eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Alberto Chicote asegura que "la realidad supera a la ficción también en las cocinas"

- PUBLICIDAD -
Alberto Chicote asegura que "la realidad supera a la ficción también en las cocinas"

Alberto Chicote asegura que "la realidad supera a la ficción también en las cocinas"

Un cocinero confiesa a la cámara que ha aprendido su profesión viendo la película "Ratatouille"; otro lucha para que su madre, avalista de su restaurante, no sea desahuciada; risas y lágrimas se dan cita en la nueva entrega de "Pesadilla en la cocina", que el chef Alberto Chicote estrena mañana en La Sexta.

"Hay lugares que parecen sacados de un mundo imaginario, pero la realidad supera a la ficción muy de lejos", ha explicado hoy Chicote en la presentación de este programa, que ayuda a reflotar restaurantes en riesgo de cierre y donde, ha asegurado, "sería imposible" atenerse a un guión en casos como el que rueda ahora en Alicante, con un cocinero "que no lo dibuja ni el mejor guionista".

El rostro revelación de la pasada temporada en La Sexta, en la que "Pesadilla en al cocina" llegó a contar con un récord de audiencia de 3 millones de espectadores (15,2 % de cuota de pantalla), vuelve a recorrer España para ayudar ahora a todo tipo de locales: bares de tapas, chiringuitos de playa y restaurantes de bodegas y hoteles.

Pocas más novedades se apuntan en esta segunda entrega de "Pesadilla...", salvo la de "hacer un traje a la medida" de cada restaurante.

Algunos casos le han hecho emocionarse hasta llegar a las lágrimas, como el de su antiguo amigo Cristóbal Berzosa, de "El yugo de Castilla", donde antaño "todo era brillo y esplendor y ahora se ha convertido en el pozo de basura más grande del mundo".

Chicote se ha explicado hoy con la misma vehemencia ante las cámaras con la que se le puede ver en pantalla, porque, como ha insistido, él conoce por primera vez los restaurantes "en el mismo momento que el espectador", aunque previamente el equipo de producción ha trabajado durante dos meses en el local.

"Cuando entro a los locales, siempre pienso, '¿cómo se ha llegado a esto?', y soy el primero que duda de la verosimilitud de las situaciones", ha explicado el chef madrileño, que se formó desde los 17 años en los fogones de Lúculo, Sibaris y la Recoleta y después consiguió reconocimiento con su restaurante Nodo.

Más de 50 personas integran el equipo de "Pesadilla en la cocina", y Chicote está orgulloso de que hasta el último de ellos "sienta que su trabajo es útil", como señala al recordar que diez de los doce restaurantes que fueron los protagonistas de la anterior temporada siguen abiertos.

"Tener ahora un negocio con cinco personas trabajando que funcione es todo un privilegio", remacha el cocinero.

Y así, entre momentos "hilarantes" y otros "cargados de tensión", continúa con su periplo por negocios ruinosos que "se han ido abandonando" y presentan cocinas insalubres, camareros poco profesionales o cocineros tan surrealistas como el que aprendió su profesión con la película "Ratatouille", protagonizada por un ratón que aprende a cocinar en la cocina de un restaurante de París.

"Todo el mundo merece una segunda oportunidad, y el programa se la ofrece a quien no tiene recursos para reformar ni el local ni la carta", ha explicado Chicote, quien no cree que la imagen que dan algunos restaurantes sea contraproducente para su posterior negocio.

"Al fin y al cabo, el programa lo ven millones de personas, y muchas de ellas también pueden pensar que algunos sitios merecen otra oportunidad", ha afirmado.

La primera de ellas la disfrutarán los dueños de Katay, un restaurante asiático de Tomares (Sevilla), montado por dos jóvenes socios cuya primera idea era poner una tienda de ropa y en donde de los fogones se encargan dos cocineros chinos que no hablan una palabra de español. Se podrá ver mañana a partir de las 22.30 horas y en el mismo, por primera vez en el espacio, habrá un despido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha