eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Blair defiende su ayuda para poner fin del aislamiento de Gadafi

- PUBLICIDAD -
Blair defiende su ayuda para poner fin del aislamiento de Gadafi

Blair defiende su ayuda para poner fin del aislamiento de Gadafi

El ex primer ministro británico Tony Blair defendió hoy su decisión de ayudar al antiguo líder libio Muamar al Gadafi a abandonar su aislamiento, por considerar que evitó que armas químicas cayeran en manos del autodenominado Estado Islámico (EI).

Blair se entrevistó con Gadafi en una tienda de campaña en el desierto libio en 2004, en momentos en que el país norteafricano empezaba a relacionarse con la comunidad internacional después de años de aislamiento por su apoyo a grupos terroristas.

Como parte de ese proceso, el líder libio renunció al desarrollo de armas de destrucción masiva al poner fin a programas para la fabricación de armamento nuclear y químico.

Blair, que estuvo en el poder entre 1997 y 2007, compareció hoy ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes, que le interpeló sobre las relaciones de su Gobierno con Libia.

El antiguo líder laborista calificó de "importante" en el momento presente el encuentro que tuvo entonces con Gadafi en Libia.

"Hubiéramos tenido una situación en la que Libia hubiera seguido apoyando el terrorismo, hubiera continuado desarrollando armas químicas y nucleares, y hubiera permanecido aislada de la comunidad internacional", insistió el político.

Para Blair, acabar con ese aislamiento ha sido relevante para el contexto actual, debido a la presencia del EI en Libia tras la revolución en ese país y el asesinato de Gadafi en 2011.

"Fue siempre una de esas decisiones difíciles debido a la naturaleza del régimen y la persona con la que estábamos tratando, pero, por otro lado, creo que mereció la pena por la protección de nuestra seguridad", puntualizó el ex primer ministro.

Al mismo tiempo, Blair admitió que siguió visitando Libia tras abandonar el Gobierno en 2007 para ayudar a que ese país llevara a cabo reformas políticas y económicas.

No obstante, dejó claro que nunca tuvo un interés empresarial en Libia y que con Gadafi hablaba del problema palestino o de África.

"La tragedia de Libia es que las posibilidades del país son enormes. Tiene unos activos increíbles. Su potencial en energía es enorme, y también en turismo", agregó.

"Es trágico -dijo- que el país fuera tomado por el régimen de Gadafi y después trágico lo que ocurrió tras su caída".

En su momento, Blair fue criticado en el Reino Unido por haber mantenido el contacto con el régimen de Gadafi, que fue relacionado con la bomba colocada en un avión de Pan Am que explotó en el aire en diciembre de 1988 sobre la localidad escocesa de Lockerbie, en el que fallecieron 270 personas.

También fue acusado de facilitar supuestamente explosivos semtex a la ya inactiva organización Ejército Republicano Irlandés (IRA).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha