Opinión y blogs

eldiario.es

La Red Natura y su biodiversidad en Euskadi

En 2017 se cumplirán 25 años de la aprobación de la Directiva europea de Hábitats, que tiene como finalidad la conservación de los ecosistemas y las especies más singulares y amenazadas de Europa. El principal logro de la Directiva, durante estas dos y media décadas, ha sido la implantación de la Red Natura 2000, que se ha convertido en el conjunto de áreas protegidas más extenso a nivel mundial. Forman parte de ella más de 26.000 espacios, lo que supone casi la quinta parte del territorio europeo.

La Red Natura 2000 tiene la finalidad de preservar la biodiversidad en el espacio de la UE, siendo obligación de los Estado miembros y en el caso del Estado español, sus comunidades autónomas, y, por tanto, Euskadi, desarrollar modelos de gestión que favorezcan su mantenimiento, siempre teniendo presentes criterios científicos, económicos, sociales y culturales. Por tanto, son posibles, y en algunos casos necesarias, las actividades humanas en estos espacios siempre y cuando sean ambientalmente sostenibles y no afecten a la integridad del lugar o a la conservación de los hábitats y especies presentes.

La Red Natura 2000 es la apuesta europea más decidida para conservar la biodiversidad y su definición en el País Vasco ha contado con un gran proceso de participación ya que los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad son detener la pérdida de biodiversidad y combatir el cambio climático.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

La educación disputada

Aún sin digerir los sobresaltos internacionales (Brexit, Trump, Colombia,…) parece ser el turno de las preocupaciones más locales. Y es que llevamos un par de semanas aturdidos por las noticias que nos llegan desde la derecha educativa española más recalcitrante. Una derecha que durante años anduvo semioculta en recinto sagrado o clubes económicos exclusivos, pero que cada vez se siente más atrevida ante los vientos que trae la globalización.

De momento, España, sin el apoyo masivo que parte de la ciudadanía está ofreciendo a estas fuerzas políticas emergentes en la otra Europa, que ha reportado gobiernos suficientes (Polonia, Hungría), en coalición ( Finlandia y Dinamarca) o con buenas previsiones de “tocar poder” (Francia, Austria, Grecia) no parece un terreno preparado para experiencias políticas de esta índole. Así, en el largo año electoral que hemos vivido recientemente, ninguna organización de ultraderecha ha obtenido parlamentario/a alguno/a (más allá de las/os que se encuentren escondidos en otros puestos o siglas políticas y que periódicamente puedan saltar a la prensa; verbigracia, las declaraciones recientes del alcalde de Alcorcón sobre las mujeres y el feminismo). El fiasco de VOX o la presencia testimonial en algunas circunscripciones locales de Falange no han sido sino pequeños huecos informativos al calor de la propia campaña electoral.

Sin embargo, este aparente olvido de la ciudadanía española hacia las opciones ultraconservadoras no debe hacer bajar la guardia a quienes creemos que tal ideología resulta dañina para la democracia. Prácticamente todos los días recibimos alertas ante noticias que nos  ofenden, encienden y preocupan. La mayoría de ellas, desgraciadamente, inducen a pensar que España también está siendo tierra de acogida para esta ideología extrema. O, cuando menos,  está coadyuvando a la elaboración de algunos elementos perniciosos en el inconsciente colectivo popular.

Seguir leyendo »

Déficits democráticos

Como feminista, tengo que reconocer que las palabras del alcalde de Alcorcón ni me han ofendido ni me han molestado. Solamente me han retrotraído a épocas pasadas, en las que teníamos que oír todo tipo de insultos cuando reivindicábamos el aborto o una sexualidad libre. Las manifestaciones del alcalde de Alcorcón son las palabras de un machista inculto que nada sabe de la lucha por la igualdad.

Personalmente, me preocupan más las declaraciones de Pablo Iglesias, un hombre culto y empeñado en cambiar esta sociedad. No acierta el señor Iglesias cuando dice que “la feminización de la política no se logra con que haya más mujeres en puestos de responsabilidad en los partidos, sino llevando a la política el concepto de cuidar del otro”. Vayamos por partes. Para que una sociedad sea plenamente democrática es imprescindible que las mujeres participen en la misma medida que los varones en todo aquello que afecta a la vida pública. La paridad es un tema de justicia social. Pero eso no es suficiente. Paralelamente, los varones deben responsabilizarse de todo lo relativo a la vida privada; entre otras cosas, de lo referente al cuidado. Para ello, no sólo hay que cambiar determinadas leyes y cumplir otras que están en vigor, sino que los varones deben cambiar sus hábitos cotidianos, incompatibles con una auténtica corresponsabilidad.

Con respecto a la expresión “feminización de la política”, tengo que reconocer que no me gusta, pero, si la aceptamos, entiendo que tiene dos vertientes: una mayor presencia de mujeres en puestos de responsabilidad (ya sean políticos, sindicales, empresariales o de otro tipo) y la universalización de determinados valores asignados a las mujeres. Y con “determinados valores” quiero decir que no todos los valores femeninos son universalizables, ya que algunos nos han llevado históricamente a la sumisión al varón y a ser meros objetos sexuales.

Seguir leyendo »

Populismo, en dosis pequeña

De origen argentino, Ernesto Laclau fue uno de los miembros de la escuela de Essex, escuela promotora de la teoría del discurso. Es considerado como un pensador posmarxista y definido frecuentemente como “populista de izquierdas”, aunque esa misma definición no está exenta de dificultades. Es el filósofo de cabecera de Iñigo Errejón, que ha publicado algún texto conjuntamente con la que fuera compañera de Laclau y otra de las principales pensadoras de la escuela de Essex, la belga Chantal Mouffe. Su obra ha adquirido gran popularidad desde el surgimiento de Podemos y posee actualmente un número importante de incondicionales.

Es difícil resumir su pensamiento, que arranca básicamente de las tesis de Gramsci, el cual, frente a la sobrevaloración de las “condiciones materiales objetivas” en el marxismo clásico, afirmaba la relevancia del discurso y de la cultura en la conformación de las hegemonías sociales. Con otras aportaciones procedentes de Jacques Lacan y de algunos filósofos posmodernos, Laclau crea un original aparato argumental que es difícil de traducir a lenguaje corriente sin utilizar sus propios conceptos de “sujeto histórico que se autoconstituye”, de “identidades particulares y universales”, de “cadenas de equivalencias” y de un discurso articulado a partir de “significantes vacíos y flotantes”, que son “resignificados” por un “movimiento nacional-popular” que se articula como una nueva hegemonía frente a las élites oligárquicas.

Intentaré explicarme para los no iniciados. Laclau afirma que no existe un sujeto histórico, la clase obrera, que esté llamado a transformar el mundo y que venga prefigurado por unas condiciones materiales. Para Laclau, los movimientos emancipatorios tienen sujetos plurales, sujetos que no están predestinados necesariamente a serlo, sino que se constituyen en el momento en que inician sus luchas y que poseen identidades y objetivos diferentes, pero que pueden compartir algunos intereses comunes. En ese contexto, la labor populista consiste en agregar dichas luchas mediante un discurso que se articule en torno a conceptos genéricos y que sea capaz de asignar a estos unos nuevos significados. Se trata de resignificar “pueblo”, “patria”, “gente”, etc, para agregar en torno a ellos las reivindicaciones diversas de los sectores populares frente a las élites o castas oligárquicas. La construcción de esas nuevas mayorías sociales requiere la identificación tanto racional como afectiva, mediante conceptos que resulten agregadores por su naturaleza genérica y su capacidad de suscitar adhesión y de ser fácilmente interiorizados.

Seguir leyendo »

Zertarako hitz egin?

Izenburuaren galderarentzako erantzun bat baino gehiago daude: hitz egiten da komunikatzeko, konbentzitzeko, dakiguna adierazteko eta abarretarako. Horiek dira ohiko adierarik arruntenak. Baina nork, non eta norentzat hitz egiten duen kontuan hartuta, zertarako hitz egiten den galderarentzat beste esanahi batzuk ere aurkituko ditugu.

Jende aurrean hitz egiten denean zirkunstantzia desberdinetan egon daiteke bat: eskola ematen, hitzaldi bat, mitin bat edo erakunde batean proposamenen bat egiten edo eztabaidatzen. Diskurtsoak, beraz, tokiaren, hartzaileen eta helburuaren arabera oso era desberdinetakoa izan daitezke: erretorikoak, polemikoak edo argumentatzaileak, adibidez, eta edozein motatakoa dela ere, beti daude hizkuntza batean esaten diren hitzekin eraikiak. Eta hitzen balioa, gaur egun askotxo debaluatua dagoen arren, oso handia da, are handiagoa zuzen eta zilegitasunarekin erabiltzen badira forma eta esanahi aldetik.

Ez da nire asmoa gure politikoen edo ordezkarien diskurtsoen edukia baloratzea, batzuetan erabiltzen duten formari buruzko gogoeta bat egitea baizik.

Seguir leyendo »

Una alternativa a la ignominia

El PSOE está en una encrucijada y debe optar entre el giro a la izquierda o el inmovilismo, el stablishment. Debe optar por una nueva socialdemocracia , radicalmente honesta,  que ponga en su sitio a las eléctricas, la banca y multinacionales, que le permita recuperar credibilidad y fiabilidad y le convierta en la alternativa del cambio real para la mayoría plural y diversa de izquierdas de este país; un partido socialista que se plantee la reforma federal de la constitución desde la realidad plurinacional,  dando una salida pactada con los nacionalistas a las nacionalidades históricas, y  reconociendo la pluralidad de la nueva izquierda para el siglo XXI en España y en Europa. Es ese el horizonte o continuar hipotecándolo todo a un acuerdo con el PP que va a seguir lastrando cualquier avance de progreso reformista en igualdad y recuperación de derechos. Por eso no comparto, como formuló un destacado dirigente vasco en el último C. Nacional de Euskadi, la necesidad de que Patxi López pacte con Susana Díaz un nuevo pacto Euskadi –Andalucía para “arreglar”el PSOE; eso sería dar por buena la ignominia de lo realizado  hasta la fecha por parte de la presidenta de la Junta de Andalucía y dar por buena toda la antidemocrática actuación contra Pedro Sánchez. Para la nueva política hace falta un nuevo PSOE que suelte lastre.

Creo que hay que “confrontar “un nuevo proyecto  de partido socialista con el viejo modelo felipista, inmovilista, rancio y jacobino que nos ha llevado a ser cómplices de la conformación de un gobierno de la derecha más corrupta de Europa.

La página 17 de El País del 3.11 de la asalariada de Cebrián  se cierra con la mención de otro “afín” a Pedro Sánchez,  Emiliano García Page, el mismo que dijo “si jugamos a Podemos gana  Podemos”.  Es este señor,  miembro del selecto grupo de los 17 dimisionarios de la Comisión Ejecutiva saliente que junto con otros maquinaron la decapitación de Pedro Sánchez  en aquel comité federal  de 1 de octubre de infausto recuerdo.  A este señor que se dedica con la colaboración de Zapatero a organizar eventos para tapar el inicio de la tournée de Pedro Sánchez, le vamos a decir otra vez que “si jugamos a PP, gana el PP” porque los electores no ven al PSOE como algo alternativo a la derecha.  Si avalamos la política del PP, facilitamos su gobierno, gana el PP. Es decir, lo habrán terminado de convertir en otro PASOK. Lo harán, con la oposición de la militancia,  dirigentes como este señor, tan omnipresente y locuaz en los medios del grupo Prisa a la hora de minar el liderazgo de P. Sánchez como Lambán, Fndez Vara o Javier Fernández.

Seguir leyendo »

Fidel, ego te absolvo

Fidel ha sido uno de los personajes públicos más influyentes y controvertidos de la historia. Por ello tras su muerte, en nuestras "democracias" occidentales se suceden valoraciones de lo más variadas en las que, en muchos casos, debido al mensaje repetitivo de los mass media a lo largo de décadas, se hace leña del árbol caído y con él se sataniza a todo el sistema cubano. No es casual que cuando se habla de Cooperación al Desarrollo con otros países de Latinoamérica o África, la percepción mayoritaria sea de solidaridad (a veces más por caridad que por justicia y dignidad), con independencia del mandatario de turno, mientras que si se hace con Cuba se despiertan sentimientos de rechazo. Tampoco es casual que Fidel tenga peor prensa que Uribe Vélez, acusado más de 30.000 desapariciones. Por no hablar de determinados presidentes africanos tan secuaces e incumplidores de los derechos humanos como desconocidos mediáticamente. Es el mismo constructo simbólico que compara nuestra realidad con la cubana, juzgándola severamente con conocimiento a menudo escaso o cuando menos parcializado. Pero a la hora de juzgar, es menester emplear varas de medir lo más iguales posibles.

Siendo Cuba un país perteneciente al etiquetado como "tercer mundo", a menudo se le compara con los del primero en lugar de tomar como referentes a Haití o a los centroamericanos. Resulta sorprendente que esta pequeña isla, con escasos recursos naturales y bajo un embargo económico impuesto por la mayor superpotencia del mundo, que ya dura 56 años, haya logrado unos indicadores nada desdeñables según la OMS, Unicef, o Unesco (ej. Índice de Desarrollo Humano). Se logró garantizar a sus habitantes unos altos niveles de salud y educación, así como una alimentación y vivienda básicas con independencia de sus recursos. Y por supuesto, la mayoría de la población es económicamente pobre porque sigue siendo “tercer” mundo. Dese usted un paseo nocturno por unas cuantas calles de Tegucigalpa, de ciudad Guatemala y de La Habana, y a la vuelta -si es que sigue vivo- compare su percepción de seguridad. Converse sobre historia o política con guajiros del campo y saque sus conclusiones.

Se ha querido denominar a Cuba como el "régimen dictatorial castrista". Si entrevistáramos a nuestra sociedad, pocas personas sabrían que en Cuba hay elecciones para elegir a las personas (no a los partidos) que han de ocuparse de la política. Lo confieso: qué bueno habría sido que además del partido comunista hubieran podido concurrir otros como el partido LGTBIH, el de la igualdad de género, el decrecentista del Buen Vivir, el ecologista, el del software libre,... En EEUU hay una aparente libertad de partidos, pero de facto sólo hay dos con posibilidades reales de gobernar: el [capitalista] republicano, y el [capitalista] demócrata, reflejos ambos del mismo sistema. ¿Por qué no llamamos a esto “régimen dictatorial neoliberal”? En cualquier caso, en nuestras latitudes hemos llegado a la convicción de que la palabra democracia significa votar una vez cada cuatro años y eso da carta blanca a los mandatarios, ocurriendo que a pesar de la corrupción y la falta de interés por los derechos humanos universales resultan no sólo reelegibles sino, por desgracia, reelegidos.

Seguir leyendo »

Queremos periódicos y políticos que nos digan la verdad (I)

El País titulaba el 3 de noviembre “Sánchez descoloca a sus afines con sus nuevas opiniones”. En su página 17 y acompañada de una foto de la presidenta de la Junta de Andalucía, “la militante más afín a Pedro Sánchez”, como todo el mundo sabe, uno lee la “supuesta” información ansioso por saber qué “afines” de Sánchez han quedado descolocados tras las afirmaciones de Pedro Sánchez en Salvados del domingo 30 de octubre y no encuentra en la “información” firmada por Anabel Díez, ningún nombre de ningún afín. Afirmaciones tan contundentes como que “ la mayoría de sus seguidores, con responsabilidades de partido en provincias y autonomías, no comparten sus aproximaciones a Podemos ni la definición de España como nación de naciones”.  “ La actitud de Sánchez tras su dimisión ha sumido en el desconcierto a importantes miembros de ese sector crítico”. Ni un nombre para sostener la credibilidad de los entrecomillados de esta “supuesta” información.

A medida que avanza su pieza periodística nos adentramos en el terreno del “quizás”, en el terreno de la mera probabilidad,  para colocar en boca de la fuente socialista anónima, clandestina y seguidora de Sánchez,  unas frases  propias de los felipistas más rancios  con sus espantajos inmovilistas que a modo de líneas rojas han usado en los comités federales y  en los medios para justificar la operación de acoso y derribo del Secretario General elegido en primarias y refrendado en un congreso.

Que España es “una nación de naciones” es una evidencia constitucional; que sólo hay una nación estado que es España y que en su seno conviven Cataluña, Euskadi y Galicia como nacionalidades históricas sin estado es parte de la misma evidencia. No reconocer esta realidad plurinacional es no entender lo evidente.  Es éste uno de los grandes problemas a abordar; ya hemos visto que tras el desastre del Estatut, de su cepillado, el no reconocimiento de esta realidad nos ha llevado a que casi la mitad de la ciudadanía catalana quiera la secesión y a que casi el 70% pida un referéndum. Vemos que Junts Pel Sí gobiernan en Cataluña y que  PNV, EHB y Podemos suman en Euskadi 67 de los 75 escaños del parlamento vasco y … esto es verdad… Son los hechos ante los cuales no se puede seguir sin hacer nada. Se podrá abordar la cuestión previa reforma constitucional, previo acuerdo para la consulta entre las partes, como se hizo en Escocia,  o como en Canadá con una ley de claridad previamente acordada, pero habrá que hacerlo,  de una manera o de otra. Habrá que hacerlo porque es el único mecanismo que tenemos para darle salida a un problema que se ha creado por la conjunción de los errores de unos y otros y, también,  por el deseo de una parte significativa de la sociedad catalana que lo reclama. Hacerlo no es rendirse a los independentistas como sostiene la periodista que afirma Sánchez y descoloca a sus seguidores, sino manifestar el deseo de acordar una salida política democrática, legal y legitimada, a una situación a la que no deberíamos haber llegado. Se hace necesario reformar la constitución, aunque no lo quiera el PP ni algunos dirigentes del PSOE de Andalucía y Extremadura o Castilla LM…. De hecho, la mejor manera de hacerles el juego a los independentistas es seguir judicializando todos sus actos, alentando y dando motivos de victimización para que éstos sigan incrementando sus apoyos con la torpeza del constitucionalismo inmovilista y recentralizador del PP del que hacen seguidismo estos sectores socialistas que, se han “cepillado” a Pedro Sánchez con la inestimable colaboración de Prisa y los poderes financieros.

Seguir leyendo »

Continuidad en Educación

La consejera de Educación, Cristina Uriarte.

Estamos en ese tiempo de quinielas, de inseguros aciertos, que tanto gustan en los medios informativos. Con un ligero adelanto sobre las previsiones iniciales, el lehendakari Urkullu, comunicaba la semana pasada los nombres de los miembros que formarán el nuevo Gobierno vasco. Quedaba despejada la principal incógnita.

Se ha elucubrado mucho sobre el grado de cambios que el pacto PNV-PSE introduciría entre las personas del anterior equipo Urkullu y sobre el reparto de competencias para cada partido. Tras despejarse las dudas, hay coincidencia en dos cuestiones: el núcleo duro de áreas de gestión permanece en manos nacionalistas (un buen amigo se preguntaba con sorna si no era el momento de diferenciar consejerías y conserjerías, conocida la parte recibida por los socialistas) y se mantienen las personas en las que Urkullu confió los cuatro años pasados.

Que el PNV vaya a gestionar directamente 96 de cada 100 euros de la ciudadanía vasca explica claramente el modo en que se ha hecho valer el peso electoral de cada partido político en el acuerdo suscrito.  Que el futuro despeje la duda de si hubo imposición jeltzale  o dejación socialista. Sea como fuere, lo cierto es que este acuerdo transversal de país (primera con cuarta fuerza electoral, suma de ideologías nacionalista y socialista, planteamientos moderados de gestión, centro izquierda-centro derecha,…) se pondrá en marcha para alegría de muchos/as (de aceptar la opinión mayoritaria en las encuestas sobre este pacto) y decepción/desesperación del resto (los/as confiados/as en que el 25S cambiaría sustancialmente la anterior correlación de fuerzas).

Seguir leyendo »

El mejor gobierno para Euskadi

Después de casi veinte años los socialistas y los nacionalistas, vascos ambos, se han vuelto a poner de acuerdo, han formado un gobierno de coalición, y ya se aprestan a dirigir los destinos de nuestra Comunidad Autónoma, -Euskadi o Euskal Herria-, durante los próximos cuatro años. Han sido casi veinte años extraños en los que la incomprensión del PNV de Ibarretxe y los cuatro años de Gobierno de Patxi López han amenazado con echar por tierra los usos y costumbres vascos, en suma, su Tradición Política.

Cuando Franco se sublevó, los nacionalistas y los socialistas (vasco, los dos) no dudaron ni un instante en acordar un Gobierno, aunque fuera provisional, con Aguirre a la cabeza, que decidió muy pocas cosas, pero sembró concordia donde había demasiada discordia. Llegada la Democracia, en los ochenta, el segundo de los lehendakaris de la Transición, Carlos Garaikoetxea, tomó un camino aún sin desbrozar, equivocado. Aquella deriva dio lugar al primer Gobierno Vasco de coalición entre nacionalistas y socialistas, dirigido por el Lehendakari Ardanza. De modo que el actual Gobierno de Urkullu constituye un capítulo más en la entente, ya casi legendaria, entre los nacionalistas y los socialistas.

¿Por qué ha sido posible? Porque ambos han comprendido debidamente la lección, a través de los años, y han decidido que la discreción y el comedimiento son condiciones indispensables para apuntalar y dar consistencia a los Gobiernos autonómicos. La soberanía no tiene por qué ser la independencia, ni mucho menos, en una Europa moderna en la que tal reivindicación casi siempre se aborda desde el rechazo del otro y desde la intransigencia. El Estatuto de Autonomía en que se sustenta el “soberanismo” que acaricia el nacionalismo , debidamente apuntalado en el Concierto Económico y el consiguiente Cupo, obligan al diálogo y llevan, en muchos casos, a debates y discusiones que solo en manos de políticos y gobernantes demócratas y mesurados resultan constructivos. Sin embargo, tales discusiones pueden ser contraproducentes en manos de quienes, más allá del plano teórico, pretenden convertir la Autonomía en una mera estación de tránsito.

Seguir leyendo »