eldiario.es

Menú

Leer para vivir

En muchas ocasiones, las dificultades de nuestros estudiantes no son debidas a escollos en la parte científica, sino a que no llegan a entender con claridad lo que se les pregunta

- PUBLICIDAD -
Libros

Libros

No leas, como hacen los niños, para divertirte, o como los ambiciosos, para instruirte. No, lee para vivir Gustave Flaubert

A finales del año 2016 se presentó el informe La lectura en España 2017 , memoria coordinada por José Antonio Millán para la Federación de Gremios de Editores de España. En la introducción el coordinador comenta que ‘… este metalibro a quince manos quiere tomar parte activa en el debate sobre qué es leer, y por qué juzgamos conveniente que la gente lea.’ Este dosier destaca que, según el barómetro publicado por el CIS en junio de 2016 (pregunta 30), casi el 40% los españoles declara no haber leído ningún libro en 2015. Además, el informe comenta que, a pesar de haber aumentado el número de bibliotecas en el estado español, el número de préstamos se ha reducido. Por todo ello, los editores proponen que es necesario dar un nuevo impulso al Plan de Fomento de la Lecturapor parte del Gobierno de España.

La lectura es, sin duda, una fuente de placer y de transmisión del conocimiento. A través de ella, de una lectura sosegada y reflexiva, podemos convertirnos en personas más críticas, menos manejables, más sabias. Pero a leer se aprende leyendo, y por ello creo que los resultados extraídos de la encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológica (CIS) son realmente dramáticos.

En La lectura en España 2017 se analiza también la situación de la lectura en las enseñanzas primaria y secundaria, una situación pobre en la que es difícil transmitir e inculcar hábitos y destrezas a los estudiantes. Como docente –en el Grado de Matemáticas de la UPV/EHU– observo desde hace tiempo que muchos de los problemas de nuestro alumnado se deben precisamente a su falta de compresión lectora. Para entender bien un problema matemático es necesario leer en profundidad: todos los detalles, todas las palabras, todos los giros son importantes. No se puede dudar sobre lo que está escrito porque te puede llevar a plantear una hipótesis falsa o razonar con datos imprecisos. Así, en muchas ocasiones, las dificultades de nuestros estudiantes no son debidas a escollos en la parte científica, sino a que no llegan a entender con claridad lo que se les pregunta. Por ello no puedo estar más de acuerdo con esa propuesta de renovación del Plan de Fomento de la Lectura .

En muchas ocasiones, las dificultades de nuestros estudiantes no son debidas a escollos en la parte científica, sino a que no llegan a entender con claridad lo que se les pregunta

En el libro Las ciencias y las humanidades (KRK Ediciones, 2017), el polímata Henri Poincaré hila aun más fino, y propone la traducción de las lenguas clásicas como un modo de ‘dominar los matices que puede expresar el lenguaje’, un modo de aprehender sutilezas en los escritos, de estimular el espíritu creativo, ése tan necesario para cualquier persona que se dedica a la ciencia.

Este libro es una traducción del original francés publicado en 1911 y realizada por el profesor de literatura francesa Francisco González Fernández. En su introducción, González recalca que Poincaré piensa la traducción como un ejercicio creativo, sujeto a unas reglas precisas, que permite ‘transportar’ el discurso de una lengua a otra. Como los diferentes idiomas no comparten palabras ‘universales’, los obligatorios matices elegidos en el proceso de una traducción conllevan concienzudas reflexiones, a la vez que agudas interpretaciones. El adiestramiento en estas aptitudes, defiende Poincaré, es esencial para cualquier profesional de la ciencia: lo compara con la representación del mundo con diferentes ‘geometrías’, que es en realidad un ejercicio de traducción, en el que es preciso transportar las propiedades de un lenguaje ‘geométrico’ a otro.

Poincaré defiende en su alegato que la traducción –directa e inversa– puede ayudar a ‘mirar’, a ‘observar’, a ‘descubrir’ matices que podrían pasar desapercibidos en una única lectura. Leer con calma, sin prisas, disfrutando… como decía Jorge Luis Borges:

De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria.

*Marta Macho es doctora en matemáticas y profesora de la UPV. Recientemente ha recibido el Premio Emakunde a la Igualdad 2016 por  su esfuerzo por hacer visible y reivindicar a las mujeres científicas

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha