eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Armenia y Azerbaiyán tratan de rebajar la tensión con ayuda de Putin

- PUBLICIDAD -
Armenia y Azerbaiyán tratan de rebajar la tensión con ayuda de Putin

Armenia y Azerbaiyán tratan de rebajar la tensión con ayuda de Putin

Los líderes de Azerbaiyán y Armenia ratificaron hoy su adhesión al proceso de paz para el enclave separatista de Nagorno Karabaj, en una cumbre trilateral celebrada en San Petersburgo con la mediación del presidente ruso, Vladímir Putin.

El mandatario armenio, Serge Sargsián, y su homólogo azerbaiyano, Ilham Alíev, se vieron por segunda vez desde los sangrientos combates que a comienzos del pasado mes de abril pusieron fin a dos décadas de una paz más o menos estable en la región, que se disputan desde hace más de un cuarto de siglo.

Pese a que la declaración final firmada tras el encuentro no contiene más que el compromiso de seguir las conversaciones de paz, sí parece un paso para alejar la guerra que hace dos meses muchos temían.

Instantes antes de la reunión a tres bandas, Alíev reiteraba que su país no tolerará por más tiempo unas negociaciones eternas en las que Armenia mantiene su tropas tanto en el Karabaj como en un vasto territorio azerbaiyano contiguo al enclave y que en Ereván llaman "franja de seguridad".

"El 'statu quo' es inaceptable. Para que cambie, es necesario empezar con la liberación del territorio de Azerbaiyán ocupado desde hace más de 20 años" por tropas armenias, advirtió Alíev en su cara a cara con Putin, celebrado antes de la reunión trilateral.

En las semanas y meses anteriores, Alíev y otros dirigentes azerbaiyanos han reiterado que su país está listo para la guerra, cansado de esperar que el proceso de paz supervisado por el Grupo de Minsk de la OSCE -en el que intervienen Rusia, Estados Unidos y Francia- dé sus frutos.

Finalmente, la declaración final firmada por los tres jefes de Estado señala que los reunidos "constataron su acuerdo en una serie de cuestiones" y decidieron mantener "contactos regulares tanto en el formato" trilateral como en el marco del Grupo de Minsk.

"El diálogo fue muy constructivo, abierto y en confianza, y ha demostrado que tenemos todas las razones para dar un impulso extra al proceso negociador", afirmó tras la reunión el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Sargsián y Alíev, que no hicieron declaraciones al término del encuentro, ratificaron el acuerdo sobre el alto el fuego y a fin de garantizar su cumplimiento aceptaron incrementar la presencia de observadores de la OSCE en la línea que separa sus posiciones en la zona del conflicto.

"La parte azerbaiyana confía en que este encuentro dé un empujón a una rápida solución pacífica", dijo en Bakú el ministro de Exteriores azerbaiyano, Elmar Mamediárov.

Azerbaiyán -un país mucho más rico y con más potencial militar que cuando perdió la guerra contra su vecino- acusa a Armenia de sentirse cómoda en un proceso de negociación eterno y entiende que la petición de Ereván para que se investiguen los incidentes de abril se inscriben en esa línea.

En su reunión con Putin de hoy, Sargsián reiteró que la postura de su país "sobre el Karabaj es por todos conocida" y consiste en "resolver el conflicto por la vía pacífica".

"Pero lamentablemente sólo con el deseo de una parte no se resuelven conflictos como éste", dijo el mandatario armenio, que pidió "investigar las violaciones del alto el fuego" en abril.

En una entrevista a Efe, el responsable de Exteriores de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj, Karén Mirzoyán, subrayó que el proceso de paz debe tener en cuenta los intereses del territorio y pidió devolver a sus representantes a la mesa de negociación.

"Para alcanzar el arreglo definitivo, hay que recuperar el formato tripartito de las negociaciones (Nagorno Karabaj - Azerbaiyán - Armenia), como se decidió en la cumbre de Budapest de 1994", afirmó el diplomático.

Tres días de intensos combates a comienzos del pasado mes de abril, los más violentos desde el fin de la guerra que enfrentó a los dos países entre 1992 y 1994, sacaron definitivamente el conflicto de su estado de congelación.

Desde entonces y pese al cese de hostilidades adoptado con mediación de Rusia, Ereván y Bakú se acusan casi todos los días de violaciones del alto el fuego, aunque en los días previos a la reunión los dos bandos evitaron cualquier incidente.

El conflicto armenio-azerbaiyano se remonta a los tiempos de la antigua Unión Soviética, cuando el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que dejó unos 25.000 muertos y concluyó con la victoria armenia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha