eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La CE pide eliminar los visados a turcos y que los países paguen si no acogen refugiados

- PUBLICIDAD -

La Comisión Europea (CE) propuso hoy que los turcos puedan entrar en la Unión Europea sin visado para finales de junio si Ankara cumple con las últimas condiciones, y que los Estados miembros paguen por no participar en el futuro sistema de reparto de demandantes de asilo para situaciones de crisis.

La propuesta para liberalizar los visados con Turquía responde al compromiso asumido por la UE en el plan firmado entre los Veintiocho y Ankara para rebajar el flujo de refugiados hacia Europa, aunque los países comunitarios y la Eurocámara deben aún aprobarlo.

"Si Turquía sigue por el mismo camino, podrá cumplir con los requisitos" que quedan pendientes, que son cinco del total de 72, expresó su esperanza en una rueda de prensa el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans.

Éstos hacen referencia a la lucha contra la corrupción, la protección de datos, la colaboración judicial con todos los Estados miembros, una cooperación reforzada con Europol y la revisión de la legislación y las prácticas contra el terrorismo.

Fuentes comunitarias indicaron que lo más complicado será alinear esas prácticas con las de la UE, de manera que no se identifique como terrorista a ciertos periodistas o académicos.

En cualquier caso, las fuentes recordaron que la libertad de prensa en sí "no es un requisito" en la hoja de ruta.

Por otra parte, la CE, que reconoció el "progreso impresionante" de Turquía, se dio por satisfecha con los plazos en que el país deberá formalizar otros dos requisitos: la implantación de pasaportes biométricos y la revisión del acuerdo UE-Turquía de readmisión, que estará en vigor desde el 1 de junio.

En el caso de los pasaportes, Turquía empezará a emitir documentos con los datos de las huellas dactilares y la imagen facial en su chip desde junio (unos 10.000 diarios), y tendrá hasta finales de año para actualizarlos.

El precio de un pasaporte biométrico para los ciudadanos turcos será de unos 200 euros, según fuentes europeas, que apuntaron que ese monto elevado garantizará que el viajero pueda mantenerse por sus propios medios durante su estancia en la UE.

Los líderes de los diferentes grupos de europarlamentarios y el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, dijeron hoy que no habrá "atajaos" en la tramitación, y tampoco considerarán la propuesta antes de que Turquía haya "cumplido todos" los requisitos y la CE haya aportado "garantías por escrito" de que ése es el caso.

La liberalización se aplicará en todos los Estados miembros menos en Irlanda y el Reino Unido y en los cuatro países asociados al sistema Schengen -Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza-, concernirá sólo a estancias cortas y no dará derecho a trabajar en la UE.

Ante la proximidad de la exención de visados para Turquía, pero también para Kosovo, Ucrania y Georgia, los países miembros de la UE han reclamado a la CE en el contexto de la actual crisis migratoria que refuerce el mecanismo de suspensión temporal de la exención de visados en determinadas circunstancias.

Por ello propuso hoy relajar los motivos que los socios europeos pueden alegar para reintroducir temporalmente los visados y acortar el periodo desde que presenten sus motivos hasta que la CE les dé una respuesta.

La CE propuso también hoy una modificación suave del sistema europeo de asilo, regulado por el denominado reglamento de Dublín, cuyo funcionamiento ha sido cuestionado a raíz de la crisis migratoria y de refugiados.

Bruselas ha optado por mantener el discutido principio del país de entrada, según el cual el responsable de gestionar la demanda de asilo es el Estado por el que accede a la UE el solicitante, pero ha sugerido completarlo con un mecanismo de reparto hacia los demás socios comunitarios cuando esa nación de entrada se vea desbordada al superar el 150 % de su capacidad de acogida.

Los Estados miembros que no deseen participar en ese reparto de emergencia podrán ser excluidos previo pago de 250.000 euros por refugiado al país que sí acepte recibirlos, una cantidad que tiene un carácter sancionador o disuasorio.

Tampoco participarán los países que ya tengan su capacidad de acogida al 100 %, mientras que otros, como el Reino Unido, Irlanda y Dinamarca, que gozan de distintas cláusulas de participación, tendrán la opción de elegir si quieren formar parte del sistema.

La propuesta de hoy también está dirigida a hacer el sistema de asilo más efectivo y acortar los tiempos de espera, así como tomar medidas para desincentivar los denominados "movimientos secundarios", incluidas las multas a los demandantes de asilo que se nieguen a ser registrados y la pérdida de ciertos derechos de acogida si se desplazan clandestinamente dentro de la UE.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha