eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Aznar critica la campaña electoral de Rajoy en 2004 y se queja de que no se contara con él para ir a Euskadi y Cataluña

En su libro de memorias explica que antes de los atentados del 11-M, la campaña perdía gas y era ya de bajo tono

- PUBLICIDAD -
Aznar critica la campaña electoral de Rajoy en 2004 y se queja de que no se contara con él para ir a Euskadi y Cataluña

El expresidente del Gobierno José María Aznar critica en su segundo libro de memorias el "bajo" tono de la campaña electoral de 2004, en la que Mariano Rajoy perdió por primera vez contra José Luis Rodríguez Zapatero. Antes de los atentados del 11 de marzo, ya pensó que el PP "perdía gas", que las cosas no iban "bien" y que se podía "hacer más". También se queja de que no se contara con él para ir al País Vasco ni a Cataluña.

Así lo asegura en el segundo volumen de sus memorias, 'El compromiso del poder' (editado por Planeta), que presentará este jueves en Madrid junto con el el exministro y actual presidente del Círculo de Economía, José Piqué, y el exsecretario general de Comisiones Obreras José María Fidalgo. En principio, en la agenda de Rajoy no figura acudir a esta presentación, según fuentes del Ejecutivo.

Aznar incluye en la obra unos diarios de lo que hizo en cada uno de esos días de campaña. "Estoy preocupado por cómo van las cosas. Creo que perdemos gas. Los sondeos así lo reflejan, pero eso me importa poco", asegura en una anotación de los días 6 y 7 de marzo de 2004.

"EN CATALUÑA, LITERALMENTE NO SE HACE NADA"

El expresidente lamenta a renglón seguido que en esa campaña no se expliquen "los activos de los ocho años" de Gobierno, que tampoco se hable de "la necesidad de la mayoría" y que se diga "poco" de economía. "En Cataluña literalmente no se hace nada; como me temía, nos hemos quedado sin mensaje", apostilla.

A su entender, el "tono general" de esa campaña electoral "es bajo". "Soy consciente de las dificultades, pero creo que se podría hacer más", afirma Aznar. Eso mismo vuelve a pensar los días 8, 9 y 10 de marzo, antes de comenzar la recta final electoral. "La impresión es que vamos hacia abajo. Ojalá se reaccione y se consiga", escribió.

También se queja de que en esa campaña no le organizaran actos en Cataluña y País Vasco. "No me han pedido que vaya al País Vasco, ni a Cataluña, ni prácticamente a ningún sitio. ¿Habrán sido tan malos los ocho años? Particularmente doloroso me resulta lo del País Vasco, pero todo es cuestión de acostumbrarse. Simplemente equivocado me parece lo de Cataluña, donde cuidar a los nuestros es el trabajo que se tendría que hacer allí", señaló.

En esos días también llegó a escribir que tenía la impresión de estar "encerrado" y "sin hacer nada en la campaña". "Además es así. Creo que las cosas no van bien y me muerdo los puños pasando horas aquí dentro", confesó el 10 de marzo.

"TENGO ASUMIDO QUE SI PERDEMOS ES POR MI CULPA"

Aznar critica duramente la "actitud lamentable de PSOE e IU en la calle" en los días posteriores a los atentados. "Sea como sea, la historia está ahí y tengo asumido que si perdemos es por mi culpa, y si ganamos, a pesar mío", afirma, para añadir después: "Todo ha sido planificado por una mente implacable y diabólica, sin tiempo a las reacciones ni a nada".

El expresidente carga duramente contra las intervenciones de Zapatero tras su victoria electoral, en especial el discurso de investidura, donde a su juicio, "no importa lo que se piense sino el talante", algo que ve como "la nueva majadería de lo progre correcto".

"Diálogo, más diálogo, sólo diálogo frente a mi prepotencia y autoritarismo. Abre todos los problemas sin cerrar ninguno: reforma constitucional, reforma de los Estatutos, retroceso antiterrorista. Actitud clara de intentar aislar al PP: el todos contra el PP", lamenta, para añadir que Rajoy sí que hizo "un buen discurso".

REVELA QUE SI PERDÍAN EN 2003 REVISARÍA LO DE NO PRESENTARSE

En su libro de memorias también habla de la "estrategia de acoso" al Gobierno del PP un año antes con el objetivo de ganar las elecciones autonómicas y municipales del 25 de mayo de 2003. A su juicio, la izquierda quería convertir esos comicios en "un plebiscito" contra su Ejecutivo y por eso decidió implicarse "a fondo".

"Si siempre he tenido un sentido acusado de mi propia responsabilidad, en esta ocasión lo tenía aún más. Hasta el punto de que llegué a plantearme una posibilidad que nunca antes había valorado: si las elecciones salían muy mal y la estabilidad del partido se veía seriamente comprometida, revisaría mi decisión de no repetir como candidato en las siguientes elecciones generales. Afortunadamente no lo tuve que hacer", subraya.

"SIEMPRE RECHACÉ LOS PROCESOS DE REGULARIZACIÓN FISCAL"

El presidente de FAES recuerda que cuando el PP llegó al Gobierno, España soportaba una de las mayores presiones fiscales del mundo, al tiempo que tenía "serios problemas de ineficiencia". Según añade, como ocurre en todos los países con tipos impositivos muy altos, el fraude y la economía oculta eran "muy altos" y "con pocos incentivos" para salir a la luz.

"Aún así, siempre rechacé los procesos de regularización fiscal que algunos proponían. Comprendía los argumentos que me daban, pero, en mi opinión, en un país de cultura fiscal digamos que frágil los prejuicios superan a las posibles ventajas", resalta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha