eldiario.es

Menú

Tuitea que algo queda

La Audiencia Provincial de Madrid anula la causa contra Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, por el ‘extraño’ crédito concedido a Gerardo Díaz Ferrán. Es una actuación histriónica. Y las redes sociales, especialmente Twitter, han estado sembradas de reflexiones ingeniosas. Cuando la infanta Cristina veía a su marido medrar creyó que era por su físico y no tenía por qué saber que andaba metidos en negocios poco claros aunque su nombre estuviese bien cerca. Es cierto que ha quedado demostrado que algunas personas, especialmente mayores, sí son capaces de entender lo que es una aportación subordinada financiera o una preferente, pero la infanta, tan siendo ella de jugar con su fox terrier y acariciar a su caballo, no entendía nada de lo que pasaba en su casa. Esa comparación, brillante, la leí en algunas fantásticos ‘tuits’.

La misma infanta, con un DNI tan común, ha vivido episodio esperpéntico con un ‘juego’ de propiedades que cambiaban de manos como en un número de trileros. Solo que en este baile, al final y según cuentan, ni el vaso ni la mesa ni la bolita eran de la infanta ni del trilero, sino de uno que pasaba por allí con un documento de identidad muy parecido. He visto en las redes que mucha gente iba a ir a cobrar la lotería con números parecidos a los premiados para probar suerte. Y aunque nadie ha contado si lo logró, imagino que la cosa no habrá resultado. Ni nadie habrá dimitido en las Loterías. Ni en ningún otro sitio.

Ana Mato abrió un día la puerta de su garaje, no sé si antes o después de desayunar con Minnie Mouse en Euro Disney, y se encontró un Jaguar y cientos de sacos de confeti. Debió pensar que era normal y que sucedía en todos los hogares. Creería, con cierta lógica, que se trataba de un plazo diferido aplazado del regalo de los Reyes Magos. Esas cosas normales que suceden en el barrio Salamanca y cerca de la plaza de Colón en Madrid. Los juegos de palabras que hubo con Disney, Mato el confeti y el Jaguar dan para un artículo entero.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

30 de febrero, Día de Euskadi

Este país nuestro es amigo de los debates de altura y de las guerras de símbolos. Todo cuenta para construir un imaginario común donde solo quepa una forma de ser, sentir o entender lo vasco. La última solemne ridiculez en la que andamos metidos es la discusión sobre cuál es el día de Euskadi, la fiesta ‘nacional’.

El anterior Gobierno, presidido por el socialista López, determinó que a imagen y semejanza de otras Comunidades celebraríamos el 25 de octubre como aniversario de la aprobación del Estatuto. Pero como a los nacionalistas se les ha quedado pequeño, clamaron con ‘txistus’ y ‘albokas’ ante tal colonización. Es inasumible que en Euskadi celebremos algo igual que los demás. Así que se pusieron a pensar o lo que sea que hacen cuando algo les chirría.

En este festival de fechas llegó EH Bildu y propuso que la gran fiesta vasca sea el Día internacional del euskera, es decir, el 3 de diciembre. Y la idea no es mala dada la cercanía del puente de la Constitución. Aunque, claro, eso puede generar un problema que agrava lo que se pretende evitar ¿Se imaginan a miles de vascos de pura cepa en pleno diciembre disfrutando en Benidorm del puente eusko-español? ¿El puente de la Konstituzion? Unir la ‘Carta Magna’ con nuestra lengua puede generar un efecto perverso.

Seguir leyendo »

Un día cruzado

Quizás sea este plomizo gris del cielo que no hay quien lo soporte. O que haga más frío en la calle que en la nevera. Quizás sea que las gotas que colman el vaso se han convertido en grifo o que, simplemente, tengo un mal día. Pero ya basta.

Basta de engañar. De decir que hay brotes verdes, que estamos en la senda del crecimiento, que las medidas tomadas nos ponen en el buen camino. Basta de mentir. La ciudadanía cada vez pierde más servicios públicos, que se desangran en calidad o en cantidad, y cada vez pierde más estado del bienestar. Y encima, canallas, hacéis que esos ciudadanos se sientan culpables por haber tenido alguna vez derecho a ciertas especialidades médicas, o tener recetas gratis, o camas en el hospital, o residencias, o ayudas a la dependencia. Encima, estafadores, hacéis creer que eso era un lujo y que vivíamos por encima de nuestras posibilidades.

Basta de tomarnos por idiotas. De darnos explicaciones de parvularios diciendo que no hay dinero mientras con la otra mano firmáis acuerdos con las concesionarias de autopistas para rescatarlas o prestáis dinero a los bancos que nos desahucian para que luego ellos os den a su vez créditos a mayor interés. Basta de usar nuestro dinero para vuestros intereses aduciendo que no se puede dejar caer el sistema bancario mientras quienes se despeñan son las familias y las personas más vulnerables. Basta de ser débiles con los fuertes y fuertes con los débiles.

Seguir leyendo »

Escenas de Ajuria Enea

Es complicado que los políticos se pongan de acuerdo. A pesar de los más de 6.000.000 de parados en España o los más 160.000 en Euskadi. Aunque el PIB caiga un 1,9% en el último año. Es difícil que los políticos se sienten en las instituciones y digan: señoras, señores tenemos un problema por encima de nuestras diferencias y debemos solucionarlo. Es imposible imaginarlos diciendo: tenemos que generar empleo para los nacionalistas y los no nacionalistas, para los conservadores y los progresistas, para los de Amoroto y los de Brozas, los de Madrid y los de Marrakech que viven aquí. Es impensable confiar en que pongan el interés general por encima de cuitas partidistas, o incluso personales, y se pongan a trabajar para generar empleo. Pero, sobre todo, es imperdonable que no lo hagan.

Ahora bien, hay cosas que son todavía más esperpénticas. Que no alcancen pactos es bochornoso y demuestra sus incapacidades. Pero que ni siquiera sean capaces de alcanzar un acuerdo para decir que han alcanzado un acuerdo es vergonzoso. Iñigo Urkullu (PNV) reunió a las diputaciones y Eudel (organización que engloba a la mayoría de ayuntamientos vascos) para ofrecerles un pacto sobre cómo invertir el dinero de más que podría llegar a través de un mayor endeudamiento. Tras la reunión, con una bonita foto, el Gobierno vasco se apresuró a decir que había acuerdo. Apenas 12 horas después el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano (EH Bildu), desmentía al lehendakari y negaba la existencia del pacto. A simple vista no parece que haya que ser un lince para, al salir de una reunión, saber si has llegado a un acuerdo o no. Ellos parecen no saberlo.

Que los políticos no alcancen pactos es bochornoso y demuestra sus incapacidades. Pero que ni siquiera sean capaces de alcanzar un acuerdo para decir que han alcanzado un acuerdo es vergonzoso.

Seguir leyendo »

Donde dije digo, digo me ahogo

Euskadi es un país cambiante. Lo que ayer era imposible hoy es deseable y lo que hace un año era una atrocidad política hoy es un acto de responsabilidad necesario para salvar esta lluviosa patria nuestra. Si ayer Patxi López era el mísmisimo Satán por llegar a acuerdos con el Partido Popular de Basagoti unos meses después, previa foto con Mariano en La Moncloa, es razonable lanzar el guante a todo el que se ponga para sumar y no dejar caer el país. De la noche a la mañana los populares lejos de taponar las vías respiratorias de los vascos y las vascas son candidatos a hacer el boca a boca a un lehendakari que está solo.

Y es que esa es la lectura del pleno en el que Urkullu ha lanzado su programa político. Tras la borrachera de soberbia ha mirado al Parlamento y, como bien cuenta Antonio Rivera,  ha visto que hay más gente conduciendo en dirección contraria que por el carril único que creían que era Euskadi. El PNV ha tenido que asumir su soledad política y lanzar el guante del pacto tanto al PSE-EE como al PP. La boda imposible que era hace un año ahora pretenden convertirla en orgía de siglas. Urkullu está punto de superar a Rajoy en algo. En ser el presidente que más rápido se ha quedado sin discurso.

En Sabin Etxea tienen claro que con EH Bildu no quieren ir ni a heredar. No invierten tiempo ni en pensar la excusa para negarles el baile. La semana pasada era que no compartían modelo social y esta que los abertzales apoyan la huelga. La que viene bien podría ser que algo relacionado con el color de la txapela. Ha acertado Laura Mintegi señalando la pobreza del argumento de Urkullu. Es evidente que el PNV es consciente de que remar en el mismo río que los abertzales acabará dejándole sin caladero. Su portazo, por lo tanto, no es una cuestión de modelo social sino un cálculo electoral. El mismo que utilizan para sacar la bandera de la soberanía. Si truena la ponen a Santa Bárbara y si escampa la tienden al sol.

Seguir leyendo »

El mejor Gesto por la Paz

Dentro de una semana la asamblea de Gesto por la Paz debatirá su despedida. Cerrará un ciclo vital del que la ciudadanía vasca debemos estar, y estamos en gran mayoría, orgullosos. Gesto por la Paz ha sido el silencio que más se ha oído en la historia reciente de Euskadi. La asociación cívica, con sus concentraciones de 15 minutos de silencio después de cada muerte violenta producida por los efectos del terrorismo, despertó la conciencia de muchas personas y canalizó el dolor de una sociedad que estaba paralizada por el horror. Ahora, visto con perspectiva, puede que tengamos una visión un tanto distorsionada de la labor de los primeros gestos. Puede que la memoria, que tiende a borrar los episodios más duros, nos traicione y no recordemos aquellas tímidas concentraciones en las que a principios de los años 80 los grupos antimilitaristas y pacifistas comenzaron a expresar su rechazo a la violencia. Aquellos años fueron complicados por la incomprensión. Pero llegaron épocas más duras.

Gesto por la Paz ha soportado estoicamente, desde los años 90, contra manifestaciones. Grupos de fanáticos que amedrentaban a los pacifistas en nombre de vaya a saber qué patria. Porque no existe patria, real o imaginaria, capaz de prosperar si no se levanta ante la violencia. Si no se manifiesta ante el dolor y la sinrazón. Si no se alza contra el sinsentido de la muerte por la muerte, contra la violencia que no ha conseguido ningún objetivo más allá del terrible dolor y el desgarro de una sociedad que, por suerte, comienza a ver la luz. Gesto por la Paz ha sido la respuesta razonable y pacífica a las balas, a las bombas, a los secuestros.

Los miles de hombres y mujeres que han sujetado las pancartas de Gesto han sustentado la moral de un país que estaba maniatado y cuya libertad estaba secuestrada. Y lo han hecho con un gesto tan humilde y contundente, tan sencillo y cargado de significado como detenerse 15 minutos y mostrar en silencio la repulsa a la violencia. Muchas veces con los violentos enfrente. A quince centímetros. Nariz con nariz con quienes amenazaban, escupían e insultaban a los defensores de la paz. Y las personas de Gesto siguieron impasibles. Para algunos en un síntoma de debilidad. Pero el tiempo ha demostrado que lo hizo Gesto fue su gran fortaleza: recuperar la calle para la paz y la convivencia.

Seguir leyendo »

No, en serio ¿qué (…) estáis haciendo?

Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) son absolutamente descorazonadores. En Euskadi ya hay 165.000 personas en paro. Y en España más de seis millones… ¡Más de seis millones! Cientos de miles de personas con nombre y apellidos que no pueden vivir. Y mientras tanto, la clase política sigue enfrascada en debates estériles de “y tú más”. Que si es culpa tuya, que si tu reforma echó a más gente que la mía, que si la mía es más larga y llega más lejos… ¡Basta!

Más de una vez se ha comentado: en las cifras del paro el bosque no deja ver los árboles. Detrás de cada persona sin trabajo hay una frustración, una humillación, una vida detenida, pausada a la espera de una oportunidad que no existe. La ciudadanía necesita coraje, medidas audaces, apuesta decidida por el crecimiento. La sociedad necesita gestores de altura y no actores de medio pelo más preocupados por el corte en la radio o el titular redondo.

La ciudadanía necesita coraje, medidas audaces, apuesta decidida por el crecimiento. La sociedad necesita gestores de altura y no actores de medio pelo más preocupados por el corte en la radio o el titular redondo.


Seguir leyendo »

¿Qué datos fiscales se quieren ocultar?

Me cuenta un compañero del periódico que el pasado verano tuvo a bien visitar la villa foral de Gernika y, torpe de él, olvidó mover su vehículo estacionado en una zona de ORA (u OTA, según la capital). Cuando llegó al coche y vio la nota en su limpiaparabrisas descubrió enseguida que no era un anónimo amoroso sino una ‘receta’ de 12 euros. Se montó en su auto con el ceño fruncido y viajó hasta Vitoria. En su fuero interno pensó ingenuo que quizás la nota no le llegaría a casa por ser un municipio diferente. Semanas después un ordenador dio con él. Ahora está más atento a la hora de aparcar. Pero aún es más, es posible que en unos meses se haga efectiva una directiva europea que permita que las multas por exceso de velocidad lleguen a tu domicilio independientemente del país en el que se cometan. Y eso está bien porque un infractor es como el nombre de Josep Lluis: es igual aquí que en la China Popular.

Pues bien, si en vez de aparcar mal en Gernika le hubiera dado por defraudar a la Hacienda vizcaína, que no se le ha pasado por la cabeza, es posible que jamás le hubiesen pillado. Porque si no hay un inspector detrás de él que le siga la pista no hay ordenador que salte la alarma y detecte que algo no cuadra. Y es que las haciendas vascas no tienen conectadas sus bases de datos entre ellas. Los detractores de esta medida, principalmente el Partido Popular y el Partido Nacionalista Vasco, aseguran que es una cuestión de protección de datos. Un escudo al que se aferran desde la desgastada tribuna política pero que no tiene ningún agarre legal ya que no es de aplicación lo que respecto a las Administraciones Públicas establece el apartado 1 del artículo 21 de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal ya que la misma Ley Orgánica exceptúa la regla general de la necesidad de consentimiento del interesado para el supuesto de que la cesión esté autorizada en una Ley. Y en Euskadi tenemos capacidad de legislar.

Podemos intercambiar información, lo hacemos en algunos casos, y podemos salvar los límites de la Ley de Protección de Datos con otra ley que aclare que el uso de esos datos es la persecución del fraude fiscal. Entonces, ¿por qué no se hace? Y ahora viene el redoble de tambor… Sí se hace. O al menos sí lo hace la Hacienda de Gipuzkoa con la Agencia Tributaria española. Y lo hizo en tiempos del PNV en la sede foral. Lo pueden ver en el Boletín Oficial de Gipuzkoa número 106 de 2011, concretamente en la Orden Foral 481/2011 de 25 de mayo. Y la firma Pello González Argomaniz, diputado foral de Hacienda y Finanzas del Gobierno peneuvista de Markel Olano. Navarra tiene un acuerdo exactamente igual con la Agencia Tributaria. Entre las haciendas forales vascas nos dicen que es imposible. Pero es mentira.

Seguir leyendo »

Bieito Rubido es un cobarde

42 Comentarios

No tengo el placer de conocer personalmente a Eduardo Madina. Como tampoco lo tengo de conocer a cientos de políticos, empresarios, profesores y periodistas que caminaron bajo la sombra de la escolta en los todavía cercanos años del plomo en Euskadi. No tengo excesivo interés de hablar en estas líneas sobre si Madina o López, Chacón o el espíritu del Che Guevara se presentarán a las primarias del PSOE. En estos precisos momentos me importa un bledo ese asunto. Quiero escribir con el mayor respeto posible sobre la persona que está detrás del nombre. Sobre Eduardo. Sobre los miles de Eduardos que viven en este país.

Edu, como dicen que le conocen en su ámbito, salió a trabajar el 19 de febrero de 2002. Con 26 años recién cumplidos recorrió cerca de 10 kilómetros con una bomba lapa adosada a su Seat Ibiza. En una rotonda cerca de un centro comercial, entre dos gasolineras cercanas, el detonador hizo contacto y una fuerte explosión hirió gravemente a Madina. Perdió una pierna y, con ella, una de las grandes ilusiones de su vida: la posibilidad de jugar al voleibol. Lo hacía en el equipo de la Universidad. El atentado no solo le dejó secuelas físicas. Sus padres padecieron una profunda depresión. Su madre falleció diez meses después del atentado de un infarto. Repito: su madre falleció diez meses después de un infarto.

El pasado viernes en el programa 'La mañana' de la COPE, emisora en la que he trabajado, el director de ABC, Bieito Rubido, tuvo la indecencia de decir que Eduardo Madina simpatiza más con lo que piensa ETA que con lo que piensa el Partido Popular. Tampoco voy a entrar a analizar por qué hay que simpatizar con lo piensa el Partido Popular ni cuál es el dogma de fe popular que me he debido de perder en algún momento. Me quedo con la comparación. Es odiosa. Es repugnante. Es insoportable. Es cobarde.

Seguir leyendo »

El Gipuzkoa Basket querría fichar a Pau Gasol

Tranquilos. No nos hemos vuelto locos. Al menos no más de lo que estábamos ayer. Es que, según lo que ha sucedido en Bizkaia entre Gorka Arrinda y José Luis Bilbao, parece que estamos en época de caprichos y oye, al equipo guipuzcoano no le vendría mal fichar a la megaestrella de los Lakers para sacar el pie y tres cuartos que tiene en la profunda LEB oro. O, traducido para quienes nos les gusta el baloncesto (que hay gente para todo), para no bajar de la primera división del balón naranja a un abismo de segunda categoría.

Y es que claro, los vecinos donostiarras tienen que estar que echan chispas. Ellos, tan fieles, tan serenos, tan constantes, pues resulta que han hecho un equipo modesto, acorde a sus posibilidades presupuestarias y, vaya por dios, entre que el deporte no es una ciencia exacta y que la suerte no ha llegado a los marcadores, están a punto de descender. Qué ojalá no. Pero, vaya por donde, nadie les había dicho que se despreocupasen de la deuda, o del patrocinador, o del coste de la plantilla, que fichasen a diestro y siniestro que luego la mamá Diputación premiaría la gestión con un rescate tipo Chipre, aunque en este caso no son los hombres de negro los que rescatan si no los rescatados. Así que, por si la veda sigue abierta, aconsejo a los del club de Illumbe que pidan a Martín Garitano un adelanto a cuenta para fichar a Gasol, que se lleva a matar con su entrenador y que, entre la pasta que ponemos entre todos y los placeres que depara nuestra tierra, dudo y mucho que pueda resistirse y vendrá a salvar al equipo de la quema.

La cosa podría tener gracia. Porque en el deporte profesional parece que todo vale. Pero no. Soy un firme defensor del apoyo al deporte. Y creo, de verdad, que puede ser un vehículo para promocionar marca de país o determinados valores educativos. Pero de ahí al escandoloso trato preferente que reciben algunos clubes por parte de nuestras intituciones media un abismo. Lo del Bilbao Basket es de traca. Dos patrocinadores se van en un año y la culpa siempre es de otros. Y la Diputación, en vez valorar la mala gestión, mira a otro lado y adelanta dinero público para un proyecto que se basa en una única persona de la que mejor hoy no vamos a hablar.

Seguir leyendo »