eldiario.es

Menú

Un día cruzado

- PUBLICIDAD -

Quizás sea este plomizo gris del cielo que no hay quien lo soporte. O que haga más frío en la calle que en la nevera. Quizás sea que las gotas que colman el vaso se han convertido en grifo o que, simplemente, tengo un mal día. Pero ya basta.

Basta de engañar. De decir que hay brotes verdes, que estamos en la senda del crecimiento, que las medidas tomadas nos ponen en el buen camino. Basta de mentir. La ciudadanía cada vez pierde más servicios públicos, que se desangran en calidad o en cantidad, y cada vez pierde más estado del bienestar. Y encima, canallas, hacéis que esos ciudadanos se sientan culpables por haber tenido alguna vez derecho a ciertas especialidades médicas, o tener recetas gratis, o camas en el hospital, o residencias, o ayudas a la dependencia. Encima, estafadores, hacéis creer que eso era un lujo y que vivíamos por encima de nuestras posibilidades.

Basta de tomarnos por idiotas. De darnos explicaciones de parvularios diciendo que no hay dinero mientras con la otra mano firmáis acuerdos con las concesionarias de autopistas para rescatarlas o prestáis dinero a los bancos que nos desahucian para que luego ellos os den a su vez créditos a mayor interés. Basta de usar nuestro dinero para vuestros intereses aduciendo que no se puede dejar caer el sistema bancario mientras quienes se despeñan son las familias y las personas más vulnerables. Basta de ser débiles con los fuertes y fuertes con los débiles.

Basta de concertar reuniones para, como dice Serrat, alcanzar acuerdos que den pie a pactos que sienten las bases de documentos que impulsen plataformas que promuevan cambios que provoquen mecanismos que alumbren mejoras. Vale ya del juego estético, patético, del teatro en el que habéis convertido la política. Usad los parlamentos para debatir y fijad acuerdos para mejorar la vida de los que estamos fuera de la verja o debajo de los leones.

Vale ya del juego estético, patético, del teatro en el que habéis convertido la política. Usad los parlamentos para debatir y fijad acuerdos para mejorar la vida de los que estamos fuera de la verja o debajo de los leones.


Dejad de disimular que Bárcenas repartía sobres indiscriminadamente o que el premio a dilapidar 304 millones de dinero público en el BEC, con contratos de dudosa legalidad, es que te nombren presidente de una sociedad pública. Dejad de mirar a otro lado con la escandalosa estafa de los ERE.

Basta de hacer congresos que dejan a la Bulgaria comunista a la altura de las democracias más avanzadas. Abandonad el aparato del partido y dejad de construir búnkeres en los que nadie os toca. Para bien ni para mal. Dejad de prometer listas abiertas cuando lamináis a quien se aleja de la línea oficial dentro de vuestro partido o cuando ponéis la proa a quien os aparta del asiento en el que tan cómodos estabais. Vivís en otro planeta pero el que estáis agotando es el nuestro.

No sigáis jugando con los símbolos, los derechos y las fronteras según vuestras necesidades. No hagáis nacionalismo vasco, español o de Miranda de Ebro según sople el viento o para tapar vuestras malas gestiones. No agitéis fantasmas que en esta vieja Europa han amontonado cadáveres. Y si lo hacéis, hacedlo con rigor histórico y político no con oportunismo coyuntural.

Dejad de soñar con aeropuertos sin aviones, con centros de congresos deficitarios, con palacios y mausoleos. Y ya, de paso, pedid perdón por la orgía de ladrillos públicos y privados que nos han traído esta insoportable resaca.

No intentéis decirnos que tenéis la situación controlada, que sabéis hacía donde vamos y que tomáis las decisiones adecuadas. Asumid que no hay plan, que vais a salto de mata, que están tomando las decisiones por vosotros, que a Madrid se va por Bruselas y a Vitoria vía Madrid.

Dejad de disimular y haced algo. Y si no sabéis. Dejad el puesto y buscad un trabajo. A lo mejor así veríais la realidad que habéis provocado.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha