eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Audiencia Nacional juzga al etarra Fermín Vila por el asesinato de un policía

- PUBLICIDAD -
La Audiencia Nacional juzga al etarra Fermín Vila por el asesinato de un policía

La Audiencia Nacional juzga al etarra Fermín Vila por el asesinato de un policía

La Audiencia Nacional juzga hoy al etarra Fermín Vila Michelena, que llevaba huido desde 2001 y fue detenido en 2010 en Belfast (Irlanda del Norte), por colocar el coche bomba que mató a un Policía en el barrio de Aluche de Madrid, en 2001, y que se enfrenta a una petición del fiscal de 83 años de cárcel.

En el juicio, que se celebrará en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, el fiscal expondrá que el acusado integraba en esa época el "comando Buru Ahuste" de ETA, integrado a su vez en el "comando Madrid", junto a los etarras ya condenados por estos hechos Aitor García Aliaga, Ana Belén Egües y Gorka Palacios Alday.

En julio de 2001, según las conclusiones provisionales del fiscal, el comando recibió la orden de colocar "un artilugio explosivo compuesto de gran cantidad de metralla en la calle Ocaña de Madrid", en el distrito de Aluche, frente a la sede de la Delegación del Ministerio de Justicia, "con el ánimo de causar el mayor número de muertes así como de daños materiales".

Para cometer el atentado, utilizaron un vehículo robado por otros miembros del comando el 19 marzo de 2001 en el distrito de Moratalaz y, tras recabar información sobre el lugar en el que tenían planeado perpetrar la acción terrorista, decidieron cometer el atentado el 10 de julio.

Días antes, todos los miembros del comando, incluido Vila Michelena, prepararon el artefacto explosivo en un piso de la madrileña calle Estudios.

El día planeado para perpetrar el atentado, Vila Michelena y García Aliaga colocaron el coche bomba frente a la Delegación del Ministerio de Justicia para que hiciera explosión a las 20:30 horas.

Cuarenta minutos antes de que hiciera explosión, a las 19:50 horas, prosigue el fiscal, llamaron al 091 de la Policía y dejaron el siguiente aviso: "escuche atentamente porque sólo lo voy a repetir una vez; llamo en nombre de ETA para decirle que en la calle Ocaña, frente al Ministerio de Justicia, hay un artefacto explosivo. Avise a los vecinos".

A raíz de ese mensaje se activaron los mecanismos de seguridad, por lo que agentes del Cuerpo Nacional de Policía se acercaron al lugar para comprobar la veracidad de la llamada.

Al acercarse el policía Luis Ortiz de la Rosa al coche bomba, se produjo la explosión que le causó la muerte instantánea, así como heridas de diversa consideración a veinte personas, entre ellas una niña de dos años, además de graves daños materiales.

El fiscal acusa al etarra de asesinato terrorista, estragos y cuatro delitos de lesiones, así como de 16 faltas de lesiones, -por las que le reclama una multa de 21.600 euros- y le reclama que indemnice solidariamente con los otros condenados a los familiares de la víctima con 500.000 euros y con 180.304 euros a un ciudadano que quedó incapacitado para el trabajo tras la explosión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha