eldiario.es

Menú

El descarado Rajoy

¿Es eficaz preguntar algo a quien tiene pensado no responder?

- PUBLICIDAD -
Este es el tiempo real que Rafael Hernando ha dedicado a hablar del Caso Gürtel en el Congreso

Ya compareció Rajoy a petición de PSOE, Unidos Podemos y algunos más en el Congreso de los Diputados. El asunto del que trataba la Comparecencia es archiconocido: la corrupción y el caso o trama Gürtel. De la comparecencia solo cabe subrayar el hecho de que Rajoy se escurriera entre las manos y las palabras de quienes pretendían acogotarle a preguntas, eso lo hizo no ofreciendo ni una sola respuesta. (Dicen algunos expertos que, si se hubiera tratado de una Comisión de Investigación, Raajoy no hubiera podido escaparse). No respondió porque dijo que ya había hablado de Gürtel en 25 ocasiones antes de esta última. Y yo me digo que si en las 25 ocasiones eludió las respuestas, como en esta ocasión, el Congreso de los Diputados aún deberá seguir insistiendo aunque, eso sí, eligiendo la fórmula más apropiada.

Estoy convencido de que para desentrañar las interioridades de Gürtel va a ser necesario cambiar de estrategia. En todo caso mientras los Tribunales de Justicia van resolviendo cada uno de los capítulos y tomos que forman Gürtel las iniciativas parlamentarias deben ser preparadas con mucho mimo. No se deben prestar medios para que Rajoy se esconda detrás de ellos, y los preguntadores han de poner más empeño en lograr el objetivo que en su propio lucimiento. Pedir cualquier tipo de opinión o parecer sobre corrupción al jefe de una trama corrupta es como incitarle irremediablemente a mentir, a contraatacar usando las mismas armas que quien pide las explicaciones. En hablar sin decir Rajoy es un auténtico maestro. Sus trastabillones y tropiezos cuando se expresa, -que tanto ilustran los programas televisivos del Gran Wyoming, por ejemplo-, terminan siendo una coartada que encubre sus flagrantes intenciones, que no son otras que dejarlo todo para el día siguiente, por cierto un día que casi nunca llega.

En la comparecencia del miércoles ha usado la misma táctica, hasta tal punto que incitó a la portavoz del PSOE Margarita Robles a hablar de sí misma en lugar de vapulear al Presidente del Gobierno por la corrupción imperante en sus filas; al portavoz de Podemos a desairar su intervención mostrando su deseo de “expulsar” a Rajoy y al PP del Gobierno, sin caer en la cuenta de la zafiedad del término toda vez que en Democracia los gobiernos se consiguen en las urnas, que es donde se congregan las voluntades de los ciudadanos en uno u otro sentido; y al portavoz de ERC, Sr. Tardá, a despotricar de tal modo que llegó a vincular el proceso independentista catalán con la corrupción imperante en España sin nombrar ni una sola vez los casos de corrupción en Cataluña ni el famoso 3% que Maragall relacionó en su día con la financiación de Convergencia, germen del imperante Junts Pel sí. Así fue como Mariano Rajoy libró su batalla a media mañana sin que los periodistas sacaran casi nada en limpio.

Pero he dicho antes que es necesario modificar la estrategia. ¿Es eficaz preguntar algo  a quien tiene pensado no responder, al margen del asunto de que trate la pregunta? Por tanto propongo a quienes cuestionan el proceder de Mariano Rajoy que no pregunten, que utilicen su turno para responder a las preguntas que están ya en la calle. La palabra “Gürtel” tiene un significado bien claro: debacle, uso fraudulento de fondos públicos, desviación de dinero público a la contabilidad del PP, afloramiento de ladrones en las sedes del PP, prevaricaciones diversas, procesos judiciales embarullados, presos, cárceles, etc… Pretender que el “gallego” Rajoy aporte nitidez en medio de tanta turbiedad es labor titánica. ¿Para qué sirvieron las preguntas de Pablo Iglesias en la comparecencia? Justamente  para que don Mariano sacara de su chistera otras cinco preguntas, por cierto, incontestables. De modo que, sabiendo tanto como sabemos de la trama Gürtel no caben las preguntas, mejor aportar las respuestas, eso sí, expresadas en el lenguaje más veraz y crudo posible, para que don Mariano se vea obligado a acatar o en todo caso a contrarrestar los testimonios con explicaciones más esclarecedoras.

No creo tampoco que una Comisión de Investigación sea precisamente la solución a las dudas que nos afligen, si es que aún quedan dudas y no certezas. Ahora mismo el tándem “PPero- Rajoy y Hernando”, muestra un rostro de tez durísima, capaz de enfrentarse a las más brutales tempestades. Dicho tándem resiste cualquier cruce de palabras porque son capaces de mentir y falsear sin mostrar sonrojo. No es bueno malgastar la pólvora en salvas. De la corrupción imperante en España ya sabemos bastante. Las razones que asisten para sustituir democráticamente al PP en el poder y en el gobierno son políticas y sociales, tienen que ver con los derechos humanos y las condiciones en que viven los españoles, con la desigualdad, con la pobreza que afecta a las capas más humildes, etc…

Así que, para otra ocasión, va a ser mejor ofrecerle a Rajoy las respuestas previamente elaboradas, en lugar de las preguntas, para que puntualice lo que tenga que puntualizar. A este hombre hay que retarle con descaro… porque el es un auténtico descarado.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha