eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El escaño de Barbera crea reacciones dispares incluso en la dirección del PP

- PUBLICIDAD -
El escaño de Barbera crea reacciones dispares incluso en la dirección del PP

El escaño de Barbera crea reacciones dispares incluso en la dirección del PP

La decisión de Rita Barberá de mantener su acta de senadora, a pesar de haber causado baja en el PP, ha generado respuestas dispares incluso en la dirección nacional del partido, en tanto que Ciudadanos ha exigido a Mariano Rajoy que rompa su silencio y obligue a la ex alcaldesa a abandonar el Senado.

En el día después del comunicado de Rita Barberá en el que anunciaba su baja del PP, pero también su "interés" y deseo" de "NO DIMITIR" (en mayúsculas, según redactó la propia Barberá) de la Cámara Alta, las reacciones no se han hecho esperar, pero han sido respuestas en sentidos diferentes, no sólo entre los vicesecretarios de la formación, sino también entre presidentes autonómicos.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en un acto electoral en Santiago de Compostela, ha manifestado que la decisión de Barberá es la más adecuada para "los intereses generales y para el Partido Popular", pero también para "poder defender su inocencia".

Ha añadido que la exregidora, a pesar de la apertura de una investigación por el Tribunal Supremo sobre su papel en un presunto caso de blanqueo de capitales en el Ayuntamiento valenciano, cuando ella lo dirigía, "tiene derecho a defenderse" y a que "se respete su presunción de inocencia", como se merece "todo el mundo".

Para Cospedal, la conservación del aforamiento, lo que conlleva que el proceso lo lleve el propio Tribunal Supremo, no deriva en "más beneficios".

Sin embargo, estas declaraciones de Cospedal, comprensivas con el comunicado de la aún senadora valenciana, se han producido después de unas manifestaciones del vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, en una línea muy diferente.

Para el político vasco, miembro de la dirección nacional del partido, Barberá no ha actuado en el final de su carrera ni con "dignidad" ni con "ejemplaridad", porque su decisión de conservar el escaño en el Senado persigue "exclusivamente" seguir como aforada.

El dirigente del PP ha añadido un matiz que también ha despertado hoy controversia: "Si no lo hubiera hecho ella por voluntad propia, lo hubiéramos hecho nosotros desde la dirección nacional".

Fuentes del Partido Popular conocedoras de la gestión para que Barberá actuara una vez conocido el auto del Supremo han explicado a Efe que había dos planes:

Un primer plan, que consistía en persuadirla de que lo mejor para todos era que abandonara el Senado; y un segundo plan, consecuencia del incumplimiento del anterior, que era darle la baja temporal de militancia hasta la resolución del proceso judicial.

Durante toda la mañana de ayer, el responsable de Organización del partido, Fernando Martínez-Maillo, habló en numerosas ocasiones con Barberá, siempre por teléfono, sobre la primera de las ideas, a la que la ex alcaldesa no respondía con demasiado convencimiento, sino con "largas".

Con todo, en el PP se redactó un borrador de comunicado basado en el llamado plan A, pero Barberá, "posiblemente en diálogo constante con sus abogados", dice una fuente, se resistía.

El día avanzaba, se llegó a la tarde y a las llamadas de Maillo se unieron algunas de Cospedal, pero en ningún momento de Rajoy, no obstante pendiente de las gestiones.

Precisamente esa ausencia del líder del PP en la gestión ha llevado al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a exigirle que hable con Barberá y le convenza de que renuncia al acta, y de paso, evite "manchar" la imagen de la Cámara.

El desenlace de todo ese cruce de llamadas y de tensas esperas a la decisión de la ex alcaldesa lo ha resumido así Maillo, en una entrevista en Tele5: "Al final planteamos que tenía que dejar el partido y ella previamente, antes de la decisión, prefirió abandonarlo".

En lo que sí coinciden las fuentes consultadas, y es algo que el propio Maillo ha ilustrado, es que las conversaciones fueron "difíciles". "No ha sido agradable ni para el PP ni para Barberá", ha dicho.

Otro de los vicesecretarios del partido, Pablo Casado, se ha expresado en línea con Maroto: "Sería mejor para todos que la exalcaldesa dejara el escaño en el Senado".

Fuera de la dirección nacional, las reacciones a la baja del PP de la exregidora también han circulado en direcciones diferentes: la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha abogado por "una salida digna" a Barberá, y ésa es que deje el acta de senadora.

De hecho, el grupo popular en Les Corts Valencianes se ha unido al resto de los partidos representados para secundar una propuesta con la que instar a la senadora valenciana a que renuncie a su escaño.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha sumado a las voces a favor de que deje el Senado, pero el presidente en funciones de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha indicado que comparte la decisión de la ex alcaldesa, pues ahora, "lo que importa", es "la gobernabilidad del país, el sosiego y volver a la racionalidad de la política".

Entre los senadores del PP, excompañeros de bancada de Barberá, han primado las voces contrarias a su continuidad en el escaño: así lo han expresado Pedro Sanz o Xavier García Albiol, quien ha llegado a calificar los hechos de "situación muy desagradable".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha