eldiario.es

Menú

Un muro en nuestra casa

Muro en contrucción en el puerto de Santurtzi con el ferri al Reino Unido al fondo

No hablamos de Berlín, ni de Palestina, ni de Estados Unidos. Ni siquiera de la Frontera Sur del Estado español.  Hablamos de algo que está ocurriendo aquí y ahora, en casa, concretamente en el Puerto de Bilbao.

En muchas ocasiones nos hemos pronunciado sobre la ineficacia de construir muros para el control migratorio. Resulta preocupante que pese a la experiencia que ya tenemos en esta materia, como en los casos de Ceuta y Melilla, donde hemos podido contemplar en directo la vulneración sistemática de los derechos de las personas, se siga confiando en su efectividad, aunque sea como medida disuasoria.

Los muros separan, impiden la comunicación y el acercamiento generando un sentimiento de rechazo hacia quien intenta cruzarlos, sin preguntarse por qué se ven en la obligación de hacerlo. No obstante, por muy altos e inexpugnables que sean siempre habrá una forma de superarlos para quienes huyen de la desesperación, del miedo o de la violencia.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

La educación en la vanguardia social

Una vez más, Bruselas ha hablado sobre España y, como viene siendo habitual en los últimos tiempos, el informe no ha sido de los que generan tranquilidad: estamos en la cola de los países europeos en desigualdad de rentas (junto con Rumanía, Bulgaria y Grecia) y en abandono escolar y de la formación (tan solo por delante de Malta). Es cierto, sin embargo, que el informe no es crítico en su totalidad: permite al Gobierno de Rajoy “ventanas de esperanza”, especialmente en temas de mejora de empleo y riesgo de pobreza. Este “apretar, pero no ahogar” comunitario viene siendo habitual en los últimos años, especialmente desde que el gobierno del PP hizo sus deberes europeos en materia laboral al gusto de la Troika y comenzó a generar empleo –otra cuestión es de qué calidad- a mayor ritmo que la media europea.

El informe de la Comisión europea refleja, por tanto, el deficiente trato que el partido en el gobierno de España está realizando en Políticas Sociales, verdadero indicador de la mejora económica que diariamente se nos vende en declaraciones mediáticas. Mientras no haya una franca mejoría, sostenida en el tiempo, en disminución del riesgo de pobreza, en mejora sustancial de calidad del trabajo, en reducción de la brecha salarial femenina o  en mejores y mayores prestaciones sociales para las personas más necesitadas, entre otros cambios necesarios, seguiremos en el vagón de cola de la igualdad europea.

Me centraré en los datos de sonrojo, especialmente en los que tienen que ver con la educación. A simple vista, se constata, una vez más, el estrepitoso naufragio de aplicación de la LOMCE, una ley despreciada por la comunidad educativa y por todo el arco parlamentario, salvo por el partido que la impuso y que la ofreció a la sociedad española como solución a los altos índices de fracaso y abandono escolar. Muchos ya advertimos entonces (año 2012 y siguientes) que ese no era la respuesta que  se necesita(ba) y que la falta de debate -en el interno educativo y en la propia sociedad- excluía cualquier posible éxito, aunque fuese coyuntural.

Seguir leyendo »

Carencia

La televisión fue el final de la conversación. Lo dijo hace ya varios años Doris Lessing, la novelista británica, premio Nobel de Literatura del año 2007, además de un número considerable de personas que seguramente nunca han tenido ni la más remota idea de quien es Doris Lessing. El final de la conversación nos ha dejado solos, a merced de la pantalla de un televisor, un móvil o un ordenador, seguramente porque la sociedad que nos ha tocado transitar se fundamenta en la contemplación; lo contemplamos todo, estatuas, monumentos, películas, series, partidos de fútbol, todo menos a nuestros semejantes.

Los sociólogos lo llaman individualismo aunque a mi modesto entender existe una palabra más certera y más simple que lo define de un modo más acertado: vivimos en la sociedad de la soledad como muchas veces reflejara en sus escritos el admirable Sam Shepard; fallecido durante el pasado mes de Agosto. Ya no hay familias, ya no hay compromisos, ya no hay amigos, ya no hay ideologías, ya no hay dios.

Nuestros antepasados nos han librado de estas supuestas opresiones y en lugar de eso han encendido una multitud de pantallas y así hemos terminado narcisistamente abandonados a nosotros mismos, incapaces de interesarnos por nada que no se nos muestre a través de una pantalla mientras hojeamos, distraidamente, eso sí, un libro de auto ayuda. Una de las cosas más sorprendentes de esta actitud es que incluso en los bares, legendarios lugares de encuentro donde tan sabiamente siempre hemos sabido perder el tiempo, las personas están siempre pendientes de la pantalla del móvil o del televisor, donde casi siempre, invariablemente, veintidós personas españolas o italianas o finlandesas o alemanas corren tras una pelota con el propósito de introducirlo en una portería rectangular sostenida por tres palos y una red que retiene a la pelota una vez ingresada. 

Seguir leyendo »

Ya está en nuestra mano

PNV se solidariza con procesados y encarcelados en Cataluña y pide reconocer la realidad nacional catalana y vasca

Una versión reducida de Lizarra se echaba a las calles de Bilbao el pasado 4 de noviembre para exigir a España que no hiciera nada, que no aplicara el 155, que se dejara desmembrar y prescindir del 16% de su población y del 20% de su PIB. También lo hacían para mostrar su solidaridad con los independentistas encausados y encarcelados por actuar en contra de la Constitución y el Estatuto el pasado 6 y 7 de septiembre en el “parlament” y por declarar unilateralmente la apertura de un proceso constituyente de la República Catalana el 27 de octubre; se movilizan de nuevo, como a comienzos de este milenio, para exigir el derecho de autodeterminación del pueblo vasco que, en la versión eufemística, beatífica y engañosa, formulan como “derecho a decidir”.

Quieren imitar a los independentistas catalanes en su “procés”. Hacen abstracción de que más de 2.000 empresas de Cataluña han cambiado ya su sede social, algunas incluso su sede fiscal y otras amenazan con deslocalizar su producción; tampoco recuerdan que en Canadá, con referéndum pactado, algunas empresas se fueron a Montreal tras la consulta de Quebec y no volvieron. Cuentan los manifestantes con el inefable liderazgo de Otegi y con la colaboración de Gure Esku Dago, que al día siguiente convocaba a la población a votar en diversas localidades por el derecho a decidir: un 13% de participación en dichas consultas lo dice todo.

Para rematar el espectáculo y recordarnos más a Lizarra [igual que Madrazo y su EB hacía con Ibarretxe], “Podemos Euskadi” se sumó a la movilización por las calles de Bilbao; la dirección del PNV prefirió asistir a la multitudinaria manifestación de Barcelona contra el 155, pero sus dirigentes han mostrado su acuerdo con los objetivos de la manifestación a pesar de los reproches de los organizadores por su ausencia. En definitiva, lo de siempre; ya se sabe, la cabra tira al monte. El nacionalismo en Europa se convierte en una fuente de problemas y es para Juncker, un veneno, lo que para Miterrand era la guerra, para Macron, su sucesor, una amenaza y, para todos, una fuente de incertidumbre añadida tras el Brexit, que no aporta nada positivo a la estabilidad e integridad de los Estados que constituyen la UE.

Seguir leyendo »

Mad Men y el acoso sexual laboral medio siglo después

Mad Men es una serie televisiva estadounidense muy galardonada por su excelente ambientación, interpretación y documentación. El título se presta a un juego de palabras: aunque podría traducirse por hombres locos o enfurecidos, hace referencia a los publicistas que trabajaban en Mad ison Avenue (Nueva York). La serie, ambientada en los años 60 y 70, recrea con realismo los roles de género, que para la mujer se centra en dos modelos: la esposa-ángel del hogar, que ha alcanzado la máxima aspiración femenina, y la secretaria, como estadio temporal hasta alcanzar el primero. Las secretarias están caracterizadas por su cuidada estética y su absoluta disponibilidad. Resulta exasperante el trato vejatorio que deben soportar, como el episodio en que Joan, una de las protagonistas, accede a acostarse con un cliente que la ha incluido como trofeo al renovar un contrato millonario con la firma.

La época en que se desarrolla esta serie coincide con mi infancia, cuando pasaba parte de las vacaciones escolares en casa de una tía en Bilbao. En el Gran Bilbao, las chicas de 15 o 16 años “con buena presencia” y que sabían taquigrafía y mecanografía tenían muchas posibilidades de encontrar trabajo. Mi prima, que además tenía nociones de inglés y francés, era secretaria del director y parecía escapada de la pantalla de Mad Men.

Me enteré de muchas cosas ajenas a mi mundo aplicando el oído cuando las personas adultas hablaban de asuntos que las niñas no debíamos escuchar. Pero nunca hicieron un comentario reprobable acerca de los hombres de la oficina.

Seguir leyendo »

Un año lejos de la calle

Hoy se cumple un año de gestión del Gobierno vasco y toca hacer balance en un momento marcado por la negociación presupuestaria. Precisamente por el contexto, toca hacer balance no desde el punto de vista de la alta política, donde al Ejecutivo de Iñigo Urkullu le gusta moverse porque ahí justifica sus incoherencias y su falta de eficacia con debates identitarios y ficticios. Toca hacer balance desde la racionalidad, desde la perspectiva de la ciudadanía.

Pese a que la calle no quiere pose sino trabajo efectivo que mejore su vida diaria, el Gobierno vasco ha descuidado la gestión para abrazar la foto. Así, en lo que va de legislatura ha logrado convertir el Concierto Económico en una herramienta que ahoga el bolsillo de los vascos con impuestos y les carga una mochila que no lleva el resto de España.

Por eso el PP vasco está obligado a no ceder, a anclar su posición y a decir alto y claro que el autogobierno no debe servir para asfixiar a la ciudadanía, sino para darle alas, para que esta pueda volver a ilusionarse. Nuestra postura implica riesgos, pero más riesgos corren quienes en Euskadi aún no han recobrado la estabilidad económica que tenían antes de la crisis o quienes siguen sin recuperar el empleo que perdieron.

Seguir leyendo »

Ningún maltratador es buen padre

Las cifras de la vergüenza resultan abrumadoras. Año tras año, el número de mujeres asesinadas y violentadas por parejas o exparejas resulta sangrante. En diez años llevamos contabilizados 30 asesinatos machistas en Bizkaia y tenemos más de 2.500 victimizaciones contabilizadas por la Ertzaintza… cada año.

Necesitamos poner otra mirada que nos ayude a parar esta sangrante realidad. No hay más mirada eficaz que la feminista para rehacer las relaciones sociales, las relaciones entre mujeres y hombres. Y no hay mirada más eficaz que la feminista para dotarnos a las mujeres del protagonismo que merecemos, con respeto a nuestras decisiones. Es urgente construir una mirada nueva en todos los sectores sociales, volver a aprender las relaciones interpersonales desde la óptica del respeto escrupuloso hacia las mujeres, desde la Igualdad.

Quiero centrarme en una cuestión, una cuestión en la que es urgente poner otra mirada porque nos va el futuro de niñas y niños, y también de mujeres que se merecen ser tratadas de otra manera. Me refiero al abordaje y respeto de los derechos de los hijas e hijos víctimas de la violencia de género.

Seguir leyendo »

Amores y desamores en Podemos Euskadi

Pretender descifrar los movimientos internos de un partido desde la óptica política puede llevar a conclusiones erróneas. Las relaciones de poder en Podemos Euskadi no se plantean en términos políticos, sino organizativos. Hay que examinarlas  a través de la dinámica de grupos  y de la polemología, que estudia los conflictos sociales, incluidas las guerras. En las primarias para la renovación de cargos aparecen 6 listas, aunque interactúan 4 fuerzas, identificables como: errejonistas (en Euskadi es más propio mauristas), pablistas, antikapis y bizkaitarras. No son denominaciones despectivas, se usan a nivel interno. El pasado, interpretado por cada grupo según las circunstancias, incide en la composición de las candidaturas que compiten. Veámoslo rememorando retazos de la breve y convulsa historia de Podemos Euskadi.

En los albores de Podemos la dirección estatal encomendó a Eduardo Maura una tarea equivalente a la de Subdelegado del  Gobierno en Euskadi. Al llegar a la dirección la lista Euskal Hiria de Roberto Uriarte (febrero 2015), la primera decisión que tuvo que someter a la consideración de Maura fue la participación en las elecciones forales (mayo 2015).  Maura se opuso hasta que una filtración desafortunada logró un resultado inesperado: se accedió a la petición reclamada desde los círculos. Sin apenas recursos se consiguieron 148.626  votos, un gran éxito si se compara con los 52.386 votos obtenidos un año antes en las europeas.   

Pablo Iglesias designa a Eduardo Maura y Nagua Alba (residentes en Madrid) para formar parte de su lista al Congreso  (julio 2015). La dirección de Euskadi rechaza la imposición de candidatos foráneos. Iñigo Errejón, de conformidad con Iglesias, fuerza la dimisión del equipo de Roberto Uriarte (noviembre 2015). Maura toma el control de Podemos Euskadi, encargando a Lander Martínez la formación de una gestora, antes de consumarse la dimisión. La gestora estuvo activa hasta que Alba y Maura, siendo ya diputados, se hacen cargo de Podemos Euskadi, ocupando un lugar preferente en su equipo Lander Martínez  (marzo 2016).

Seguir leyendo »

Cataluña, 21D: la hora de la verdad

Miles de personas ondean esteladas en Catalunya. (Youtube).

Las elecciones catalanas, que se celebrarán el 21D, ya caminan sin remisión, pero no están claras las intenciones que cada cual tiene reservadas para el día 22D, sobre todo y a tenor de los resultados definitivos, por parte de las formaciones que han defendido el independentismo a ultranza, las que han entronizado el término “procés”, han llenado las calles de “aleccionados por los agitadores” y han dejado todo “manga por hombro”, en el más puro desorden-, porque acuden a ellas con cabezas de lista encarcelados y huidos de la Justicia.

Si las previsiones no fallan, al menos media docena de los elegidos se enterarán de su elección en las celdas, por medio de algún transistor, pues no en vano los resultados definitivos se conocerán cuando estén recluidos en sus receptáculos, aunque es de rigor que esa noche se sientan beneficiados por el escueto privilegio de presenciar los resultados directamente en el televisor. No es demasiado ostentoso el privilegio. Aunque, a decir verdad, quizás no les preocupe demasiado porque ya han quedado muy claros sus deseos y sus intenciones. Se propusieron alertar a Europa y al mundo de que "España robaba y atosigaba a los catalanes, porque se trata de un Estado opresor y poco democrático". Ciertamente, han conseguido 'alertar' mediante todo tipo de estrategias arteras y triquiñuelas diversas, pero sus voces han quedado silenciadas por el reconocimiento de las Instituciones y Gobiernos europeos que han admitido que España, con sus errores y problemas, es un Estado democrático que garantiza la vida y la dignidad de sus ciudadanos, y respeta sus derechos… ¡Cuidado, para quien lea con ojos aviesos, porque he dicho que con sus errores y problemas…!

La deriva de las formaciones independentistas es más que dudosa. Ahora se trata de desmenuzar sus programas electorales, porque sus pronunciamientos han sido tan cobardes como dubitativos. Si han aprendido de los errores del pasado no volverán a proponer una DUI a la brava, ni plantearán derogaciones de Leyes básicas protegidas por la Constitución, ni convocarán igualmente a la brava referendos no pactados. A poco que se dejen asesorar por el 'sabio' Artur Mas, no lo harán. Si no lo hicieron antes del 1 de octubre, ni fueron asesorados por él desde la buena voluntad, fue porque Artur Mas, muy herido en su amor propio, necesitaba derrotar a su “amigo” Puigdemont, al que tuvo que avalar como su sustituto a “golpe de CUP”, pero al que en ningún momento ha soportado desde que ocupó su lugar como President.

Seguir leyendo »

¿Hasta cuándo?

Inicio estas líneas compungido por el dolor que la fría consulta estadística ofrece: 50 mujeres y cinco hijos e hijas de éstas, han sido asesinadas por violencia de género en 2017 en España (Fuente: Ibasque.com). Habrá quien prefiera acogerse a las estadísticas del gobierno, que cifra en 44 las víctimas, ignorantes seguramente de que la única diferencia viene marcada por la lentitud de la agencia oficial por certificar lo obvio. La última de las mujeres asesinadas era una joven de 28 años, muerta de varios tiros en la cabeza, no hace aún dos semanas, a la puerta del colegio en el que estudiaba su hijo, presente en la tragedia.

Ningún político podrá colocarse vergonzosas condecoraciones por señalar su territorio libre de agresiones sexistas, porque no lo hay: el listado no deja provincias, ni Comunidades autónomas intactas; las víctimas, como si de un juego macabro se tratara, se movían en un segmento de edad capicúa: de 19 a 91 años; los hijos y las hijas, entre 5 y 11 años.

Quienes se dedican a analizar esta lacra que nos sonroja como sociedad ante la ineficacia de las medidas adoptadas, señalan, entre otras posibles causas, la falta de credibilidad colectiva en las normas dictadas para promover la igualdad de mujeres y hombres en pleno siglo XXI.  A nivel nacional, las Cortes españolas aprobaban la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, en marzo de ese año. En el preámbulo justificativo de la norma se especificaba que era el desarrollo necesario del artículo 14 de la Constitución española, aquel que proclama el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo. En síntesis, que España, a través de sus representantes políticos, necesitó 19 años para acordar una norma que desarrollase tal precepto constitucional, señal inequívoca de que la propia sociedad esta(ba) aún verde para semejante guiso.

Seguir leyendo »