eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Barcina dejará la primera línea de la política tras doce años como alcaldesa y una legislatura convulsa como presidenta

La líder de UPN ha superado una moción de censura, la batalla por el control del partido o una comisión de investigación sobre Hacienda

- PUBLICIDAD -
Barcina dejará la primera línea de la política tras doce años como alcaldesa y una legislatura convulsa como presidenta

La presidenta del Gobierno de Navarra y de UPN, Yolanda Barcina, ha decidido retirarse de la primera línea política tras una trayectoria de casi veinte años en los que ha sido alcaldesa de Pamplona durante tres legislaturas consecutivas y ha sido la primera mujer en presidir el Gobierno de Navarra en una legislatura que ha resultado convulsa.

De manera sorpresiva, Yolanda Barcina ha anunciado este lunes en una rueda de prensa en la sede de UPN que renuncia a encabezar la lista de los regionalistas en las próximas elecciones forales de 2015, pese a que el pasado mes de agosto había anunciado que optaría a la reelección.

Barcina ha explicado que la decisión ha sido "muy meditada" y que tras 19 años en política ha llegado el momento de "recuperar tiempo para la vida privada".

La jefa del Ejecutivo ha afrontado durante esta legislatura la ruptura de su Gobierno de coalición con el PSN; las denuncias judiciales por el cobro de dietas en CAN, que fueron archivadas por la Justicia; una amenaza de moción de censura de los socialistas que finalmente no llegaron a presentar, o la lucha por el control de UPN, en la que finalmente se impuso a su rival por la Presidencia, Alberto Catalán.

ENTRÓ EN POLÍTICA CON SANZ

Yolanda Barcina, doctora en Farmacia por la Universidad de Navarra, llegó a la política en calidad de independiente en el año 1996, de la mano del entonces presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, quien la nombró consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio. Se convirtió así en la primera mujer que ha formado parte del Gobierno de Navarra.

Tres años después, en 1999 fue elegida por UPN para encabezar la lista electoral al Ayuntamiento de Pamplona y ganó las elecciones obteniendo 12 de los 27 concejales, lo que le sirvió para ser elegida alcaldesa gracias al entendimiento con el PSN.

En 2003, Yolanda Barcina fue reelegida alcaldesa con una alianza de gobierno estable que suscribió con el CDN (Convergencia de Demócratas de Navarra) y en 2007 siguió gobernando la ciudad como cabeza de la fuerza más votada y gracias a la abstención de los socialistas.

Durante su última legislatura como alcaldesa asumió también la Presidencia de UPN, en el año 2009, y en 2011 encabezó la lista de los regionalistas al Parlamento de Navarra, donde UPN es la fuerza mayoritaria con 19 de los 50 escaños.

No obstante, al no obtener la mayoría suficiente para formar Gobierno en solitario, alcanzó un acuerdo con el PSN por el que se constituyó un Gobierno de coalición entre regionalistas y socialistas, dando comienzo a una convulsa legislatura en Navarra.

RUPTURA DE GOBIERNO Y PRESUPUESTOS PRORROGADOS

Así, cuando apenas se había cumplido un año de Gobierno, Yolanda Barcina decidió expulsar de su gabinete al líder del PSN, Roberto Jiménez, después de que éste pusiera en cuestión la credibilidad de las cuentas de la propia Comunidad.

La salida del PSN dejó sin mayoría parlamentaria al Gobierno de Navarra, que se encontró sin apoyos en el Legislativo y ha visto prorrogados sus Presupuestos para el año 2013 y 2014, algo que previsiblemente se repetirá para las cuentas de 2015.

Yolanda Barcina también ha tenido que lidiar con la lucha interna por el control de UPN, en la que finalmente se impuso en el congreso que celebró el partido en mayo de 2013, aunque con un escaso margen, a su rival por la Presidencia, Alberto Catalán.

UNA MOCIÓN DE CENSURA Y AMENAZA DE OTRA

Además, durante la legislatura, Yolanda Barcina ha superado una moción de censura presentada en abril de 2013 por EH Bildu, la primera moción en la historia de la democracia en Navarra. La iniciativa no prosperó dado que los socialistas rechazaron respaldar a la coalición nacionalista.

Más adelante, ya en febrero de este mismo año, la jefa del Ejecutivo se volvió a enfrentar a una amenaza de moción de censura, esta vez anunciada por el PSN y que finalmente la dirección federal del PSOE decidió frenar, puesto que era necesario el voto favorable de Bildu para que prosperara.

Tras superar este escollo, Yolanda Barcina vio garantizada la continuidad de su Gobierno hasta el final de la legislatura y en el mes de agosto anunció en un acto de partido en Cadreita que optaría a la reelección.

Sin embargo, en una decisión anunciada este lunes por sorpresa, ha decidido renunciar a la primera línea política, aunque está dispuesta a ser parlamentaria foral "si así lo considera el partido".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha