eldiario.es

Menú

La inoportuna e inútil 'podemización' del PSOE

El PSOE, -el “nuevo” PSOE-, está dando los primeros pasos de la mano de la nueva Dirección, algo obsesionada por mostrar de forma ostensible que esa nueva Dirección (Órgano directivo del PSOE) va a imponer una nueva dirección (orientación, destino) en sus acciones. Ejemplo: la nueva Secretaria de Cohesión Social, Nuria Parlon, ha advertido que pedirá ayuda internacional antes de permitir que se aplique el Artículo 155 de la Constitución que trata de la suspensión de la Autonomía para Cataluña, en un giro más que absurdo para acercarse a las posiciones de Podemos que, no atreviéndose a aplicar la Ley, se empeña en defender un “derecho a decidir” que no cabe en ninguna legislación europea. Cabe pensar que sus palabras hayan sido mal interpretadas pero la pusilanimidad mostrada ante el desafío catalanista es más que evidente.

El nuevo tiempo entroniza un nuevo término en el debate político: “podemización”. Al menos en el ámbito de la izquierda. Es verdad que el modo de intervenir en la Política, en los diferentes parlamentos y foros de debate ha adoptado una nueva manera de abordar los problemas de los ciudadanos desde que han llegado las dos fuerzas políticas (Ciudadanos y Podemos) que, bajo la denominación compartida de “nueva política”, tan ambigua como inconsistente, han convertido el debate profundo y serio de otro tiempo en puro cuchicheo que, hoy por hoy, se ajusta mucho más al comportamiento propio de la calle que al antiguo debate propio de las ágoras griegas.

El lenguaje jamás es inocente porque las jergas responden a intenciones bien diversas. Cuando Podemos, -y en alguna medida también Ciudadanos-, dejaron de utilizar términos significativos como “sociedad” o “ciudadanos (ciudadanía)” para hablar de “la gente” el lenguaje político de los parlamentos perdió gran parte de su solvencia. Descender al nivel de “la gente” (en el sentido más burdo y abstracto del término, como hacen los líderes de Podemos), ha servido para banalizar muchos debates en los que se dejan a un lado la auténtica dimensión social que debe inspirar cualquier decisión política, que debe entender con minuciosidad que “ciudadanía” no es un concepto igual, ni parecido siquiera, al concepto “gente”.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

'+ x –'

La expresión comercial “Más por menos” está plenamente aceptada en nuestra sociedad. Difícil será encontrar alguien que no haya leído, pronunciado o escuchado este eslogan mercantil. La idea –expresión exitosa del capitalismo más voraz- es sencilla: convencernos de aumentar nuestro nivel de consumo con la garantía de que saldremos beneficiados/as, pese a desembolsar un gasto mayor del inicialmente previsto. En esencia, se trata de una figura retórica (“Pague 2 y llévese 3”, “El 2º producto al -70% de su valor”,…) que pretende avisarnos de que ignorar una premisa que encontramos diariamente en cualquier supermercado o centro comercial nos conducirá inexorablemente al banquillo de los/as pánfilos/as: no haber aprovechado la magnífica oferta que se nos presentaba. Y es que no está el mundo actual para quedar señalado con el dedo y convertirse en objeto de mofa ciudadana.

Además, como vivimos sumergidos/as en un mundo plenamente tecnificado y tuiteado, el eslogan se ha simplificado, en aras de consumir, de un lado, más productos ofertados; de otro, cada vez menos caracteres y desgaste salival. Es el momento del “+ x –“. Cuesta unos segundos más identificar el mensaje, pero quedamos rápidamente satisfechos/as cuando desentrañamos el jeroglífico y nos reconocemos en las redes sociales ¡Estamos en la onda!

También la administración autónoma vasca debe estar satisfecha por sentirse plenamente integrada en este sentido. Lo demostró el pasado viernes, en la Mesa Sectorial de Educación –segunda en menos de mes y medio, todo un hito en la agenda departamental y que  a un ingenuo como el presente, le hizo concebir esperanzas de un inmediato calendario, repleto de enfebrecidas reuniones en medio de la canícula estival-. (Pronto reconocería el error).

Seguir leyendo »

¡Gocemos de la diversidad, probando nuevos menús!

Mujer-hombre. Blanco-negro. Heterosexual-homosexual. Rica-pobre. Enfermo-sano. Extranjera-de aquí. Viejo-joven. Privilegiada-marginada…

Podríamos seguir jugando con esta enumeración dicotómica que parece un menú cerrado, engrosando este rígido menú que solo ofrece dos posibilidades. ¡No es fácil salirse de los esquemas trillados! Nos cuesta imaginar realidades diversas, y en lugar de partir de los rasgos característicos propios de las personas individuales, suele ser habitual homogeneizar realidades diferentes, como si todo fuera lo mismo. La tentación de hacer una lectura única es enorme.

Esa tentación también nos afecta a nosotros y nosotras. De hecho, cuando desde el sindicalismo y, por tanto, desde ELA, se habla de la clase trabajadora, solemos referirnos a una clase trabajadora oprimida  homogénea. Está claro que la lucha de clases que parte de la identidad colectiva se basa en la dicotomía “nosotras-nosotros” (trabajadoras y trabajadores) y “los demás” (el poder), pero no podemos olvidar que al hacer esa distinción corremos el riesgo de excluir a determinadas personas y colectivos. ¿O es que una supuesta clase trabajadora que lo abarca todo puede integrar todas las situaciones de desigualdad y discriminación que sufren las diferentes personas y colectivos? ¿Es lo mismo ser trabajadora blanca o negra; trabajador o trabajadora; discapacitada o no; transexual o no?

Seguir leyendo »

Más allá de los 140 caracteres

Igual ya no está de moda leer y tampoco escribir. Y esto, aunque el metro o el autobús en las mañanas nos pueden llevar aún a pensar lo contrario cuando vemos a la gente ensimismada en sus pantallas de e-books y móviles. Sin embargo, lo que en realidad se va imponiendo cada día más es la cultura de los 140 caracteres, como consecuencia lógica de la sociedad rápida, esloganizada y minimalista que vivimos. Pero también como reflejo y consecuencia de la reducción del pensamiento crítico, que el sistema dominante tiene como evidente objetivo para hacer más absoluta su prevalencia.

Cierto es que en estos últimos años se ha desarrollado, se puede decir así, un arte del reduccionismo y hay que reconocer que a veces en 140 caracteres se condensan verdades o ácidas críticas y afiladas razones. Hay personas que han desarrollado una alta capacidad para transmitir mucho con pocas palabras; es de reconocer. Pero, la otra verdad es que cada día vivimos más en base a los mensajes condensados y reaccionamos, para bien y para mal, en función de los mismos. Incluso las clases políticas, las tradicionales y las modernas, hoy se pliegan a esta nueva realidad y usan el tuit de forma continua para trasladarnos declaraciones, imágenes e ideas simples o, directamente, para la manipulación informativa y el adoctrinamiento ideológico. Exponente máximo de esto último y de la cultura del reduccionismo es el actual presidente de los Estados Unidos, que prefiere este medio antes que exponerse ante periodistas y reconoce abiertamente que no le gusta leer. Aunque aún no sabemos si es por haber desarrollado esa alta capacidad de comunicación a través de unas pocas palabras o es porque, realmente, no tiene nada inteligente que transmitir.

Y sin embargo, en estas nuestras sociedades altamente tecnologizadas, el mundo de las redes sociales y esa especie de nanomensaje que encierran las pocas palabras de los 140 caracteres, no lo explican todo. Hay realidades que necesitan más espacio para hacerse explícitas, para activar nuestras emociones y razones. Para entenderlas y explicárnoslas para, a veces, combatirlas, a veces, aplaudirlas.

Seguir leyendo »

Gracias, señor Day-Lewis

Me acabo de enterar de que Daniel Day-Lewis, uno de mis actores favoritos, abandona el cine. Espero que no sean razones de salud las que le impiden seguir con su profesión.

Me fijé en él, hace más de treinta años, en Mi hermosa lavandería, la adaptación que Stephen Frears hizo, con su habitual maestría, de la novela de Hanif Kureishi, y en la que hacía el papel de un típico hooligan inglés enamorado de un joven paquistaní. La película recogía un hecho poco habitual en el cine: la relación homosexual entre dos jóvenes de distintas culturas.  Su look de joven rubio se me quedó grabado para siempre. Posteriormente, le vi en La insoportable levedad del ser, la adaptación que hizo Philip Kauffman de la novela de Milan Kundera del mismo título. No sé hasta dónde es fiel la película, pero Daniel Day-Lewis borda el papel de ese cirujano checo mujeriego que no acepta compromisos ni relaciones estables.

Consiguió la fama con Mi pie izquierdo, otra interpretación prodigiosa. A pesar de ello, reconozco que este tipo de películas, basadas en la superación personal de sus protagonistas, más que conmoverme, me incomodan un poco. Además, todo olía a búsqueda del Oscar. Y así fue. Las quinielas no fallaron y Daniel Day-Lewis consiguió el premio de la Academia de Hollywood.

Seguir leyendo »

28J: Orgullo de ser, orgullo de vivir, orgullo de amar

Un año más, este próximo 28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGTBI+, llenaremos calles y plazas de banderas arco iris para reivindicar y seguir luchando por nuestros Derechos. Si bien hace 40 años, cuando se convocó la primera manifestación LGTBI en Barcelona, la gente nos miraba como a bichos raros, hoy podemos decir que cada vez son más las personas que se suman a nuestras manifestaciones, sean o no del colectivo; un buen indicador de que caminamos en la dirección correcta.

Han pasado ya 48 años de los disturbios de Stonewall, considerados como el punto de inicio del movimiento de lucha por los Derechos LGTBI. Reconozco que, a nivel global hemos mejorado, sobretodo porque la situación de partida era realmente desastrosa. Ahora tenemos leyes y normas que nos permiten recuperar unos Derechos que se nos habían negado. Además, existe una mayor conciencia social que reclama, cada vez con más fuerza, una sociedad donde la diversidad sea reconocida y respetada.

Pero no debemos olvidar que vivimos en una situación privilegiada. 72 Estados de este nuestro Planeta continúan criminalizando las relaciones entre personas del mismo sexo, 8 de ellos con pena de muerte como castigo. En pleno siglo XXI, muchas activistas LGBTI se siguen jugando la vida y su libertad para reivindicar respeto y reconocimiento. No nos podemos olvidar de todas esas personas. La lucha por los Derechos LGTBI debe ser universal. No en vano, el lema elegido para la manifestación del WorldPride Madrid 2017 es “Por los derechos LGTBI en todo el mundo”.

Seguir leyendo »

La herencia de un lehendakari socialista

Fortalecido por la fuente de sacramentos que le ha arrancado al Gobierno del PP para activar el “músculo vasco”, Andoni Ortuzar se ha venido arriba; y tan arriba, que le han entrado calorías socialdemócratas. Ha llegado a decir, con cierta exageración, que Euskadi es hoy la región más socialdemócrata de Europa. Ignoro si ha querido, así, resaltar la bondad política del PNV; o delatar su intención de engullir, entre tropiezo y tropiezo, espacios políticos diferentes a los suyos. Pero no le falta razón al dirigente nacionalista, teniendo en cuenta que, en el conjunto de España, Euskadi figura como referencia de un modelo de bienestar envidiado y reconocido.

Las razones que expliquen este hecho pueden ser variadas. A mí se me ocurre que, si somos la reserva socialdemócrata de España, a lo mejor es porque había por aquí socialistas que lo hicieron posible, desde la oposición o en el Gobierno. Porque también han gobernado. Y hasta han gobernado en solitario con  un lehendakari, Patxi López, que ha devuelto a este país la igualdad que otros le venían negando. Empezando por liquidar esa desigualdad radical (existencial, podríamos decir) que imponía ETA, al decidir sobre los ciudadanos que podían vivir o tenían que morir en función de las “ideas nacionales” que defendieran.

Hoy, afortunadamente, y tras el cambio socialista, ETA es ya pasado. Como son pasado los planes de Ibarretxe y las prioridades obsesivas del nacionalismo, sustituidas por la agenda social que ese Gobierno priorizó y puso en marcha, aunque no lo tuviera fácil desde sus propios inicios. Porque tuvo que lidiar con quienes le negaban el derecho a gobernar por no ser del PNV; con el nacionalsindicalismo de ELA y LAB, que le recibieron con una convocatoria de huelga general preventiva; con quienes se oponían a las medidas de tolerancia cero frente al terrorismo y sus apoyos políticos; con quienes pusieron trabas al diálogo social con sindicatos y empresarios para hacer frente a la crisis; con quienes no aceptaron las reformas para mejorar la sanidad y la enseñanza públicas…

Seguir leyendo »

(C)alentando la próxima Mesa Sectorial de Educación

Manifestación de STEILAS, ELA y LAB en Bilbao

Siempre he pensado que la expresión “tragarse un sapo” estaba vinculada a personas que con cierta responsabilidad política, económica o social se desayunaban una mañana con noticias desagradables que, bien cuestionaban su trabajo cotidiano público, bien eran sorprendidas con decisiones de contrincantes que despreciaban su labor. Pues, no. Resulta que también uno, insignificante gota en el océano ciudadano, puede y debe sentirse obligado a aceptar un hecho que le genera fastidio (“¿Qué hago? ¿La despido con cajas destempladas o me trago el sapo?” 'La Tía Julia y el escribidor', 2016) y debe desayunarse un batracio que nunca se convertirá en princesa (permítaseme la licencia cuentil).

Ocurrió la mañana del caluroso domingo pasado, mientras disfrutaba de un café en una terraza veraniega. El sapo –con perdón-, era la entrevista con Olatz Garamendi,  viceconsejera de Administración y Servicios del Departamento de Educación del Gobierno vasco, aparecida en el diario El Correo. El titular de la noticia ya prometía juego: “La huelga no está justificada, los profesores (supongo que también se refería a las profesoras) tienen buenas condiciones laborales”. Y la respuesta a la primera pregunta de la periodista, negando los recortes educativos, confirmaba lo esperado: la Administración educativa vasca vive en una realidad paralela a la que percibimos diariamente más de 25.000 profesionales de la educación pública autonómica.

¿Cómo, si no, entender la utilizacion de eufemismos para no denominar a las cosas por su nombre? Vayamos con el primero: los recortes. Para la entrevistada, es políticamente  más correcto hablar de medidas de ahorro, en vez de usar un término tan rudo por el uso excesivo que hacemos los sindicatos (quizás deberíamos agadecer que no se haya referido a la primera acepción del mismo –acortar lo que sobra de algo- y haya sintonizado mejor con el de reserva económica-).

Seguir leyendo »

El futuro del empleo y la pobreza laboral

Inteligencia artificial

La globalización y los avances tecnológicos, principalmente aquellos que tienen que ver con la digitalización/robotización están provocando una total reconfiguración del mapa de puestos de trabajo. Aquellos empleos cuyas tareas son susceptibles de ser sustituidas por máquinas por ser fundamentalmente codificables y rutinarias se encuentran en claro declive, mientras que emergen otros empleos que son bien complementarios a las tareas que las máquinas realizan, o bien no se ven directamente amenazados por los avances tecnológicos.

Pero tras los empleos emergentes irrumpe también una polarización laboral: Los empleos complementarios al avance tecnológico son aquellos que crean, mejoran, arreglan o sencillamente utilizan las máquinas como herramienta de trabajo. Estos empleos requieren de alta cualificación técnica en muchos casos, y de otras competencias cognitivas y/o interactivas que se adquieren tanto mediante la especialización educativa como posteriormente en la vida laboral. Estos perfiles laborales son relativamente escasos, y dado que su demanda va en ascenso, ofrecen y ofrecerán en el futuro altas retribuciones y buenas condiciones laborales.

Sin embargo, el segundo tipo de empleos emergentes requiere fundamentalmente de cercanía, no requiere de altas cualificaciones técnicas ni digitales y está primordialmente ligado a actividades de servicios. Estos empleos en principio no son susceptibles de ser sustituidos por los avances tecnológicos, al menos por ahora, pero son empleos que precisan flexibilidad y presencia. Trabajadores sin estudios especializados y sin competencias digitales son aquellos que se dirigen hacia estos puestos de trabajo. La oferta para este tipo de empleos es abundante, y al ser intensivos en trabajo, su productividad laboral es relativamente baja. Estos dos elementos provocan que las retribuciones y las condiciones laborales a las que se enfrentan quienes optan por estos empleos emergentes sean precarias.

Seguir leyendo »

Un PSOE unido es imprescindible para el cambio de gobierno en España

Tras la aplastante victoria de Pedro Sánchez en las primarias del 21 de Mayo espero y deseo, como lo espera y desea la gran mayoría de los socialistas, estar asistiendo al penúltimo capítulo de un período de crisis que comenzó en 2010 y que se cerrará con la celebración del congreso del 16-18 junio. Un congreso en clave de unidad, integración y cambio,  que  procederá a elegir la nueva ejecutiva del nuevo tiempo. Inmediatamente después, y en paralelo, se van a secuenciar las primarias provinciales  y autonómicas en toda España.

Un calendario apretadísimo, pero plenamente democrático y estatutario.  Dos meses con un agosto inhábil que nos permitirán comenzar octubre con todo el partido renovado y con ganas de seguir recuperando el espacio socialdemócrata perdido en estos últimos 7 años, como lo estamos haciendo a tenor de lo que dicen algunas encuestas.

El proyecto socialdemócrata renovado de la izquierda que aspira a gobernar España y a  desalojar a Mariano Rajoy está en marcha porque la afiliación y también la ciudadanía empieza a ver en el PSOE la alternativa. Para ello es necesario cerrar bien todos los procesos y hacerlo con unidad, integración y lealtad al proyecto que ha vencido en las primarias por mayoría absoluta.

Seguir leyendo »