eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bloqueos y una huelga hospitalaria en las protestas por las pensiones en Bolivia

- PUBLICIDAD -
Bloqueos y una huelga hospitalaria en las protestas por las pensiones en Bolivia

Bloqueos y una huelga hospitalaria en las protestas por las pensiones en Bolivia

Una huelga en los hospitales estatales y el bloqueo de una carretera troncal de Bolivia dieron inicio hoy a las protestas convocadas por la Central Obrera Boliviana (COB) para exigir al presidente Evo Morales mejoras en la ley de pensiones.

Los trabajadores de los centros médicos paralizaron sus actividades en varias ciudades del país, aunque se ha mantenido la atención en urgencias, mientras que los bloqueos afectaron a una ruta andina cerca de La Paz, otra central y una en la Amazonía.

Aunque la COB es la organización matriz de los trabajadores de Bolivia, su llamamiento a la movilización no ha tenido respaldo inmediato en todos los sectores.

Este tipo de protestas sindicales, sin embargo, habitualmente van ganando apoyo con el paso de los días.

En las ciudades de La Paz, Cochabamba, Trinidad y Tarija se registraron movilizaciones callejeras, y en la de Santa Cruz, la mayor urbe del país, se esperan protestas a partir de mañana, según los organizadores, que también amenazan con bloquear los próximos días los pasos fronterizos con Argentina, Brasil y Paraguay.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, consideró hoy "injusto que se hayan lanzado a una huelga general" pese a que se dialogó con los sindicalistas sobre las demandas, pero también minimizó el seguimiento de la protesta en su primera jornada.

Destacó que los sectores petrolero, minero, industrial, agrícola, financiero y de transportes trabajan con normalidad, de tal forma que "la musculatura" productiva del país funciona.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, confirmó en una rueda de prensa que trabajadores de los sectores de la salud y de las fábricas cortaron la ruta entre La Paz, sede del Gobierno, y la ciudad de Oruro.

En el acceso a la ciudad central de Cochabamba también se registró un bloqueo.

Los maestros del área rural están asimismo movilizados, mientras que en las ciudades los profesores dicen que no pararán si no lo hacen también los sectores productivos.

La policía trató de disuadir a los sindicalistas para que levantaran su protesta, pero no lo logró y tuvo que poner en marcha operativos para desviar los vehículos por caminos alternativos a los bloqueados.

El corte de la vía entre La Paz y Oruro fue liderado por el máximo dirigente de la COB, el minero Juan Carlos Trujillo, que ha convocado las movilizaciones con el argumento de que el Gobierno incumple un compromiso de modificar la ley de pensiones.

Trujillo declaró a los medios que los sindicatos están dispuestos a volver a dialogar si se hace con sinceridad y el Gobierno deja su "posición de confundir a la población y dividir a los trabajadores".

La exigencia básica de la COB es hacer modificaciones en esa ley que permitan a los trabajadores cobrar una jubilación mensual con un valor equivalente al cien por cien de los últimos sueldos que recibían y no sólo con un 70 % como fija la norma.

Según la COB, hay muchos casos de obreros con 30 años de trabajo y 58 años de edad a quienes ni siquiera se les paga el 70 % debido a que varios decretos complican el cálculo del monto final.

La COB también ha argumentado que no es justo que el Gobierno de Morales haya aceptado pagar a los miembros de las Fuerzas Armadas ese cien por ciento de jubilación con fondos estatales pero se lo niegue a los demás sectores que hacen aportaciones propias para sus futuras pensiones.

Esa disposición que favorece a los militares es anterior al Gobierno de Morales, según el vicepresidente.

La ley de pensiones que los sindicatos ponen ahora en tela de juicio fue promulgada en 2010 por Morales en un acto en la sede de la COB, cuya directiva de entonces era afín al Gobierno.

El Ejecutivo se declara dispuesto a dialogar sobre nuevos cambios normativos pero sostiene que la propuesta de la COB hace que los mineros, que lideran esa central obrera, se beneficien con mayores ingresos, por encima de los que reciben otros sectores.

"No puede ser que el ahorro de los trabajadores sirva para dar una renta elevada a unos cuantos dirigentes, eso no es correcto, no es justo, no es revolucionario, no es legítimo y económicamente es insostenible", sostuvo García Linera.

El vicepresidente preside interinamente Bolivia por el viaje de Morales a las islas Fiyi para participar de un encuentro con el Grupo de los 77 (G-77).

El conflicto se produce después de que en abril pasado la COB y Morales acordasen un aumento salarial del 8 %, por encima de la cifra oficial de la inflación de 2012 que se situó en el 4,5 %.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha