son de cierto calado, pero no dejan de ser intenciones que no están cerradas sin el apoyo de, al menos, un tercer grupo. Y que se menciona una posible reforma de la LTH, pero sin entrar en contenidos concretos ni fechas exactas. Euskadi necesita repensarse, simplificar su estructura institucional y reducir las ventanillas. Ese es el gran pacto que necesita este país.

Seguir leyendo »

Nuevo curso, viejos problemas

Llega septiembre. Por delante tenemos un curso repleto de retos. El primero, fundamental, es hacer que los invisibles brotes verdes se caigan del guindo y crezcan en la economía real tras hacerlo en la imaginaria. Con él se debería crear empleo y con más personas trabajando, al margen de la lógica e imprescindible mejora de su calidad de vida, crecerá el consumo. Ese es el círculo voraz de un capitalismo que padece anemia desde hace ya demasiados años. Pedir que ese crecimiento se haga sobre criterios de sostenibilidad social y medioambiental es, además, una obligación. No podemos permitir que la crisis nos haga relajar los valores de una sociedad, la europea y por inclusión la vasca, que ha basado su forma de ser en la solidaridad y un reparto más o menos justo de las oportunidades.

Aunque el reto que más afecta a la ciudadanía es la recuperación de la economía, el más urgente es la regeneración de la política. Es la inversión más rentable y necesaria.


Pero, aunque el reto que más afecta a la ciudadanía es la recuperación de la economía, el más urgente es la regeneración de la política. Es la inversión más rentable y necesaria. La política es la única herramienta que tenemos para cambiar la sociedad y para protegerla de los depredadores que la usan en beneficio propio y no dejan nada en ella para que sobreviva. Llevamos mucho tiempo diciendo que es el momento de la política y, en cambio, no llegan propuestas políticas que enganchen con la sociedad, que respondan a las demandas de una ciudadanía descontenta y desorientada.

Seguir leyendo »

El petardo de la política

Comienzan la Aste Nagusia de Bilbao. La fiesta en la que, como dice la vieja canción de Serrat 'Fiesta', “se van nuestras miserias a dormir”. O, al menos, eso debería suceder. Pero no. En este país de proclamas, de gestos y de pancartas hay que aprovechar cada fogonazo para salir en la foto. No puede la izquierda abertzale dejar pasar una ocasión para hacerse notar. No puede respetar el deseo de la gran mayoría de la ciudadanía de pasar unos días en paz y con alegría. Tienen que ondear su bandera donde y como sea. Un complejo que arrastran desde lo más profundo de su corta historia y que demuestra un complejo digno del mejor diván. Se podía haber elegido de ‘txupinero’ a un representante de cualquier colectivo de la comparsa, en Vitoria han sido la Asociación de Donantes de Sangre o el Banco de Alimentos, pero no, había que usar un balcón de todos para poner la foto de unos pocos. De unos pocos que, es lo más grave, han jaleado y aplaudido a quienes llenaron nuestros días de lágrimas y sangre.

Y una decisión totalmente equivocada lleva a una respuesta desproporcionada. El delegado del Gobierno, aunque cumple su deber, encuentra un espacio perfecto para agitar sus proclamas. En vez de buscar consensos, respuestas conjuntas, negociar, apaciguar y proponer soluciones, mata moscas a cañonazos. Es una buena cortina para tapar otros humos que afectan al Gobierno. Es una buena ocasión de despertar viejos fantasmas. Es verdad que es intolerable que se usen las fiestas para dar voz a quienes han apoyado la violencia, pero es ridículo proporcionar protagonismo a quien no lo merece, no entender que las cosas están cambiando (aunque queden muchísimos pasos) y que la polémica hace un flaco favor a la convivencia.

La ciudadanía quiere vivir las fiestas sin política, anudarse el pañuelo al cuello y desconectar por unos días de una realidad azotada por el cortoplacismo, asolada por unas cifras de desempleo insoportables y agobiada por la falta de oportunidades.  Pero no es posible. Primero por la tozudez de quienes no son capaces de avanzar y, después, por la ineptitud de quienes lejos de servir a la normalidad, apagan fuegos con gasolina. En este caso la responsabilidad recae en la provocación, pero también en la nula capacidad de solventar problemas.

Seguir leyendo »

Resetear o cambiar el sistema operativo

La línea roja está próxima. La Casa Real está involucrada en turbios asuntos a través de la infanta Cristina. El presidente del Tribunal Constitucional, según publicó El País, es militante del Partido Popular. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está bajo la terrible sospecha de haber cobrado sobresueldos, cuando es ilegal, procedentes supuesta contabilidad B de su partido que era financiada por empresarios. El hasta hace poco tesorero del Partido Popular está en la cárcel por evasión de capitales. Los partidos políticos y los sindicatos sufren una crisis de valores y una falta de transparencia y democracia interna que les ha llevado a perder la confianza de la ciudadanía. Hay directores de medios de comunicación señalados en esas turbias cuentas que apuntan a la financión ilegal del partido del Gobierno y a la compra de favores.

La Comisión Europea no responde por igual a los intereses de todos los europeos. Las justicia ha dejado de ser gratuita y la sanidad lleva un camino parecido por culpa del repago y las privatizaciones. La educación ya no garantizará la igualdad de oportunidades.

Es el momento de hacer algo, de actuar. Y ese paso le corresponde a la política que, al fin y al cabo, es quien nos representa. Necesitamos política y políticos con mayúsculas y ahora no los tenemos.


El gran acuerdo con el que la sociedad se dotó hace 35 años está a punto del colapso. Los que nacimos en esa época somos conscientes de la importancia capital que tuvo el esfuerzo que entre todos se hizo para democratizar un país que vivió en la oscura sombra de la dictadura y represión fascista. Pero ese obstáculo ya se ha superado y es la hora de resetear el sistema. Los acuerdos básicos están podridos y con metástasis en muchas de las instituciones que, precisamente, deberían ser las que insuflasen salud al organismo que es todo país. La jefatura del Estado, el Tribunal Constitucional, el Ejecutivo, los partidos, los sindicatos y el estado de las Autonomías están en crisis. Los servicios públicos, justicia, sanidad y educación, están en riesgo.

Es el momento de hacer algo, de actuar. Y ese paso le corresponde a la política que, al fin y al cabo, es quien nos representa. Necesitamos política y políticos con mayúsculas y ahora no los tenemos. Cualquier aplazamiento, cortina de humo, parche o patada hacia adelante puede provocar una ruptura en la sociedad que suponga que el reseteo se convierta en realidad en un cambio de sistema operativo.

Seguir leyendo »

Un día que tembló la democracia

Hoy es un día asqueroso. Un señor supuestamente corrupto y ladrón, pendenciero y chantajista ha puesto en jaque a quienes supuestamente han sido sus cómplices, encubridores e impulsores. Hoy, un caradura que ha vivido de pervertir la democracia se ha subido a las barbas de quienes parece que han sacado provecho de ello. El problema es mayor ya que los que habrían sacado provecho presiden una empresa que se llama España y su caída va a arrastrarnos a todos a un pozo del que nadie sabe siquiera si tendrá salida. Lo que dice el corrupto de Bárcenas es de tal calado que el silencio del Gobierno suena a otorgamiento. Nadie puede permitir estas acusaciones sin dar la cara. Ocultarse es para esconder algo y quien nada teme, nada oculta.

La actitud de Mariano Rajoy, sea o no culpable –y eso solo corresponde afirmarlo a la justicia-, es una tacha a la democracia. Si el actual presidente es el autor de los mensajes que publica el diario El Mundo, debería dimitir inmediatamente. Y si no lo es, su silencio público –o el papel de dama ofendida que interpreta- y el bloqueo que ha hecho el Partido Popular de su comparecencia parlamentaria son un insulto imperdonable a la democracia representativa y, por extensión, al conjunto de la ciudadanía. El poder no es suyo. El poder lo ejerce en nombre de un pueblo que lo ha elegido, pero es un préstamo y la única condición de ese préstamo es ejercerlo sobre lo que se prometió, que ya lo ha incumplido, y dar cuentas der lo que se hace, que tampoco lo hace. Rajoy debe dar la cara ante la ciudadanía o abandonar el poder inmediatamente.

Urgen las respuestas y que funcionen los cauces para obtenerlas o es posible que la calle las reclame a su manera.

Seguir leyendo »

Tres meses de El Diario Norte

Siempre es complicado hablar en primera persona, aunque en este caso sea del plural.  Y más hacerlo de un medio de comunicación, que nunca jamás debería ser noticia. Llevamos justo hoy tres meses de vida, solo tres, y nos estamos haciendo un hueco en la información y, lo que es más importante, estamos adquiriendo personalidad propia. Lo hacemos con modestia y conscientes de que es un largo camino y un trabajo de hormiga el que nos va a llevar a mantenernos y hacer lo que queremos. Pero en el poco tiempo que llevamos con vosotros ya hay temas que son ‘de El Diario Norte’.

En estas doce semanas hemos adelantado la convocatoria de la Huelga General del pasado 30 de mayo o la decisión de mantener a Otegi en la cárcel. Hemos desvelado la nefasta gestión del BEC; hemos puesto el foco en el escándalo de las concesiones de la ITV, aún sin resolver; la enésima propuesta de ordenación hospitalaria de Vitoria se leyó primero en este periódico igual que la desaparición de las víctimas del terrorismo de las aulas de los colegios de Euskadi. Hemos sacado los colores, el azul gaviota, al alcalde de Vitoria, Javier Maroto, por ‘confundir’ la publicidad de partido con la institucional que pagamos entre todos los contribuyentes. Información que hemos realizado con rigor e independencia y que cumple, o eso creemos, el máximo requisito de lo que debe ser una noticia: contar aquello que no se quiere que se sepa.

Es la labor que nos corresponde y el compromiso que hemos adquirido con vosotros, los y las lectoras, de hacer información cercana.


Seguir leyendo »